19.2 C
Bruselas
Miércoles, Mayo 29, 2024
CEDHTribunal Europeo rechaza solicitud de opinión consultiva sobre tratado de biomedicina

Tribunal Europeo rechaza solicitud de opinión consultiva sobre tratado de biomedicina

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

Juan Sánchez Gil
Juan Sánchez Gil
Juan Sánchez Gil - en The European Times Noticias - Sobre todo en las líneas de fondo. Informar sobre temas de ética corporativa, social y gubernamental en Europa e internacionalmente, con énfasis en los derechos fundamentales. También dando voz a los que no son escuchados por los medios generalistas.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha decidido no aceptar la solicitud de opinión consultiva presentada por el Comité de Bioética del Consejo de Europa (DH-BIO) en virtud del artículo 29 de la Convención de Derechos Humanos y Biomedicina (“La Convención de Oviedo”). El Koops es final. La DH-BIO solicitó al Tribunal Europeo de Derechos Humanos que emitiera una opinión consultiva sobre dos cuestiones relativas a la protección de los derechos humanos y la dignidad de las personas con trastornos mentales ante la internación y / o tratamiento involuntario. La Corte rechazó la solicitud porque, si bien confirmó, en general, su competencia para emitir opiniones consultivas en virtud del artículo 29 de la Convención de Oviedo, las cuestiones planteadas no eran de la competencia de la Corte.

Esta fue la primera vez que el Tribunal Europeo recibió una solicitud de opinión consultiva en virtud del artículo 29 del Convenio de Oviedo. Tales solicitudes no deben confundirse con solicitudes de opinión consultiva en virtud del Protocolo núm. 16, que permite a las más altas cortes y tribunales, según lo especifiquen los Estados miembros que lo han ratificado, solicitar opiniones consultivas sobre cuestiones de principio relativas a la interpretación o aplicación. de los derechos y libertades definidos en el Convenio Europeo de Derechos Humanos o sus Protocolos.

Antecedentes

La solicitud de opinión consultiva se presentó el 3 de diciembre de 2019.

Las preguntas planteadas por el Comité de Bioética tenían como objetivo aclarar determinados aspectos de la interpretación jurídica del artículo 7 del Convenio de Oviedo, con el fin de orientar a la su trabajo actual y futuro en esta área. Las preguntas fueron las siguientes:

(1) A la luz del objetivo de la Convención de Oviedo “garantizar a todas las personas, sin discriminación, respeto a su integridad ”(artículo 1 del Convenio de Oviedo), ¿qué“ condiciones de protección ”contempladas en el artículo 7 del Convenio de Oviedo necesita regular un Estado miembro para cumplir con los requisitos mínimos de protección?

(2) En caso de que el tratamiento de un trastorno mental se administre sin el consentimiento de la persona interesada y con el objetivo de proteger a otros de daños graves (que no está cubierto por el artículo 7, pero que entra dentro de las competencias del artículo 26). (1) del Convenio de Oviedo), ¿deberían aplicarse las mismas condiciones de protección que las mencionadas en la pregunta 1?

En junio de 2020, se invitó a las Partes Contratantes del Convenio Europeo de Derechos Humanos ("el Convenio Europeo") a abordar la cuestión de la competencia de la Corte, a presentar sus comentarios sobre la solicitud de la DH-BIO y a proporcionar información sobre legislación y práctica nacionales. Se concedió autorización para intervenir en el proceso a las siguientes organizaciones de la sociedad civil: Validez; El Alianza Internacional de Discapacidad, el Foro Europeo de la Discapacidad, Inclusion Europe, Autismo europa y Mental Health Europe (conjuntamente); y el Centro de Derechos Humanos de Usuarios y Sobrevivientes de Psiquiatría.

La solicitud de interpretación fue examinada por la Gran Sala.

Decisión de la Corte

La Corte reconoció que tenía competencia para emitir opiniones consultivas en virtud del artículo 29 de la Convención de Oviedo y determinó la naturaleza, el alcance y los límites de esa competencia. El artículo 29 de la Convención de Oviedo dispone que la Corte podrá emitir opiniones consultivas sobre “cuestiones jurídicas” que se relacionen con la “interpretación” de la “presente Convención”. Esa terminología se remonta claramente a 1995, cuando el Tribunal apoyó la idea de asumir una función interpretativa, basándose en la redacción de lo que ahora es el artículo 47 § 1 del Convenio Europeo. Dado que el uso del adjetivo "legal" en ese artículo denotaba la intención de excluir cualquier competencia de la Corte con respecto a cuestiones de política y cualquier cuestión que fuera más allá de la mera interpretación del texto, una solicitud en virtud del artículo 29 debe estar sujeta a una solicitud similar. limitación y, por tanto, cualquier cuestión que se plantee debe ser de carácter "jurídico".

Este procedimiento implicó un ejercicio de interpretación de los tratados, aplicando los métodos establecidos en los artículos 31 a 33 de la Convención de Viena. Mientras la Corte trata la Convención como un instrumento vivo Para ser interpretado a la luz de las condiciones actuales, consideró que no existía un fundamento similar en el artículo 29 para adoptar el mismo enfoque del Convenio de Oviedo. En comparación con la Convención Europea, la Convención de Oviedo se modeló como un instrumento marco / tratado que establece los derechos humanos y principios más importantes en el área de la biomedicina, que se desarrollarán más en campos específicos a través de protocolos.

En particular, si bien las disposiciones pertinentes de la Convención no descartan la atribución de una función judicial a la Corte en relación con otros tratados de derechos humanos celebrados en el marco del Consejo de Europa, esto está sujeto a la condición de que su jurisdicción bajo su instrumento constitutivo no se vio afectado. No podía operar el procedimiento previsto en el artículo 29 de la Convención de Oviedo de manera incompatible con el propósito del artículo 47 § 2 de la Convención, que era preservar su función judicial primaria como tribunal internacional que administra justicia en virtud de la Convención.

En las observaciones recibidas de los gobiernos, algunos consideraron que el Tribunal no era competente para responder a las preguntas, en virtud del artículo 47 § 2 del Convenio Europeo. Algunos brindaron diversas sugerencias sobre qué “condiciones de protección” deberían ser reguladas por los Estados parte de la Convención de Oviedo. La mayoría de ellos indicó que su legislación nacional preveía intervenciones involuntarias en relación con personas que padecían un trastorno mental cuando era necesario para proteger a otras personas de daños graves. Por lo general, esas intervenciones se rigen por las mismas disposiciones y están sujetas a las mismas condiciones de protección que las intervenciones destinadas a proteger a las personas afectadas para que no se causen daño a sí mismas. Tratar de diferenciar entre las dos bases de la intervención involuntaria resultó muy difícil, dado que muchas patologías suponían un riesgo para el interesado y para terceros por igual.

El tema común de las tres aportaciones recibidas de los organismos intervinientes fue que los artículos 7 y 26 del Convenio de Oviedo no eran compatibles con la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CRPD). La noción de imponer un trato sin consentimiento es contraria a la CDPD. Tal práctica atenta contra los principios de dignidad, no discriminación y la libertad y seguridad de la persona, y vulnera una serie de disposiciones de la CDPD, en particular el artículo 14 de dicho instrumento. Todas las Partes de la Convención de Oviedo habían ratificado la CDPD, al igual que todos menos uno de los 47 Estados contratantes de la Convención Europea. La Corte debe esforzarse por lograr una interpretación armoniosa entre las disposiciones correspondientes de la Convención Europea, la Convención de Oviedo y la CDPD.

Sin embargo, en opinión de la Corte, las “condiciones de protección” que los Estados miembros “debían regular para cumplir con los requisitos mínimos de protección” en virtud del artículo 7 de la Convención de Oviedo no podían especificarse más mediante una interpretación judicial abstracta. Era evidente que esta disposición reflejaba una elección deliberada de dejar cierto margen a los Estados Partes para determinar, con más detalle, las condiciones de protección que se aplican en su derecho interno en este contexto. En cuanto a la sugerencia de basarse en los principios pertinentes de la Convención, la Corte reiteró que su jurisdicción consultiva en virtud de la Convención de Oviedo tenía que operar en armonía con la Convención Europea y preservarla, sobre todo con su función judicial principal como tribunal internacional de administración. justicia. Por lo tanto, no debe interpretar en este contexto ninguna disposición sustantiva o principio jurisprudencial de la Convención. A pesar de que las opiniones de la Corte en virtud del artículo 29 eran consultivas y, por lo tanto, no vinculantes, una respuesta seguiría siendo autorizada y centrada al menos tanto en el propio Convenio Europeo como en el Convenio de Oviedo y corría el riesgo de obstaculizar su preeminente jurisdicción contenciosa.

No obstante, la Corte señaló que, a pesar del carácter diferenciado del Convenio de Oviedo, los requisitos para los Estados de su artículo 7 corresponden en la práctica a los del Convenio Europeo, ya que en la actualidad todos los Estados que han ratificado el primero también son obligado por este último. En consecuencia, las salvaguardias en el derecho interno que correspondan a las “condiciones de protección” del artículo 7 de la Convención de Oviedo deben satisfacer los requisitos de las disposiciones pertinentes de la Convención Europea, tal como lo desarrolla la Corte a través de su amplia jurisprudencia en relación con el tratamiento del trastorno mental. Además, esa jurisprudencia se caracteriza por el enfoque dinámico de la Corte para interpretar la Convención, que también se guía por la evolución de las normas médicas y jurídicas nacionales e internacionales. Por lo tanto, las autoridades nacionales competentes deben garantizar que la legislación nacional sea y siga siendo plenamente compatible con las normas pertinentes de la Convención Europea, incluidas las que imponen obligaciones positivas a los Estados para garantizar el goce efectivo de los derechos fundamentales.

Por estas razones, ni el establecimiento de los requisitos mínimos de “regulación” en el artículo 7 de la Convención de Oviedo, ni “lograr claridad” sobre dichos requisitos con base en las sentencias y decisiones de la Corte sobre intervenciones involuntarias en relación con personas con trastorno mental. ser objeto de una opinión consultiva solicitada en virtud del artículo 29 de dicho instrumento. Por tanto, la primera cuestión no es competencia del tribunal. En cuanto a la pregunta 1, que fue posterior a la primera y estuvo íntimamente relacionada con ella, la Corte consideró igualmente que no era de su competencia responderla.

Logotipo de la Serie Europea de Derechos Humanos El Tribunal Europeo rechaza la solicitud de una opinión consultiva sobre el tratado de biomedicina
botón de serie de salud mental Tribunal Europeo rechaza solicitud de opinión consultiva sobre tratado de biomedicina
- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -punto_img
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -