12.5 C
Bruselas
Jueves, mayo 30, 2024
NoticiasChoque internacional: un fantasma de la eugenesia todavía está vivo y dando vueltas en ...

Choque internacional: un fantasma de la eugenesia sigue vivo y dando vueltas en el Consejo de Europa

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

Hasta ahora, el Comité ha estado impulsando la finalización del Protocolo para su votación el 2 de noviembre de 2021, aunque es consciente de que pondrá a todos los Estados miembros del Consejo de Europa en un conflicto legal, ya que el Protocolo contradice una normativa internacional de derechos humanos. convenio ratificado por 46 de los 47 estados miembros del Consejo de Europa. No obstante, el Comité de Bioética ha procedido, perpetuando así una Fantasma de la eugenesia en Europa y la destrucción de los esfuerzos internacionales por crear derechos humanos universales para todos.

El Protocolo versus los derechos humanos internacionales

El Comité de Bioética está trabajando en base a las instrucciones del órgano de toma de decisiones del Consejo, el Comité de Ministros, establecido en sus términos de referencia. Sin embargo, el Comité de Ministros opera con información sobre este tema especializado que ha sido redactada y proporcionada por el Comité de Bioética. Ha sido coordinado desde el principio por la Sra. Laurence Lwoff, Secretaria del Comité.

De esta forma, el Comité de Bioética ha podido situarse en una línea políticamente defendible con su órgano superior y con el mundo en general, mientras que en realidad opera con otra agenda.

Esto ya comenzó antes de que el Comité de Ministros tomara la decisión de redactar realmente un protocolo adicional. En 2011, un intercambio informal de puntos de vista sobre el tratado internacional de derechos humanos, el Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad (CDPD), en particular el artículo 14 - Libertad y seguridad de la persona, se llevó a cabo dentro del Comité de Bioética. El Comité consideró cómo tal Protocolo del Consejo de Europa podría entrar en conflicto con la CDPD, particularmente en lo que respecta a las medidas de internamiento y tratamiento involuntario.

La Convención y sus Comentarios Generales son claros. No obstante, el Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, en una declaración al Comité de Bioética, aclaró posteriormente que “la internación o institucionalización involuntaria de todas las personas con discapacidad, y en particular de las personas con discapacidad intelectual o psicosocial, incluidas las personas con 'trastornos mentales ', está prohibida en el derecho internacional en virtud del artículo 14 de la Convención y constituye una privación arbitraria y discriminatoria de la libertad de las personas con discapacidad, ya que se lleva a cabo sobre la base de una deficiencia real o percibida ”.

El Comité de las Naciones Unidas señaló además que los Estados partes deben “abolir las políticas, disposiciones legislativas y administrativas que permitan o perpetran el tratamiento forzado, ya que es una violación constante que se encuentra en las leyes de salud mental en todo el mundo, a pesar de la evidencia empírica que indica su falta de efectividad y las opiniones de las personas que utilizan sistemas de salud mental y que han experimentado un profundo dolor y trauma como resultado del tratamiento forzado ".

“El internamiento involuntario de personas con discapacidad por motivos de atención médica contradice la prohibición absoluta de la privación de libertad por deficiencias (artículo 14 1) b)) y el principio del consentimiento libre e informado de la persona interesada para la atención médica ( artículo 25) ”.

- Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, Declaración al Comité de Bioética del Consejo de Europa, publicada en DH-BIO / INF (2015) 20

El Comité de Bioética del Consejo de Europa, como resultado del intercambio de puntos de vista dentro del propio Comité, adoptó un Declaración sobre la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad en noviembre de 2011. La declaración, si bien aparentemente se refiere a la CDPD, de hecho solo considera la propia Convención del Comité y su trabajo de referencia: la Convención Europea de Derechos Humanos.

La declaración establece que el Comité consideró la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad, en particular si los artículos 14, 15 y 17 eran compatibles con “la posibilidad de someter en determinadas condiciones a una persona que padece un trastorno mental de carácter grave a colocación involuntaria o tratamiento involuntario, como se prevé en otros nacional y textos internacionales."

Texto comparativo sobre el punto clave de la declaración del Comité de Bioética:

Declaración sobre la CDPD: “El tratamiento o la colocación involuntarios solo pueden estar justificados en relación con un trastorno mental de naturaleza grave, si desde el ausencia de tratamiento o ubicación Es probable que se produzca un daño grave para la salud de la persona. oa un tercero ".

Convención sobre Derechos Humanos y Biomedicina, artículo 7: “Sujeto a las condiciones de protección prescritas por la ley, incluidos los procedimientos de supervisión, control y apelación, una persona que haya un trastorno mental de naturaleza grave podrá ser sometido, sin su consentimiento, a una intervención destinada a tratar su trastorno mental solo cuando, sin tal tratamiento, Es probable que su salud sufra daños graves.."

Con esto en su lugar, el Comité de Bioética podría proceder a formular un nuevo instrumento legal, haciendo parecer que estaría de acuerdo con los derechos humanos internacionales, a los que están obligados los Estados miembros del Consejo. El Comité obtuvo un nuevo mandato para 2012 y 2013 que incluía la tarea de preparar un proyecto de instrumento jurídico "relativo a la protección de las personas con trastornos mentales en relación con el tratamiento y la internación involuntarios".

Preocupación de la Asamblea Parlamentaria y recomendación de retirar el protocolo

Si bien este trabajo de la Comisión no fue público, se descubrió y el 1 de octubre de 2013 la Comisión de Asuntos Sociales, Salud y Desarrollo Sostenible de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa presentó un Moción de recomendación relacionados con la elaboración de este nuevo instrumento legal.

La Comisión Parlamentaria en la moción señaló con referencia a la CDPD, que “Hoy, es el principio mismo de la colocación y el tratamiento involuntario de personas con discapacidad psicosocial lo que está siendo cuestionado. La Asamblea también toma nota de que, a pesar de las garantías establecidas, la internación y el tratamiento involuntarios son per se propensos a abusos y violaciones de derechos humanos, y las personas sometidas a tales medidas informan experiencias abrumadoramente negativas ”.

La moción de la Comisión Parlamentaria dio lugar a un examen exhaustivo del asunto que dio como resultado una informe del comité “El caso contra un instrumento legal del Consejo de Europa sobre medidas involuntarias en psiquiatría” adoptado en marzo de 2016. De esto surgió un Recomendación al Comité de Ministros señalando que la Asamblea Parlamentaria comprende las preocupaciones que llevaron al Comité de Bioética a trabajar en este tema, pero también que tiene “serias dudas sobre el valor agregado de un nuevo instrumento legal en este campo”.

La Asamblea agregó que su “principal preocupación sobre el futuro protocolo adicional se relaciona con una cuestión aún más esencial: la de su compatibilidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CRPD)”.

La Asamblea concluyó que “cualquier instrumento legal que mantenga un vínculo entre medidas involuntarias y discapacidad será discriminatorio y por lo tanto violará la CDPD. Señala que el proyecto de protocolo adicional mantiene ese vínculo, ya que tener un 'trastorno mental' constituye la base del tratamiento y la internación involuntarios, junto con otros criterios ”.

La Asamblea finalizó con la recomendación de que el Comité de Ministros encargue al Comité de Bioética que “retire la propuesta de elaboración de un protocolo adicional sobre la protección de los derechos humanos y la dignidad de las personas con trastorno mental en materia de internamiento y tratamiento involuntarios. "

Este examen y recomendación parlamentarios también consideraron las respuestas de una audiencia pública, que había tenido lugar en 2015. La audiencia había dado lugar a claras advertencias o respuestas contra el proyecto de protocolo adicional del Comisionado de Derechos Humanos del Consejo de Europa, la agencia de la Unión Europea para los Derechos Fundamentales (FRA), el Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CRPD), el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho de toda persona al disfrute del el más alto nivel posible de salud física y mental, y una serie de partes interesadas, incluidas importantes asociaciones de pacientes.

La respuesta del Comité de Bioética

La dirección del trabajo sobre el nuevo Protocolo no cambió significativamente. El Comité permitió que las partes interesadas asistieran a sus reuniones y publicó información sobre el trabajo en su sitio web. Pero la dirección en la perspectiva general no cambió.

El Comité anunció en su sitio web que el objetivo de este nuevo Protocolo es desarrollar, por primera vez en un instrumento jurídicamente vinculante, las disposiciones del artículo 7 de la Convención sobre Derechos Humanos y Biomedicina, así como las del artículo 5 § 1 (e) del Convenio Europeo de Derechos Humanos. El Protocolo tiene como objetivo establecer las garantías fundamentales con respecto a esta posibilidad muy excepcional de injerencia en los derechos a la libertad y autonomía de las personas.

Los textos de referencia para la elaboración del Protocolo se señalaron claramente como el Convenio sobre Derechos Humanos y Biomedicina y el Convenio Europeo de Derechos Humanos. El Preámbulo del Protocolo Adicional lo establece, y muchas otras menciones lo señalan, incluido el Consejo de Europa de Bioética. página web sobre salud mental, Base para el trabajo y Objetivo del Protocolo adicional relativo a la protección de los derechos humanos y la dignidad de las personas con trastornos mentales.

El Comité agregó además una sección sobre su página web que, “El trabajo también se lleva a cabo a la luz de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (ver también la Declaración adoptada por el CDBI), y otros instrumentos legales pertinentes adoptados a nivel internacional. " La declaración a la que se hace referencia es la declaración sobre la CDPD de 2011 que fue diseñada para hacer creer a los lectores que el Comité tomaría en consideración la CDPD, mientras que de hecho la ha estado descuidando por completo y el espíritu con el que debe ser entendida y aplicada. . El Comité en su página web hasta el momento ha transmitido el punto de vista de esta declaración de 2011 con la aparente intención de engañar a cualquier persona interesada que acceda al sitio web del Consejo de Europa para averiguar de qué se trata.

Punto de vista fundamental del Protocolo

La obra de referencia para el Protocolo en el que trabaja el Comité de Bioética es el artículo 7 del Convenio sobre Derechos Humanos y Biomedicina, que a su vez es una elaboración del artículo 5 § 1 (e) del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

El Convenio Europeo de Derechos Humanos se redactó en 1949 y 1950. En su sección sobre el derecho a la libertad y la seguridad de la persona, artículo 5 § 1 (e), señala una excepción de “personas en estado de salud mental, alcohólicos o drogadictos o vagabundos ". La distinción de personas consideradas afectadas por tales realidades sociales o personales, o diferencias en puntos de vista, tiene sus raíces en puntos de vista discriminatorios generalizados de la primera parte del siglo XX.

La excepción fue formulada por el representante del Reino Unido, Dinamarca y Suecia, liderado por los británicos. Se basó en la preocupación de que los textos de derechos humanos redactados en ese momento buscaban implementar los derechos humanos universales, incluso para las personas con trastornos mentales (discapacidades psicosociales), lo que entraba en conflicto con la legislación y la política social vigentes en estos países. Tanto el Reino Unido como Dinamarca y Suecia eran fuertes defensores de la eugenesia en ese momento y habían implementado tales principios y puntos de vista en la legislación y la práctica.

El objetivo de las personas con "trastornos mentales" fue impulsado por los británicos, que aprobaron una legislación en 1890 y especificaron además con la Ley de Deficiencia Mental de 1913, que establece los medios para segregar a los "deficientes mentales" en los asilos.

La Ley de Deficiencia Mental había sido propuesta e impulsada por eugenistas. En el apogeo de la operación de la Ley de Deficiencia Mental del Reino Unido, 65,000 personas fueron colocadas en "colonias" o en otros entornos institucionales. Tanto en Dinamarca como en Suecia se promulgaron leyes eugenésicas durante la década de 1930, y en Dinamarca se autorizó específicamente la privación de libertad de las personas con trastornos mentales no peligrosos.

Es a la luz de la aceptación generalizada de la eugenesia como parte integral de la política social para el control de la población que hay que ver los esfuerzos de los representantes del Reino Unido, Dinamarca y Suecia en el proceso de redacción del Convenio Europeo de Derechos Humanos impulsando por la autorización del gobierno para segregar y encerrar y sacar de la sociedad a “personas en estado de salud mental, alcohólicos o drogadictos y vagabundos”.

“Al igual que la Convención de Oviedo, hay que reconocer que la Convención Europea de Derechos Humanos (CEDH) es un instrumento que data de 1950 y el texto de la CEDH refleja un enfoque descuidado y anticuado de los derechos de las personas con discapacidad . Además, en asuntos relacionados con la detención por motivos de salud mental, el texto de 1950 permite explícitamente la privación de libertad sobre la base de una "incapacidad mental" (artículo 5 (1) (e)). Aunque el CEDH se considera un 'instrumento vivo ... que debe interpretarse a la luz de las condiciones actuales' ”.

- Sra. Catalina Devandas-Aguilar, Relatora Especial de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad

El punto de vista subyacente del protocolo adicional a la Convención sobre Derechos Humanos y Biomedicina, por lo tanto, a pesar de su aparente intención de proteger los derechos humanos, en realidad está perpetuando una política discriminatoria manchada por principios eugenésicos, a pesar de las palabras utilizadas. No promueve los derechos humanos; de hecho, contradice la prohibición absoluta de la privación de libertad por deficiencias establecida por el Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Logotipo de la Serie Europea de Derechos Humanos Choque internacional: un fantasma de la eugenesia sigue vivo y dando vueltas en el Consejo de Europa
- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -punto_img
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -