18.7 C
Bruselas
el sábado 13 de julio de 2024
ReligiónCristianismoEl Cristo Ruso ya viene... ...

El Cristo Ruso ya viene… Un testimonio sobre la Iglesia Ortodoxa Rusa

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

Redacción
Redacciónhttps://europeantimes.news
The European Times Noticias tiene como objetivo cubrir las noticias que importan para aumentar la conciencia de los ciudadanos de toda Europa geográfica.

Un sentimiento de dolor y traición a Cristo…

Desde el comienzo de la guerra, decenas de personas se han negado públicamente a considerarse hijos de la Iglesia Ortodoxa Rusa (ROC). Uno de ellos, el guionista y productor Ivan Filipov, cuenta cómo terminó su vida de casi cuarenta años en la Iglesia. No podemos juzgar el número real de personas que abandonaron la República de China o incluso la ortodoxia, pero es un hecho que la posición de la República de China en estos tiempos críticos para Rusia, Ucrania y el mundo entero ha creado un problema para la conciencia de miles de creyentes. .

He estado yendo a la iglesia desde que era un niño. Cuando nací, mi madre y mi hermana mayor ya habían sido bautizadas y durante algún tiempo asistieron a una parroquia popular en Moscú. Recuerdo que mi padre fue bautizado más tarde; cuando era niño, tenía estrictamente prohibido contarlo a extraños o mencionarlo de cualquier manera fuera del círculo familiar. Aunque era la década posterior y más libre de los 1980, la gente podía ser arrestada por su fe, y papá no era partidista, a pesar de trabajar en un instituto de investigación afiliado al Comité Central del Partido Comunista. De todos modos, han pasado más de treinta años, y todavía recuerdo todo.

Recuerdo que me ridiculizaron en el patio por ser “creyente en Dios” (dejaron de hacerlo después de 1991), y una vez en la piscina mi entrenador de natación me quitó la cruz. Recuerdo especialmente bien este episodio, porque la cruz no estaba en una cadena que pudiera romperse fácilmente, sino en una cuerda, fue terriblemente doloroso.

Para ser completamente honesto, de niño me molestaba mucho “ir a la iglesia todos los domingos”, los “días de ayuno” y el ayuno en general. Los domingos de verano en la villa —y al menos allí teníamos un televisor en blanco y negro— quería ver el Show de los Muppets en lugar de ir al Trinity-Sergius Lavra con mi madre. Y cuando estaba en Moscú el sábado por la noche y el domingo por la mañana, quería ocuparme de mis asuntos o dormir en lugar de ir a trabajar. Pero nadie quería mi opinión.

Sin embargo, recuerdo bien el sentimiento que reinaba en las iglesias a finales de los 1980 y principios de los 1990. Fue increíble. Mientras la Iglesia estaba prohibida o en pésimas condiciones, recuerdo lo diferente que hablaban los sacerdotes, cómo quemaban los feligreses. Pero quién sabe, tal vez ahora estoy idealizando mis recuerdos de infancia. Y todavía.

Todo el tiempo hasta mi admisión a la Universidad Estatal de Moscú, mi vida estuvo estrechamente relacionada con la Iglesia Ortodoxa Rusa. Iba a la iglesia casi todos los domingos, me confesaba y comulgaba. Estudié en la escuela dominical, canté en el coro de la iglesia, estudié en la escuela secundaria ortodoxa. Todavía puedo hablar eslavo eclesiástico, y si me despiertas en medio de la noche y me pones en una multitud, probablemente podré cantar toda la liturgia de principio a fin.

Pero mi relación con la Iglesia, perdón por el juego de palabras, nunca ha sido fácil. Por alguna razón no salió bien. Lo que escuché desde el púlpito no coincidía exactamente con lo que vi con mis propios ojos. Un sacerdote muy respetado (ahora obispo), que exigía a sus feligreses que se confesaran primero por sí mismos y luego por sus amigos, me confesó. Quería que informáramos, eso es todo. En la escuela secundaria, me avergoncé cuando mi profesor de física me dijo que soñaba con bombardear todos los monasterios budistas. No me pareció que esto fuera muy ortodoxo. O el profesor de química, que nos dijo en clase que el Anticristo aparecería a través de la ingeniería genética, y una semana después explicó que vendría con un platillo volador. Cuando le pregunté tímidamente si era una placa o ingeniería genética, por alguna razón se ofendió.

Tal vez la historia de mi relación con la República de China podría haber terminado cuando llegué a la mayoría de edad, pero en algún momento encontré la fe. La mía, muy personal y muy importante para mí. No la encontré cuando iba a la iglesia o en los sermones, pero ella me mantuvo en la Iglesia por muchos años. A la periodista Olesya Gerasimenko se le ocurrió, en mi opinión, una frase muy apropiada para estas situaciones. Hablando sobre el estado actual del país, agregó: “Y como fin a mi desgracia, amo mucho a Rusia”. En mi caso, la coma suena diferente: creo sinceramente en Dios, y esa fe es muy importante para mí.

No fui el único que sintió una disonancia entre lo que estaba escrito en el Evangelio y lo que vi con mis propios ojos en la vida de la iglesia. Pero las instituciones de la iglesia siempre han encontrado alguna excusa para explicar no solo la falta de cambio, sino también la imposibilidad fundamental del cambio. Durante años vivimos en Rusia, donde la corrupción impregnaba todas las instituciones estatales y cada intento de cambiar algo se enfrentaba con las palabras “pero esto es Rusia, siempre ha sido así” y otros mantras familiares y sin sentido. Los ortodoxos practican el mismo método de complacencia.

¿Por qué los sacerdotes, los obispos y finalmente el patriarca dicen una cosa y hacen otra? ¿Por qué oficialmente llaman a la "codicia" un pecado, y con toda su vida muestran que su único objetivo es la riqueza? ¿Por qué los sacerdotes están privados de sus derechos y completamente dependientes de los obispos? ¿Por qué sirven a los intereses políticos del Estado? ¿Por qué no hablan abiertamente contra la injusticia?

Mi madre siempre respondía a estas preguntas mías, citando a un famoso sacerdote: “La iglesia es un lugar donde Cristo es crucificado todos los días”. Los sacerdotes, a muchos de los cuales les hice las mismas preguntas, respondieron que no había necesidad de hacer preguntas, que no era mi trabajo, que tenía que ser humilde. Y no es solo mi historia personal; así es como toda la Iglesia Ortodoxa Rusa está organizada de arriba abajo. Si son “crucificados todos los días”, es un proceso inevitable, así que nos reconciliamos y vivimos como hemos vivido. Sin cambiar nada.

Sin embargo, es mejor no obtener respuestas a sus preguntas que encontrarse con otra diatriba de un predicador provinciano sobre los "pecados de Occidente" y, por supuesto, los desfiles gay. Un sacerdote ortodoxo puede, en principio, reducir cualquier conversación a desfiles gay.

Incluso en su sermón sobre el estallido de la guerra en Ucrania, Patr. Kiril alcanzó a mencionar los desfiles gay. Dijo que el cobarde Occidente exigió que Donbass los condujera, pero como Donbass no estuvo de acuerdo, lo defenderemos. De hecho, este es mi ejemplo favorito. Desde joven he tenido muchos amigos entre gays, lesbianas y activistas gay. Quiero decir que esto nunca ha sido un tema de conversación. En cualquier caso, ninguno de ellos -y se trata de decenas de personas y varias décadas- habla tanto de marchas gay como los sacerdotes ortodoxos. Creo que en todo el tiempo que he pasado en estas empresas, he escuchado dos veces algo sobre desfiles gay, sobre el hecho de que uno de mis conocidos se encontró accidentalmente con una manada en Berlín o Tel Aviv.

Este estado de cosas conviene (¿o convenía?) a la mayoría de las personas ortodoxas que conozco: mis amigos, parientes, conocidos. Te dices a ti mismo: hay una Iglesia terrenal, que es una institución creada por personas, que es gobernada por personas y contiene vicios humanos; después de todo, como sabes, el hombre es un pecador; y hay una Iglesia “como el cuerpo de Cristo”, una Iglesia metafísica que realiza los sacramentos y que no es viciosa porque no está conectada con los hombres. Y cuando entiendes eso, sigues adelante. Ignora las deficiencias tanto como sea posible, pero cree que hay gracia en la Iglesia que le permite realizar los sacramentos.

Tal equilibrio moral requiere, francamente, un esfuerzo humano considerable. Lo sé por experiencia propia. En primer lugar, los problemas comienzan con los sacerdotes. Estos problemas son dos y están íntimamente relacionados.

El primero. Tan pronto como una persona común acepta la dignidad, comienza a actuar como si se le hubiera revelado una verdad superior, que solo él conoce. Al mismo tiempo, y esta es la segunda dificultad, en la gran mayoría de los casos esta persona sabe muy poco sobre el mundo que le rodea. Conozco muchos ejemplos de personas que he conocido desde la infancia, que eran estudiantes débiles, idiotas e incluso sádicos, se convirtieron en sacerdotes y se llenaron de inmediato con un sentido de su propia infalibilidad. Es absolutamente imposible hablar con ellos, y mucho menos discutir, porque son incapaces de asumir que pueden no tener razón.

Pasé siete años de mi carrera como periodista, y durante los siguientes catorce años trabajé en la televisión rusa y el cine ruso. Créeme, he conocido a muchas personas narcisistas, estrellas que tienen una confianza infinita. Ninguno de ellos, en sus peores momentos, puede compararse con los sacerdotes ortodoxos. Que dogma de infalibilidad del papa (eterna espina en el mundo ortodoxo) – intenta construir una discusión con cualquier sacerdote, mucho menos con un obispo. Esto es imposible e insoportable. He estado tratando de hacer esto durante décadas, y de unas pocas docenas de sacerdotes que conozco bien, fueron hasta dos.

Y aquí te estás comunicando regularmente con personas que saben muy poco, nunca han estado en ningún lugar, nunca han visto nada, con muy pocas excepciones nunca han leído o visto nada, no saben idiomas extranjeros, etc., pero están absolutamente seguros de que tienen razón. . Es dificil. Pero aguantas porque crees.

La mayoría de las personas que conozco que han dejado la Iglesia lo han hecho a una edad relativamente joven, pero todavía adultos. El problema es que el mundo ortodoxo es como un invernadero. Un mundo cerrado y hermético en el que siempre te dicen desde la infancia cómo debes pensar y que el mundo fuera de este invernadero hermético es “malvado”. Luego sales y resulta que te mintieron. Y literalmente a cada paso. Fue en este momento de toma de conciencia que muchas de las personas con las que crecí abandonaron la Iglesia.

Cuando preguntas por qué la Iglesia está en silencio cuando la anarquía está sucediendo a su alrededor, la respuesta es siempre la misma: “La Iglesia está fuera de la política”. Esta es una mentira tan desesperada que realmente no entiendo cómo la gente todavía no se molesta en decirlo en voz alta. Por supuesto, la Iglesia es parte de la vida política solo cuando se trata de políticas “correctas”. Esto siempre se ha visto claramente en los sermones y discursos públicos de varios sacerdotes. Y ni siquiera me refiero a los famosos pilares de la "ortodoxia atómica" como el difunto Dmitry Smirnov, sino a los sacerdotes comunes que invariablemente continúan desde los púlpitos la historia eterna del "pueblo ruso elegido por Dios" y el "Occidente pecaminoso".

Desde que tengo memoria, esta charla interminable no ha cesado y recuerdo todos mis argumentos sobre este tema. Entre mis parientes había un sacerdote famoso, un hombre muy bueno, pero un idiota impenetrable que siempre discutía conmigo sobre política e historia. Recuerdo todas estas conversaciones: en 1999, por ejemplo, predijo el inminente colapso del dólar. Y hace poco, mientras leía las noticias militares, recordé una de sus apariciones en Radio Radonezh, dedicada a la “nobleza del soldado ruso”, que, por supuesto, contrastaba con la “crueldad brutal” del soldado estadounidense.

Así que no. La República de China ha sido parte de la maquinaria de propaganda estatal en todo momento y en todo, a veces directamente, a veces indirectamente, pero siempre como parte integral. Es cierto, por supuesto, que los sacerdotes, obispos y feligreses se niegan a pensar en sí mismos en tales categorías.

Tengo un ejemplo favorito de tal dicotomía de la iglesia. Tras el escándalo que se produjo en Rusia durante el estreno en Cannes de la película "Leviathan" de Andrei Zvyagintsev, yo y Alexander Efimovich Rodnyansky, para quien trabajé durante muchos años, decidimos tratar de comprender la reacción del liderazgo de la iglesia ante la película. Tal vez para entender cómo trabajar con la película y, en general, para entender exactamente para qué debemos estar preparados. Junto con el p. Andrei Kuraev, a quien le pedí ayuda, fuimos a un obispo en el norte para mostrar la película y hablar.

El severo obispo vio la película y nos dijo severamente que era una calumnia atroz contra la vida rusa, un ejemplo de rusofobia monstruosa. Por supuesto, no existe tal corrupción en Rusia y mucho menos un alcoholismo tan horrible, y todo lo que se muestra en Leviatán es mentira. Y luego el obispo nos llevó a almorzar y, sentado a la mesa, comenzó a quejarse.

Se quejó de que había problemas con la finalización de la catedral en su ciudad natal: había que completar el iconostasio. Encontró una empresa local que podía hacerlo por un millón y medio de rublos, y un patrocinador que estaba dispuesto a darle el dinero, pero el patriarcado ha prohibido los pedidos de la población local y exige que se pidan solo a través de Sofrino, que quiere veinte y cinco millones... Y entonces el obispo empezó a quejarse de que había pueblos en la diócesis a donde sus sacerdotes no podían ir sin escolta policial porque todos los habitantes tenían delirantes y enseguida empezaron a disparar a todo forastero con un arma...

Muchas veces regresé mentalmente a esta conversación, tratando de averiguar cómo era posible. Al igual que al condenar la película Leviatán, en sus propias palabras sobre la borrachera y la corrupción, este hombre fue completamente sincero. ¿Cómo es eso posible? No lo sé, pero así ha vivido la República de China durante décadas.

¿Hubo disidentes? ¡Por supuesto que lo había! Muchos de los que los conocemos hemos expresado públicamente su disconformidad. Por ejemplo, pidieron clemencia con las chicas Pussy Riot, cuestionaron la corrupción, la tortura carcelaria, la violencia policial y de las autoridades. Pero siempre fueron una minoría. Las personas con mis convicciones vieron a estos sacerdotes como un salvavidas, si hay uno en la Iglesia, digamos, el Padre. Alexei Uminski, entonces me quedaré, para que no todo esté muerto. Mientras haya al menos un hombre justo, no dejaré que la ciudad perezca. Mientras está el p. Andrei Kuraev, que habla y escribe con audacia, exponiendo vicios, podemos tolerar la existencia del p. Andrei Tkachov, que predica el odio.

Esta es una cuestión muy importante, una cuestión de principios. He cerrado los ojos a los vicios de la Iglesia, porque creo que Dios está en ella. Que la Iglesia sea terrible, que sea cruel e indiferente, pero Dios también nos habla a través de una iglesia así.

Entonces el p. Andrei Kuraev fue expulsado. Recuerdo muy bien lo que escribí en Facebook el otro día: los mineros se llevaron un canario a la mina, detectó la presencia de metano. Si el canario de la jaula sigue vivo, puedes trabajar, y si está muerto, tienes que correr. creo que el p. Andrew juega el papel de un canario en la Iglesia. Ayudó a la República de China a no perder su rostro humano por completo. Pero fue expulsado.

No dejé la Iglesia inmediatamente. Creo que dejé de ir a la iglesia después de otra represión brutal de las protestas. La discrepancia entre lo que se decía desde el púlpito y lo que se ocultaba se hizo demasiado grande. Es imposible hablar de amor y compasión, de sacrificio y voluntad de morir por el prójimo de personas que callan cuando ven violencia e injusticia.

Y luego llegó el 24 de febrero.

Estaba seguro de que alguien hablaría. No tenía ninguna duda sobre Patr. Cyril: sería extraño esperar un comportamiento cristiano de él, pero yo tenía fe en los sacerdotes que conocía personalmente. Los conocía como personas dignas y buenas. Me equivoqué. Leí la carta de los sacerdotes que se habían pronunciado públicamente contra la guerra, y no encontré en ella el nombre de un conocido mío. Honestamente, fue un shock para mí. Un verdadero shock.

Hoy estamos hablando de muchos personajes públicos que hablan a favor o en contra de la guerra y de los que guardan silencio. Actores, músicos, blogueros: personas que influyen en millones de ciudadanos, son responsables ante la sociedad, deben declarar su posición, anunciarla, no quedarse callados. Al mismo tiempo, sin embargo, un actor, digamos, tiene derecho a permanecer en silencio. Después de todo, no prometió ser un maestro de las palabras, sino que tiene otra profesión. Sin embargo, el sacerdote no tiene tal derecho. El sacerdote es un pastor, y si el pastor calla, es como la sal que ha perdido su poder.

Aquí se necesita otro contexto. Cuando estudiaba en una escuela ortodoxa, comenzó una operación militar de la OTAN en Yugoslavia. Y todos los días comenzamos con una oración por nuestros hermanos serbios, que “sufren a manos de los basurmanos (infieles)”. De esto se hablaba en las iglesias; toda la comunidad ortodoxa hablaba de ello incesantemente, muy públicamente y en voz alta. Y ahora el ejército ruso ha entrado en Ucrania, matando y bombardeando iglesias (a veces iglesias pertenecientes a la República de China). Y todos los sacerdotes que conozco que tan ruidosamente defendieron a los serbios contra la OTAN están en silencio… Y no solo en silencio: el patriarca, los obispos y varios sacerdotes apoyan la guerra en voz alta y públicamente…

Durante mucho tiempo tuve la sensación en la Iglesia de que Dios no la había abandonado. Esto ya no me detiene, porque no creo que Dios se haya quedado en la República de China. Me parece que el 24 de febrero se fue y cerró bien la puerta tras de sí. Y dado que ese es el caso, yo también me voy.

Cuando me voy, no pienso en Patr. Cyril o para los obispos, sino para los sacerdotes que conozco personalmente y que guardaron silencio. Algunos dicen que hablan en contra de la guerra en sus sermones dominicales, lo que probablemente no sea algo malo, pero ciertamente no compra el silencio público.

Estas personas encontraron una oportunidad para hablar en contra de los desfiles gay o la calumnia calumniosa del “Leviatán”. Lo hicieron en público y en voz alta. Por lo tanto, debe haber tal oportunidad para hablar en contra de la terrible guerra sangrienta. Aunque, francamente, no creo que eso vaya a suceder. Porque recuerdo muy bien todos los cuentos sobre "la historia rusa especial", "el espíritu ruso especial", "la piedad rusa especial". Conozco muy bien las generosas donaciones y los apartamentos donados por importantes funcionarios de la administración presidencial.

La guerra que Rusia libra con Ucrania desde hace dos meses es en nombre y a costa de todos los sacerdotes que han callado (o apoyado o santificado a los equipos que fueron a la guerra). En nombre del p. Vladimir y el P. Iván, el P. Alejandro y el P. Felipe, p. Valentín y el P. Miguel. La “paz rusa”, como la entienden Putin y sus generales, es imposible sin la Iglesia rusa. No es coincidencia que el ejército recibiera su templo gigante y feo, y no es coincidencia que el patriarca bendiga a los militares para la “operación especial” en Ucrania. Todo esto no es casual, sino lógico. Durante treinta años, construyeron nuevas iglesias, revivieron monasterios y se dedicaron al trabajo misionero para hacer posible Bucha, Gostomel, Irpen, Kharkiv y Mariupol.

Los versos de la canción “Cristo ruso” (2017) resultaron ser sorprendentemente proféticos:

Difunde las buenas noticias lejos: frío como el hielo, el corazón arrancado vestido de oro, condenado a nuestro mundo, ¡el Cristo ruso viene!

Fuente: revista Holod

- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -punto_img
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -