12.7 C
Bruselas
Viernes, septiembre 30, 2022

Orden divino y belleza del mundo: revelación sobre el Creador [2]

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. La publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

Redacción
Redacciónhttps://www.europeantimes.news
The European Times News tiene como objetivo cubrir noticias importantes para aumentar la conciencia de los ciudadanos de toda Europa geográfica.

Más del autor

Verdaderamente vanos por naturaleza son todas las personas que no tuvieron conocimiento de Dios, quienes, por perfecciones visibles, no pudieron conocer a Jehová, y, mirando las obras, no conocieron al Creador, pero reverenciaron a los dioses que gobiernan el mundo, o fuego, o viento, o aire en movimiento, o el círculo de estrellas, o agua tempestuosa, o cuerpos celestes. Si, cautivados por su belleza, los reverenciaron como dioses, entonces deberían haber sabido cuánto mejor es su Señor, porque Él, el Creador de la belleza, los creó. Y si te maravillaste de su fuerza y ​​acción, deberías haber aprendido de ellos cuánto más poderoso es. Quién los creó; porque de la grandeza de la belleza de las criaturas se conoce comparativamente el Autor de su ser» (Sab 13, 1-5).

El cielo, la tierra, el mar, en una palabra, el mundo entero, este gran y glorioso libro de Dios, en el que Dios, predicado por el mismo silencio, se revela, mientras que este mundo permanece firme y en paz consigo mismo, sin sobresalir del límites de su naturaleza, mientras en él ni una sola criatura se levanta contra otra y rompe esos lazos de amor con que el Verbo Artista-Creador ha atado todo, hasta entonces hace honor a su nombre y es verdaderamente el mundo (cosmos)* * e incomparable belleza, hasta entonces nada puede imaginarse más glorioso y más grande que él. Pero con el cese del mundo (irini), el mundo (cosmos) también deja de ser el mundo (cosmos)... Pero cuando la sustancia en el mundo se rebela contra sí misma y, preparando la destrucción con su confusión, se vuelve indomable, o cuando Dios , en temor y castigo por los pecadores, perturba algo el orden ordenado ya sea por una inundación del mar, o por un terremoto, o por lluvias extraordinarias, o por el oscurecimiento del sol, o por la duración de alguna estación, o por un erupción de fuego, entonces la discordia y el miedo se extienden por todo, y en medio de la confusión se revela cuán benéfico es el mundo (irini). San Gregorio el Teólogo (11, 231-233).

Los cielos, moviéndose a sus órdenes, le obedecen en el mundo; el día y la noche siguen el curso determinado por ellos, sin interferirse entre sí. El sol y las caras de las estrellas, a Su orden, según, sin la menor desviación, penetran en el

* En el tema “Mundo (2)” la palabra “mundo” es considerada en el sentido de la totalidad de la creación de Dios.-Ed.

** La palabra “cosmos” se deriva del verbo “cosmeo” – decorar. camino. La tierra fértil, por Su voluntad, produce en ciertos tiempos alimento abundante para las personas, las bestias y todos los animales que en ella están, sin retardar ni cambiar nada de lo que les fue prescrito. Las regiones inescrutables e incomprensibles del abismo y el inframundo se mantienen por los mismos decretos. El mar ilimitado, unido por Su disposición en grandes masas de agua, no va más allá de las barreras establecidas para él, sino que hace lo que Él ordenó. Porque Él dijo: “Hasta aquí llegarás… y aquí está el final de tus olas altivas” (Job 38:11). El océano, que es infranqueable para la gente, y los mundos que se encuentran detrás de él, se rigen por los mismos mandatos del Señor. Las estaciones: primavera, verano, otoño e invierno se reemplazan pacíficamente entre sí. Ciertos vientos, cada uno en su propio tiempo, cada uno realiza su propio servicio sin obstáculos. Los manantiales inagotables, creados para el disfrute y la salud, entregan constantemente a las personas la humedad necesaria para su vida. Finalmente, los animales más pequeños forman pacíficamente y en armonía la cohabitación entre ellos.

Todo esto fue mandado a estar en el mundo por el gran Creador y Señor de todo. Quien hace bien a todos, y especialmente a nosotros, que recurrimos a su misericordia por medio de nuestro Señor Jesucristo, a quien sea gloria y majestad por los siglos de los siglos. San Clemente de Roma (1, 86-87).

¿Cómo se motiva todo a la paz cuando mucho se satisface con el desacuerdo y la división?.. En el desacuerdo y la división (consiste) la originalidad de todo lo que existe. Pero ninguno de los existentes únicos (fenómenos de la naturaleza) busca destruir al otro… Y a este mundo, perfectamente conservado en relación con cada individuo original (fenómeno de la naturaleza), lo llamamos equilibrio. Areopagiticos. Sobre los nombres de Dios. Migne, PG 3, 952 B, C.

Debe ser grande Quien creó una máquina tan grande de la nada, debe ser sabio Quien creó todo tan sabiamente. Debe ser bueno quien hizo todo lo que es bueno. Quien dio luz al sol, la luna y las estrellas. Que Él mismo en Sí mismo es ciertamente una Luz aún mejor. Quien dio la mente al hombre. Ciertamente tiene una mente aún mejor... Así como la mente de un escritor se conoce a partir de un libro, la sabiduría de un arquitecto se conoce a partir de un edificio, como la imagen pura de una persona que se mira en él se refleja en un espejo, así el Creador es conocido por las creaciones y la perfección de cada uno de ellos (113, 158).

Así como el escritor de un libro saca palabras de su mente y las escribe en papel, y así compone un libro, y, por así decirlo, hace algo de la nada, así el Creador Todopoderoso y Sapientísimo creó todo lo que él escribió en Su mente divina, todo lo que quiso, y, por así decirlo, compuso un libro que constaba de dos hojas, es decir, el cielo y la tierra. En este libro vemos la Omnipotencia, Sabiduría y Bondad de Dios. Omnipotencia, porque Él creó todo de la nada por Su voluntad y Palabra. Sabiduría, porque todo lo has hecho con sabiduría: “Todo lo has hecho con sabiduría” (Sal. 103:24). … Porque Dios mismo no requiere nada por sí mismo. Como antes del principio de los siglos, así ahora, y por los siglos de los siglos. Está en perfecta bienaventuranza (104, 1049-1050).

El mundo fue creado para el hombre, pero todas las cosas en el mundo son rastros de Dios, dan testimonio de Dios; ellos, como arroyos, conducen a una persona a la Vida, la Fuente de la Vida, y lo muestran, y enseñan de Él para atraer y refrescar sus almas; ¿Quién querría beber de los arroyos viendo la Fuente misma de la Vida? Las criaturas son buenas y muy buenas, pero el Creador que las hizo buenas es incomparablemente mejor. Lo creado muestra la Bondad y el Amor de Dios por nosotros y nos enseña a amar a Dios, a alabarle y agradecerle como nuestro Creador y Benefactor. No requieren amor por sí mismos, sino como si nos estuvieran diciendo: fuimos creados por el Creador para tu beneficio y tu uso, ama al que nos creó por ti, y no a nosotros mismos, porque nosotros mismos no podemos amarte, y sirviéndose de nosotros para vuestro propio beneficio, dad gracias a Aquel que os ha dado (104, 1051).

Por esto sabrás, cristiano, que hay un Dios Creador, de quien dan testimonio las criaturas, como habilidad de un maestro. Todo tiene su origen y existencia de Él. Todo por mandato de Dios sirve al hombre. Una persona, usando la creación de Dios, ciertamente debe agradecer a Dios, glorificar Su nombre y servirle diligentemente. Los que no cumplen con este deber se equivocan como ciegos, y son condenados por su conciencia como ingratos. Esto será una reprensión para ellos en el Tribunal de Cristo, que usaron la bondad de Dios mientras vivían en el mundo, pero no quisieron agradecer a Dios, el Dador de la bondad, y no quisieron servirle. De esto también puedes considerarte a ti mismo si estás tratando de cumplir con este deber, para no parecer ingrato a tu Creador y no ser condenado junto con los siervos ingratos en el día del Juicio de Cristo. San Tikhon de Zadonsk (104, 1054-1055).

La creación del mundo

Dios el Creador del mundo invisible y visible

Si el mundo tiene un principio y fue creado, entonces preguntémonos: ¿Quién le dio un principio y quién es su Creador? Pero para que vosotros, buscando esto a través del razonamiento humano, no os desviáraseis de alguna manera de la verdad, Moisés os precedió con su enseñanza, en vez de sellar y proteger nuestras almas, imponiendo el venerable nombre de Dios cuando dijo: “En el principio creó Dios …” (Gén. once). Esta Esencia dichosa, esta Bondad inagotable, esta Belleza, amada y anhelada por toda criatura dotada de razón, esta Sabiduría inaccesible, ¡esa es Quien creó el cielo y la tierra en el principio! San Basilio el Grande (4, 6).

En cuanto el Benevolente y Clemente Dios no se contentó con la contemplación de Sí mismo, sino que, por un exceso de Bondad, deseó que sucediera algo que en el futuro se beneficiaría de Sus bendiciones y participaría de Su Bondad, trae de no -existencia en ser y crea todo sin excepción, como invisible, así es lo visible, y también el hombre, que se compone de lo visible y lo invisible. Él crea pensando, y este pensamiento, complementado por la Palabra y completado por el Espíritu, se convierte en obra. St. John Damaskin, “Una declaración precisa de la fe ortodoxa”. San Petersburgo, 1894, pág. 44.

Foto de Julia Volk: https://www.pexels.com/photo/interior-of-historical-romanian-orthodox-cathedral-with-arched-walls-and-dome-decorated-with-icon-5206070/

- Publicidad -
- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad - punto_img

Debe leer

Últimos artículos