15 C
Bruselas
Viernes, septiembre 23, 2022

Poder – influencia, desviaciones…

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. La publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

Redacción
Redacciónhttps://www.europeantimes.news
The European Times News tiene como objetivo cubrir noticias importantes para aumentar la conciencia de los ciudadanos de toda Europa geográfica.

Más del autor

Impacto en almas y corazones.

El Señor enseñaba en la sinagoga de Capernaum, y todos se maravillaban de Su enseñanza, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como escribas (Mateo 7:29). Este poder no es un tono imperativo, sino el poder de influir en las almas y los corazones. Su Palabra entró y subyugó la conciencia humana, indicando que todo es exactamente como Él dijo. Tal es siempre la palabra imbuida del poder divino, la palabra del Espíritu. Este fue el caso de los santos apóstoles, y después de ellos con todos los maestros influyentes, que no hablaban desde el aprendizaje, sino desde la forma en que el Espíritu les dio a proclamar. Este es un don de Dios, adquirido por el trabajo no sólo del estudio de la verdad, sino más bien de la asimilación vital de la misma por parte del corazón. Donde esto sucede, la palabra penetra con persuasión, porque pasa de corazón a corazón; de ahí el poder de la palabra sobre las almas. A los escribas que hablan y escriben desde el saber no se les da tal poder, porque hablan desde la cabeza y vierten su razonamiento en la cabeza. No hay vida en la cabeza, sino solo su punta. La vida está en el corazón, y sólo lo que viene del corazón puede influir en épocas enteras de la vida. San Obispo Teófano el Recluso (107, 271-272), (115, 455).

Judíos orgullosos y arrogantes, queriendo interrumpir la conversación con los discípulos, se acercaron a Él con la pregunta: "¿Con qué autoridad haces esto?" (Mateo 21:23). Como los judíos no pudieron humillar sus milagros, lo culpan por su acción con los mercaderes en el templo. Le hicieron al evangelista Juan una pregunta similar, aunque no con las mismas palabras, pero con el mismo significado: “¿Con qué señal nos probarás que tienes autoridad para hacer esto?” (Juan 2:18). Y Cristo les respondió: “Destruid este templo, y en tres días lo levantaré” (Juan 2:19). Y aquí Él los trae a una dificultad extrema. Esto muestra que el incidente descrito por Juan fue al comienzo del ministerio de Jesús, cuando recién había comenzado a obrar milagros, y el descrito por Mateo fue al final de su ministerio. El significado de la pregunta de los judíos era este: ¿has recibido una cátedra, has sido ordenado sacerdote, para ejercer tal autoridad? Aunque Cristo no hizo nada que mostrara orgullo, sino que solo estableció el buen orden en el templo, sin embargo, no teniendo nada que decir contra Jesús, los judíos lo reprochan por esto. Sin embargo, debido a los milagros, no se atrevieron a reprocharlo en el mismo momento en que expulsó a los mercaderes del templo, sino que lo reprocharon solo después de verlo. ¿Qué es Cristo? Él no responde directamente a su pregunta, mostrando por el hecho de que ellos podrían saber acerca de Su autoridad si quisieran, pero Él mismo les pregunta: "¿El bautismo de Juan era del cielo, o de los hombres?" (Lucas 20:4). Pero, ¿cómo es eso relevante, te preguntarás? Directamente. Si hubieran dicho: “del cielo”, Él les hubiera respondido: “¿Por qué no le creísteis?”. (Lucas 20:5). Porque si hubieran creído a Juan, no lo habrían preguntado, ya que Juan dijo de Él: Con Él “no soy digno de desatar la correa de mis zapatos” (Lucas 3:16). Y otra vez: “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). Y también: “El que de arriba viene, también está sobre todos” (Juan 3:31). Y otra vez: “Su pala está en Su mano, y Él limpiará Su era” (Mateo 3:12). Y si los judíos hubieran creído a Juan, no les habría sido difícil entender con qué autoridad Cristo hace esto. Como los judíos le respondieron astutamente: “No sabemos” (Lc. 20, 7), Cristo no les dijo: “Ni yo sé”. ¿Pero que? “Y no os diré con qué autoridad hago estas cosas” (Lucas 20:8). Si realmente no supieran, habría que enseñarles. Pero como ellos obraron con maldad, y Cristo con razón les respondió nada. ¿Por qué los judíos no dijeron que el bautismo de Juan era del pueblo? Tenían miedo de la gente, se dice. ¿Ves el corazón corrupto? En todas partes se descuida a Dios, pero todo se hace por las personas. Porque aun Juan era temido por el pueblo, respetando al santo varón, no por él mismo, sino por el pueblo. Para la gente, tampoco querían creer en Jesucristo. ¡Ahí es donde está la fuente de todo mal para ellos!

El poder es una gran cruz

Cualquier poder para un cristiano no es paz y honor, sino una gran cruz, cargada de grandes y muchos trabajos, preocupaciones y paciencia constante, que nadie desea. Porque cada uno debe ante todo hacerse digno de honra y esperar la llamada de Dios, por la cual se realiza la elección de las autoridades superiores (104, 326-327).

La razón y una buena conciencia son necesarias para un líder cristiano. Sin razón, el líder, como un ciego, errará; sin una buena conciencia, arruinará y no edificará la sociedad. El honor cambia la disposición humana, pero rara vez para bien. Muchos serían santos si no fueran honrados. Piénsalo, cristiano, y no cargues con una carga mayor que tus fuerzas. San Tikhon de Zadonsk <104, 1200).

Quizá alguno dirá que el apóstol Pablo no blasfemaba de los que querían ser obispos, pues dice: si alguno quiere el obispado, buena obra desea (1 Tim. 3:1); por tanto, el deseo de episcopado no es un deseo vergonzoso.

El que habla así, que preste atención a las últimas palabras del apóstol: “Él desea una buena obra”. “Obras” quiere, y no poder, trabajo, no honor, preocupaciones, no saturación. El apóstol alaba el deseo, porque el grado de jerarca fue establecido por el Señor en la tierra no para la paz y el placer, sino para que el santo lleve siempre los mayores trabajos, cuidando la salvación de todos... venerado por todos, pero para sin hipocresía y ser siempre imagen de la humildad de Cristo, ser paladín de la verdad, sin vacilación, sin importar las personas, estar siempre dispuesto a dar la vida por Cristo y por la Iglesia de Cristo. El apóstol no blasfemaba de los que deseaban el episcopado precisamente porque en aquellos tiempos apostólicos el martirio seguía al episcopado. Y pocos de los apóstoles y obispos murieron de muerte natural. Pero muchos murieron como mártires. Porque los verdugos impíos buscaron ante todo a los obispos y maestros cristianos como líderes. Y por tanto, si alguno deseaba el episcopado, deseaba también el martirio, deseaba la deshonra, los escupitajos, la mutilación y las heridas, y no la soberbia exaltación y los honores; por tanto, en aquellos días, quien deseaba el episcopado deseaba una buena obra. Ahora, sin embargo, el que busca el rango episcopal debe temer que, habiendo tomado sobre sí el cuidado de la salvación de los demás, no pueda destruir su alma. San Demetrio de Rostov (103, 786-787).

Ansia de poder

El ansia de poder es un gran mal en el hombre y el principio de todo mal… Sabemos que el inicuo Herodes no tuvo miedo de matar a tantos miles de niños inocentes, solo para no perder su poder real. ¡Oh, gran mal, ansia de poder! El hombre quiere controlar a los demás, pero no puede controlarse a sí mismo. Huye de este mal para no destruirte a ti mismo y a los demás. Primero debemos aprender a controlarnos a nosotros mismos y luego tomar el poder sobre los demás (104, 327).

Cuando sienta ira en su corazón contra el subordinado, cuídese de castigar con ira y de palabra y obra, pero espere hasta que la ira sea domesticada. Ya que en la ira no podrás castigar como cristiano, sino que harás muchas cosas obscenas e indecentes, cristiano, de las cuales, aunque después te arrepientas, ya no devolverás lo hecho o dicho. San Tikhon de Zadonsk (104, 1201).

Después de la muerte del hegumen-sacerdote, los hermanos del monasterio desearon elegir a un anciano como hegumen, como un hombre grande y caritativo. El anciano les rogó que lo dejaran. “Déjenme, padres, llorar mis pecados. No soy del tipo que cuida las almas de los demás. Esta es la obra de grandes padres como Abba Antonio, Pacomio, San Teodoro y otros”. Sin embargo, no pasaba un día sin que los hermanos le instaran a aceptar a la abadesa. El anciano siguió negándose. Finalmente, viendo que los hermanos le preguntaban insistentemente, dijo: “Déjame orar por tres días. Y lo que agrada a Dios, lo haré”. Era viernes entonces, y el domingo temprano en la mañana murió el anciano. Prado espiritual (75, 13).

Abba Orsisios dijo: “Un ladrillo húmedo puesto en los cimientos de una casa, no lejos del río, no durará ni un día, pero un ladrillo quemado yace como una piedra. Así también una persona que alimenta pensamientos carnales y no está imbuida, como José, del fuego del temor de Dios, es aplastada por el poder tan pronto como lo recibe. Porque hay muchas tentaciones para tales personas si viven en sociedad. Y por tanto, conociendo la pobreza de sus fuerzas, es bueno huir del yugo de las autoridades. Sin embargo, los que son firmes en la fe son inquebrantables. Si alguien comenzara a hablar del santísimo José (Gén. 39), diría que era una persona sobrenatural. ¡Qué tentaciones era!... Pero el Dios de los padres siempre estuvo con él y lo libró de toda desgracia, y ahora está en el Reino de los Cielos con sus padres. Y así comencemos la hazaña, sabiendo de antemano la medida de nuestra fuerza: porque incluso al mismo tiempo difícilmente podemos escapar del juicio de Dios. Leyendas memorables… (79, 182).

Foto de Julius Silver: https://www.pexels.com/photo/saint-basil-s-cathedral-753339/

- Publicidad -
- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad - punto_img

Debe leer

Últimos artículos