6.3 C
Bruselas
Cerrado miércoles, de febrero de 1, 2023

Depresión otoñal: 7 alimentos que te agotan

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. La publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

Gastón de Persigny
Gastón de Persigny
Gaston de Persigny - Reportero en The European Times News

La dieta y el estado mental van de la mano, por lo que para evitar la depresión caída, una buena nutrición es fundamental.

Has escuchado el dicho de que una manzana al día mantiene alejado al médico. Bueno, realmente lo es, por la sencilla razón de que la fruta, como muchas otras, contiene vitaminas y minerales que son buenos para el cuerpo. De esta manera, obtienes los nutrientes que necesitas para mejorar tu sistema inmunológico y crear un sistema digestivo saludable.

En otoño e invierno, sin embargo, rara vez pensamos en frutas y verduras, ya que tratamos de comer de manera más constante para protegernos del frente frío que llega con las estaciones. Esto hace que recurramos a alimentos nocivos que poco a poco echan a perder los resultados conseguidos en el gimnasio. Es importante entender que una dieta saludable no debe hacerse solo para la temporada de verano, sino que es bueno mantenerla durante todo el año.

Las razones para crear un plan de alimentación adecuado son muchas, desde una figura deseable hasta una mejora saludable. En otoño e invierno, experimentamos bajos niveles de energía, lo que puede conducir incluso a la depresión. Esto se debe a que salimos menos, los días son más cortos y el clima es más frío. Pasamos más tiempo en casa con luz y calor artificiales, privados de vitamina D.

Todo esto nos hace sentir agotados y cansados, pero los factores naturales no son los únicos causantes de los estados depresivos. Resulta que nuestra dieta también puede afectar, y el exceso de productos nocivos no solo estropea la figura, sino también el estado mental.

7 alimentos que te agotan:

1. Pan blanco, pasta y arroz

Los cereales son ricos en hidratos de carbono, que proporcionan al organismo una buena fuente de energía. Sin embargo, los granos procesados, como los que se encuentran en el pan blanco, la pasta blanca y el arroz blanco, en realidad pueden hacer más daño que bien cuando se trata de sus niveles de energía.

Esto se debe en parte a que la capa exterior del grano que contiene fibra, conocida como salvado, se elimina durante el procesamiento. Por lo tanto, los granos procesados ​​contienen niveles más bajos de fibra y el cuerpo los absorbe más rápidamente que los granos enteros. Debido a esto, provocan un rápido aumento de los niveles de azúcar e insulina en la sangre, seguido de una disminución de la energía.

Por el contrario, los granos integrales lo ayudan a regular sus niveles de azúcar en la sangre y ayudan a mantener la energía durante todo el día.

Los granos procesados ​​también carecen de otra parte importante del grano, a saber, el germen. Contiene muchos nutrientes importantes que también pueden desempeñar un papel en el mantenimiento de sus niveles de energía. El brote es rico en vitaminas B, que su cuerpo puede usar para crear energía.

2. Azúcar añadido

Muchos alimentos en el mercado están llenos de azúcares añadidos que, cuando se consumen con demasiada frecuencia, pueden afectar los niveles de energía.

Muchas personas, por ejemplo, consideran que los cereales son una parte importante de una rutina de desayuno saludable y energizante. Sin embargo, muchas variedades en realidad no brindan el comienzo de energía esperado para el día. Esto se debe a que la mayoría de los cereales para el desayuno contienen muy poca fibra pero una cantidad significativa de azúcares añadidos. De hecho, los azúcares constituyen hasta el 50 % de todos los carbohidratos que se encuentran en muchos cereales populares para el desayuno.

Esta combinación de alto contenido de azúcar y bajo contenido de fibra puede elevar los niveles de azúcar en la sangre y de insulina, lo que resulta en un impulso de energía rápido pero de corta duración. Además, algunas investigaciones muestran que comer alimentos con alto contenido de azúcares agregados puede aumentar la probabilidad de que se te antojen otros alimentos azucarados, lo que podría crear un ciclo de agotamiento de energía.

Otros alimentos populares para el desayuno que a menudo contienen altos niveles de azúcares agregados incluyen yogures saborizados, jugos, muffins, barras de granola e incluso algunos tipos de pan.

3. Alcohol

Alcohol es conocida por su efecto sedante. De hecho, muchas personas informan que beber un poco de alcohol con la cena les ayuda a conciliar el sueño más fácilmente. Si bien esto puede parecer positivo, no es necesariamente cierto.

Alcohol en realidad puede reducir la calidad y la duración del sueño, lo que lleva a una noche más inquieta. Si bien su bebida favorita puede ayudarlo a acostarse más temprano, puede agotar su energía y hacer que se despierte a la mañana siguiente aún más cansado. Los niveles bajos a moderados de consumo de alcohol tienen poco efecto sobre la calidad y duración del sueño.

El consumo moderado de alcohol se define como uno o menos tragos por día para las mujeres y dos o menos tragos por día para los hombres. Una bebida estándar equivale a 355 ml de cerveza, 148 ml de vino y 44 ml de licores.

4. café

Cuando se consume con moderación, el café puede tener efectos físicos y mentales positivos. Los estudios demuestran que puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson entre un 26 y un 34 %. Otro estudio encontró que el café puede reducir el riesgo de diabetes hasta en un 7%. Se cree que la cafeína crea un impulso a corto plazo en la energía y la función cerebral en la que muchas personas confían cuando se sienten cansadas.

Sin embargo, beber café regularmente hará que tu cuerpo desarrolle tolerancia, lo que disminuirá sus efectos. Más importante aún, depender regularmente del café en lugar de una nutrición adecuada o el sueño puede agotar su energía con el tiempo. Demasiada cafeína puede afectar negativamente el sueño, lo que puede reducir tus niveles de energía.

Las personas que consumen café regularmente deben limitar su consumo a unas cuatro tazas al día.

5. Bebidas energéticas

No se puede negar que las bebidas energéticas pueden darle una explosión de energía a corto plazo. De hecho, varios estudios han demostrado que pueden aumentar la concentración y la memoria en un 24% además de reducir la somnolencia.

Los fabricantes de bebidas energéticas incluyen un cóctel de ingredientes estimulantes en sus fórmulas. Sin embargo, los investigadores atribuyen la mayor parte de los efectos de aumento de energía al azúcar y la cafeína que contienen estas bebidas. Cuando se trata de azúcar, muchas bebidas energéticas contienen cantidades ridículamente altas, a veces hasta 10 cucharaditas.

Como se mencionó anteriormente, consumir grandes cantidades de azúcares agregados puede hacer que su energía aumente y luego disminuya al mismo ritmo, lo que puede hacer que se sienta más cansado que antes de consumir la bebida. Además, al igual que con el café, quienes beben bebidas energéticas con regularidad pueden desarrollar tolerancia a la cafeína que contienen. Esto significa que el bebedor debe consumir cantidades cada vez mayores para experimentar los mismos efectos energéticos.

Además, algunas investigaciones muestran que las bebidas energéticas pueden reducir la duración y la calidad del sueño. Si esto sucede con frecuencia, espere una caída en su energía.

6. Frituras y comidas rápidas

Las comidas fritas y rápidas también pueden agotarlo. Esto se debe a que suelen tener un alto contenido de grasas y un bajo contenido de fibra, dos factores que pueden ralentizar la digestión. Esto, a su vez, reduce la velocidad a la que los nutrientes que mejoran la energía ingresan al cuerpo, lo que ralentiza el aumento de energía.

Además, las comidas fritas y rápidas suelen ser bajas en vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales. Los alimentos ricos en nutrientes ayudan a aumentar tus niveles de energía, pero comer comidas fritas y comidas rápidas con demasiada frecuencia puede eliminarlas de tu dieta.

7. Alimentos bajos en calorías

Cuando se acerca la hora de la merienda, algunas personas eligen versiones bajas en calorías de sus comidas favoritas, creyendo que son más saludables. Sin embargo, incluir demasiados de estos alimentos en tu dieta puede hacer que ingieras una cantidad insuficiente de calorías a lo largo del día, lo que puede agotar seriamente tus niveles de energía.

Las calorías son una unidad de medida que se utiliza para estimar la cantidad de energía que los alimentos proporcionarán a su cuerpo después de digerirlos. Su cuerpo usa calorías para mantener funciones básicas como respirar, pensar y la frecuencia cardíaca. Las calorías que ingieres también cubren la energía que gastas en movimiento a lo largo del día, incluido el ejercicio en el gimnasio.

El consumo regular de muchas menos calorías de las que necesita puede crear un desequilibrio hormonal y ralentizar su metabolismo, dejándolo sintiéndose agotado. Comer muy pocas calorías también puede aumentar el apetito. Esto puede hacer que comas en exceso en la próxima comida, lo que te hará sentir demasiado lleno y lento.

- Publicidad -

Más del autor

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad - punto_img

Debe leer

Últimos artículos