6.1 C
Bruselas
Lunes, febrero 6, 2023

El ADN antiguo revela la historia genómica de la 'cuna de la civilización'

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. La publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

Redacción
Redacciónhttps://www.europeantimes.news
The European Times News tiene como objetivo cubrir noticias importantes para aumentar la conciencia de los ciudadanos de toda Europa geográfica.

El análisis del ADN antiguo de más de 700 individuos revela una historia genómica completa del llamado "Arco del Sur", una región que abarca el sureste de Europa y el oeste de Asia considerada durante mucho tiempo como la "cuna de la civilización occidental".

Este completo relato histórico genómico del Arco Sur se presenta en la revista Science en tres nuevos estudios de Iosif Lazaridis, David Reich y colegas.

Entre el numeroso equipo internacional, incluidos investigadores de todos los Balcanes y casi todos los países europeos, así como de EE. UU., Sudáfrica, China, Rusia.

El análisis, que examina el ADN antiguo recién secuenciado de más de 700 individuos de la región, revela la compleja historia de la población desde las primeras culturas agrícolas hasta finales de la Edad Media. Hasta hace relativamente poco tiempo, gran parte de la historia antigua del Arco Sur, las historias de su gente y población, se contaba a través de datos arqueológicos y milenios de registros históricos y textos de la región. Pero las innovaciones en la secuenciación del ADN antiguo han proporcionado una nueva fuente de información histórica.

Usando ADN antiguo de los restos de 727 personas, Lazaridis y sus coautores en tres estudios separados construyeron una historia genómica detallada del Arco Sur desde el Neolítico (~10,000 1700 a. C.) hasta el período otomano (~XNUMX d. C.). Los hallazgos brindan información sobre las complejas migraciones e interacciones entre las poblaciones que dieron forma a la región durante miles de años. Los estudios muestran que la dependencia anterior de la historia de la población moderna y las obras artísticas y escritas antiguas proporcionaron una imagen inexacta de las primeras culturas indoeuropeas.

Los indoeuropeos y los pastores yamnai

El primer estudio – “La Historia Genética del Arco Sur: Un Puente Entre Asia Occidental y Europa” – presenta el nuevo conjunto de datos. También ofrece un análisis que se centra en el Calcolítico y la Edad del Bronce (aproximadamente 5000 a 1000 aC). Este análisis revela importantes intercambios genéticos entre la estepa euroasiática y el Arco Sur y proporciona una nueva perspectiva sobre la formación de los pastores esteparios de la cultura Yamna.

cultura del hoyo

La cultura Yam es una cultura arqueológica del período 3600 - 2300 aC, en el área entre los ríos Dniéster y Bug y los Montes Urales. Kurgans de la cultura Yam también se pueden ver en el territorio de Bulgaria en Dobruja cerca de la frontera con Rumanía.

El cultivo del ñame era en su mayoría nómada y la agricultura se practicaba solo en algunas áreas ribereñas. Se han descubierto varias fortificaciones de montículos. Se ha establecido la cría de animales domésticos: caballos, bovinos de cuernos grandes y pequeños. El arado y el carro eran familiares.

El nombre de la cultura (yamna – de pozo) proviene de las tumbas específicas en forma de pozo (kurgans) con las que se caracteriza. En ellos, los muertos eran enterrados boca arriba, con las rodillas dobladas.

Según algunos estudiosos, la cultura Yam está relacionada con los antiguos indoeuropeos.

En el primer artículo, el equipo internacional también investigó la patria y la distribución de las lenguas anatolia e indoeuropea. Los resultados genéticos indican que la patria de la familia lingüística indoanatolia se encuentra en el oeste de Asia, con solo una dispersión secundaria de indoeuropeos no anatolios de la estepa euroasiática. En la primera etapa, hace unos 7000-5000 años, los pueblos originarios del Cáucaso se trasladaron al oeste, a Anatolia, y al norte, a la estepa. Algunas de estas personas pueden haber hablado formas ancestrales de lenguas anatolias e indoeuropeas.

Todos los idiomas indoeuropeos hablados (p. ej., búlgaro, armenio y sánscrito) se remontan a los pastores esteparios de la cultura Yamna, descendientes de cazadores-recolectores caucásicos y cazadores-recolectores orientales que iniciaron una cadena de migraciones a través de Eurasia alrededor de 5000 hace años que. Sus expansiones hacia el sur en los Balcanes y Grecia y hacia el este a través del Cáucaso hacia Armenia dejaron su huella en el ADN de la gente de la Edad del Bronce de la región.

A medida que se expandieron, los descendientes de los pastores Yamnai se mezclaron de manera diferente con la población local. El surgimiento de las lenguas griega, paleobalcánica y albanesa (indoeuropea) en el sureste de Europa, y de la lengua armenia en el oeste de Asia, fue moldeado por la interacción de los inmigrantes de habla indoeuropea de las estepas con los locales. poblaciones y se puede rastrear a través de varias formas de evidencia genética. En el sudeste de Europa, la influencia de Yamnai fue profunda, y personas de ascendencia Yamnai prácticamente completa aparecieron inmediatamente después del comienzo de las migraciones de Yamnai.

Algunos de los resultados más sorprendentes se han encontrado en la región central del Arco Sur, Anatolia, donde los datos a gran escala pintan una imagen rica del cambio, y la falta de cambio, a lo largo del tiempo.

Los resultados revelan que, a diferencia de los Balcanes y el Cáucaso, Anatolia apenas se vio afectada por las migraciones de Yamnai. No se puede establecer una conexión de estepa para hablantes de lenguas de Anatolia (por ejemplo, hitita, luvita) debido a la ausencia de un origen cazador-recolector oriental en Anatolia distinto de todas las demás regiones donde se hablaban lenguas indoeuropeas.

En contraste con la sorprendente impermeabilidad de Anatolia a las migraciones esteparias, el sur del Cáucaso se ha visto afectado muchas veces, incluso antes de las migraciones de Yamnai.

“No esperaba encontrar que los individuos calcolíticos de Areni 1, que fueron descubiertos hace 15 años en las excavaciones de las que soy coautor, derivarían un linaje de flujo genético desde el norte hasta partes del sur del Cáucaso más de 1,000 años antes del expansión de Yamna, y que esta influencia del norte desaparecería en la región antes de reaparecer varios milenios después. Esto muestra que hay mucho más por descubrir a través de nuevas excavaciones y estudios de campo en las partes orientales de Asia occidental”, afirma Ron Pinhasi (Ron Pinhasi) del Departamento de Antropología Evolutiva y Evolución Humana y Ciencias Arqueológicas (HEAS) de la Universidad. de Viena.

“Anatolia fue el hogar de diversas poblaciones, originarias tanto de cazadores-recolectores locales como de poblaciones orientales del Cáucaso, Mesopotamia y el Levante”, explica Songül Alpaslan-Roodenberg. “La gente de la región del Mar de Mármara y el sureste de Anatolia, del Mar Negro y las regiones del Egeo tenían variedades de las mismas especies ancestrales”, continuó Alpaslan-Rodenberg, de la Universidad de Viena y la Universidad de Harvard.

Las primeras sociedades agrícolas y sus interacciones.

"El ADN antiguo de Mesopotamia sugiere distintas migraciones del Neolítico Pre-Alfarería y Cerámica a Anatolia": el segundo estudio presenta el primer ADN antiguo de Mesopotamia desde el epicentro de la revolución neolítica en la región. Los hallazgos indican que la transición entre las fases Neolítica Pre-Cerámica y Cerámica en el Neolítico de Anatolia se asoció con dos pulsos separados de migración desde el corazón de la Media Luna Fértil.

El segundo artículo busca comprender cómo se formaron las primeras poblaciones neolíticas del mundo hace unos 12,000 años.

“Los resultados genéticos respaldan el escenario de una red de contactos a nivel regional entre las primeras comunidades agrícolas. También brindan nueva evidencia de que la transición al Neolítico fue un proceso complejo que no ocurrió solo en una región central, sino en toda Anatolia y el Medio Oriente”. , dice Ron Pinhasi.

Proporciona los primeros datos de ADN antiguo para agricultores preneolíticos de la región del Tigris en el norte de Mesopotamia, tanto en el este Turquía y el norte de Irak, una región importante del surgimiento de la agricultura. También presenta los primeros datos de ADN antiguo de los agricultores anteriores a la cerámica de la isla de Chipre, que fue testigo de la primera expansión marítima de los agricultores del Mediterráneo oriental. También presenta nuevos datos sobre agricultores del Neolítico temprano del noroeste de Zagros, así como los primeros datos del Neolítico de Armenia.

Al llenar estos vacíos, los autores pueden explorar la historia genética de estas sociedades para las cuales la investigación arqueológica documenta interacciones económicas y culturales complejas, pero no puede rastrear sistemas de matrimonio e interacciones que no dejan rastros materiales visibles.

Los resultados revelan una mezcla de fuentes preneolíticas asociadas con cazadores-recolectores de Anatolia, Caucásico y Levante.

El estudio también muestra que estas primeras culturas agrícolas forman un continuo de orígenes que refleja la geografía de Asia occidental. Además, los resultados delinean al menos dos corrientes de emigración desde el corazón de la Media Luna Fértil hacia los primeros agricultores de Anatolia.

el periodo historico

El tercer estudio, "Sonda genética en la historia antigua y medieval del sur de Europa y Asia occidental", se centra en el análisis del ADN antiguo en el período de la historia registrada en el Arco Sur. También arroja luz sobre las características demográficas poco comprendidas y los orígenes geográficos de grupos como los micénicos, los urartianos y los romanos.

El tercer artículo muestra cómo las polis del mundo mediterráneo antiguo conservan contrastes en sus orígenes desde la Edad del Bronce, pero están unidas por la migración.

Los resultados revelaron que la ascendencia de las personas que vivían alrededor de Roma durante el período imperial era casi idéntica a la de los individuos romanos/bizantinos de Anatolia tanto en la media como en el patrón de variación, mientras que los italianos preimperiales tenían una distribución completamente diferente.

Esto muestra que el Imperio Romano, tanto en su parte occidental de vida más corta como en su parte oriental de vida más larga, centrada en Anatolia, tenía una población diversa pero similar.

“Estos resultados son realmente sorprendentes porque en el artículo de Science del que soy coautor en 2019 sobre la ascendencia genética de los individuos de la Antigua Roma, encontramos un patrón cosmopolita que pensamos que era exclusivo de Roma. Ahora vemos que otras regiones del Imperio Romano eran tan cosmopolitas como la propia Roma”, comenta Ron Pinhasi.

Al comentar sobre estos estudios, Benjamin Arbuckle y Zoe Schwandt escriben que “los estudios de Lazaridis et al. representan un hito importante para la investigación genómica antigua, proporcionando un rico conjunto de datos y diversas observaciones que formarán la base de las interpretaciones posteriores de la historia humana de Eurasia Occidental”. Según Arbuckle y Schwandt Lazaridis et al. han producido “un cuerpo asombroso de datos, impensable en su escala hace apenas diez años”, pero destacan los desafíos y las limitaciones de las interpretaciones, lo que sugiere que muchas de las narrativas exploradas en los tres estudios reflejan una cosmovisión eurocéntrica.

Referencia:

1. “La historia genética del Arco Meridional: un puente entre Asia occidental y Europa” por Iosif Lazaridis, Songül Alpaslan-Roodenberg, Ayse Acar, Aysen Açikkol, Anagnostis Agelarakis, Levon Aghikyan, Ugur Akyüz, Desislava Andreeva, Gojko Andrijašević, Dragana Antonovic, Ian Armit, Alper Atmaca, Pavel Avetisyan, Ahmet Ihsan Aytek, Krum Bacvarov, Ruben Badalyan, Stefan Bakardzhiev, Jacqueline Balen, Lorenc Bejko, Rebecca Bernardos, Andreas Bertsatos, Hanifi Biber, Ahmet Bilir, Mario Bodružic, Michelle Bonogofsky, Clive Bonsall, Dušan Boric, Nikola Borovinic, Guillermo Bravo Morante, Katharina Buttinger, Kim Callan, Francesca Candilio, Mario Caric, Olivia Cheronet, Stefan Chohadzhiev, Maria-Eleni Chovalopoulou, Stella Chryssoulaki, Ion Ciobanu, Natalija Condic, Mihai Constantinescu, Emanuela Cristiani, Brendan J. Culleton, Elizabeth Curtis, Jack Davis, Tatiana I. Demcenco, Valentin Dergachev, Zafer Derin, Sylvia Deskaj, Seda Devejyan, Vojislav Djordjevic, Kellie Sara Duffett Carlson, Laurie R. Eccles, Nedko Elenski, Atilla Engin, Nihat Erdogan, Sabiha Erir-Pazarci, Daniel M. Fernandes, Matthew Ferry, Suzanne Freilich, Alin Frînculeasa, Michael L. Galaty, Beatriz Gamarra, Boris Gasparyan, Bisserka Gaydarska, Elif Genç, Timur Gültekin, Serkan Gündüz, Tamás Hajdu, Volker Heyd, Suren Hobosyan, Nelli Hovhannisyan, Iliya Iliev, Lora Iliev, Stanislav Iliev, Ilkay Ivgin, Ivor Jankovic, Lence Jovanova, Panagiotis Karkanas, Berna Kavaz-Kindigili, Esra Hilal Kaya, Denise Keating, Douglas J. Kennett, Seda Deniz Kesici, Anahit Khudaverdyan, Krisztián Kiss, Sinan Kiliç, Paul Klostermann, Sinem Kostak Boca Negra Valdes, Saša Kovacevic, Marta Krenz-Niedbala, Maja Krznaric Škrivanko, Rovena Kurti, Pasko Kuzman, Ann Marie Lawson, Catalin Lazar, Krassimir Leshtakov, Thomas E. Levy, Ioannis Liritzis, Kirsi O. Lorentz, Sylwia Lukasik, Matthew Mah, Swapan Mallick, Kirsten Mandl, Kristine Martirosyan-Olshansky, Roger Matthews, Wendy Matthews, Kathleen McSweeney, Varduhi Melikyan, Adam Micco, Megan Michel, Lidija Milašinovic, Alissa Mittnik, Janet M. Monge, Georgi Nekhrizov, Rebecca Nicholls, Alexey G. Nikitin, Vassil Nikolov, Mario Novak, Iñigo Olalde, Jonas Oppenheimer, Anna Osterholtz, Celal Özdemir, Kadir Toykan Özdogan, Nurettin Öztürk, Nikos Papadimitriou, Niki Papakonstantinou, Anastasia Papathanasiou, Lujana Paraman, Evgeny G. Paskary, Nick Patterson, Ilian Petrakiev, Levon Petrosyan, Vanya Petrova, Anna Philippa-Touchais, Ashot Piliposyan, Nada Pocuca Kuzman, Hrvoje Potrebica, Bianca Preda-Balanica, Zrinka Premužic, T. Douglas Price, Lijun Qiu, Siniša Radovic, Kamal Raeuf Aziz, Petra Rajic Šikanjic, Kamal Rasheed Raheem, Sergei Razumov, Amy Richardson, Jacob Roodenberg, Rudenc Ruka, Victoria Russeva, Mustafa Sahin, Aysegül Sarbak, Emre Savas, Constanze Schattke, Lynne Schepartz , Tayfun Selçuk, Ayla Sevim-Erol, Michel Shamoon-Pour, Henry M. Shephard, Athanasios Sideris, Angela Simalcsik, Hakob Simonyan, Vitalij Sinika, Kendra Sirak, Ghenadie Sirbu, Mario Šlaus, Andrei Soficaru, Bilal Sögüt, Arkadiusz Soltysiak, Çilem Sönmez-Sözer, Maria Stathi, Martin Steskal, Kristin Stewardson, Sharon Stocker, Fadime Suata-Alpaslan, Alexander Suvorov, Anna Szécsényi-Nagy, Tamás Szeniczey, Nikolai Telnov, Strahil Temov, Nadezhda Todorova, Ulsi Tota, Gilles Touchais, Sevi Triantaphyllou, Atila Türker, Marina Ugarkovic, Todor Valchev, Fanica Veljanovska, Zlatko Videvski, Cristian Virag , Anna Wagner, Sam Walsh, Piotr Wlo darczak, J.

DOI: 10.1126/ciencia.abm4247

2. “Una investigación genética sobre la historia antigua y medieval del sur de Europa y el oeste de Asia” por David Reich, et al., 25 de agosto de 2022, Science.

DOI: 10.1126/ciencia.abq0755

3. "El ADN antiguo de Mesopotamia sugiere distintas migraciones del Neolítico Pre-Cerámica y Cerámica a Anatolia" por David Reich, et al., 25 de agosto de 2022, Science.

DOI: 10.1126/ciencia.abq0762

Fuente:

El arco del sur: un vasto estudio genético revela información sobre los patrones de migración y el desarrollo del lenguaje, Universidad de Viena

Crédito de la foto: Lazaridis et al.

- Publicidad -

Más del autor

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad - punto_img

Debe leer

Últimos artículos