11.2 C
Bruselas
Jueves, noviembre 24, 2022

“No cierres los ojos”

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. La publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

petar gramatikov
petar gramatikovhttps://www.europeantimes.news
El Dr. Petar Gramatikov es el editor en jefe y director de The European Times. Es miembro de la Unión de Reporteros Búlgaros. El Dr. Gramatikov tiene más de 20 años de experiencia académica en diferentes instituciones de educación superior en Bulgaria. También examinó conferencias, relacionadas con problemas teóricos relacionados con la aplicación del derecho internacional en el derecho religioso, donde se ha prestado especial atención al marco legal de los Nuevos Movimientos Religiosos, la libertad de religión y autodeterminación, y las relaciones Estado-Iglesia para la pluralidad. -estados étnicos. Además de su experiencia profesional y académica, el Dr. Gramatikov tiene más de 10 años de experiencia en medios donde ocupó un puesto como editor de una revista periódica trimestral de turismo “Club Orpheus” - “ORPHEUS CLUB Wellness” PLC, Plovdiv; Consultora y autora de conferencias religiosas para la rúbrica especializada para personas sordas en la Televisión Nacional de Bulgaria y ha sido acreditada como periodista del periódico público “Help the Needy” de la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza.

Más del autor

El último libro del autor Martin Ralchevski “No cierres los ojos” ya está en el mercado de libros (© editorial “Edelweiss”, 2022; ISBN 978-619-7186-82- 6). El libro es la antítesis de la oración y la forma cristiana de vivir en la actualidad.

Martin Ralchevski nació en Sofía, Bulgaria, el 4 de marzo de 1974. Se graduó en la Universidad de Sofía “St. Kliment Ohridsky” con especialización en Teología y Geografía. Comenzó a escribir tras su regreso de México en 2003, donde había pasado tres meses actuando en el largometraje película Troya, como extra. En este lugar especial y místico, en el pueblo de Cabo San Lucas, California, habló con la gente local y escuchó sus numerosas historias y experiencias únicas. “Allí sentí que quería escribir un libro y contar estas historias místicas hasta ahora inéditas que había escuchado de ellos”, diría. Y así nació su primer libro “Noche sin fin”. En todos sus libros, la esperanza, la fe y el positivismo son temas principales. Poco después, se casó y en los años siguientes se convirtió en padre de tres hijos. “Inevitablemente, desde entonces, he escrito diez libros más”, dice. Todos fueron publicados por las principales editoriales búlgaras y hubo, y sigue habiendo, lectores de culto dedicados y leales. Ralchevski mismo comentó sobre esto: “Es muy probable que esa sea la razón por la que, a lo largo de los años, mis editores, lectores y algunos directores me han alentado a escribir también varios guiones para largometrajes basados ​​en mis novelas. Escuché estas sugerencias y hasta la fecha, además de los libros, también he escrito cinco guiones para largometrajes, que espero pronto se realicen”.

Los libros publicados de Martin Ralchevski hasta la fecha son 'Noche sin fin', 'Espíritu del bosque', 'Semidiosa', '30 libras', 'Fraude', 'Emigrante', 'Anticristo', 'Alma', 'El sentido de la vida', ' Eternidad' y 'No cierres los ojos'. Su último libro siendo extremadamente bien recibido por críticos literarios y lectores. Recibió críticas muy positivas de varias personas involucradas en la literatura, así como numerosos premios y reconocimientos. “Esto me animó a creer que este libro también sería de interés para los lectores estadounidenses. Por eso decidí presentarme a este concurso, para publicar un libro búlgaro en inglés, precisamente con esta novela”, dice Ralchevski.

Sinopsis de la novela “No cierres los ojos” de Martin Ralchevski

Gran parte de la novela se basa en la leyenda poco conocida de la montaña Strandja, que hoy es recordada solo por los ancianos residentes de la zona y por la población local de mayor edad en los pueblos que rodean el mar negro. Cuenta la leyenda que a principios de los años ochenta del siglo pasado, un joven llamado Peter de la ciudad de Ahtopol vivió un terrible drama personal.

Peter es conocido en el pequeño pueblo por su discapacidad intelectual. Sus padres, Ivan y Stanka, tienen que irse a trabajar a Burgas (una gran ciudad cercana) y dejar a su cuidado a su hija Ivana, de diez años. Pedro tenía entonces dieciocho años. Es otoño, pero el clima era cálido para esa época del año, y Peter decide llevar a Ivana al mar a nadar. Van a una playa rocosa remota para evitar ser vistos por nadie. Él se queda dormido en la playa y ella se va al mar. Sin embargo, el clima empeora repentinamente, aparecen grandes olas e Ivana se ahoga.

Cuando sus padres regresan y se enteran de lo sucedido, se llenan de ira. En su ira, Iván (el padre de Peter) lo persigue para intentar matarlo. Peter corre hacia Strandja y se pierde. Se anuncia una cacería humana nacional, aunque nadie puede encontrarlo. Está escondido por un pastor local en las montañas, quien lo cuida brevemente. Después de un tiempo, Peter terminó en el monasterio de Bachkovo. Allí, un año después, aceptó el monje y vivió una estricta vida monástica, oculto a los ojos de la gente, en el sótano del monasterio, repitiendo constantemente entre lágrimas: “Dios, por favor, no tomes en cuenta este pecado contra mí”. Esta es su oración secreta; con lo cual se arrepiente de la muerte de su hermana. Su escondite está dictado por el miedo real de que, si lo atrapan, lo enviarán a prisión. Así, entre llantos, reproches y ayunos, con la ayuda de los monjes mayores, pasa otro año en aislamiento y reclusión. Tras un aviso anónimo, un equipo de Seguridad del Estado llegó al Santo Monasterio y comenzó un registro de todas las instalaciones del monasterio. Peter se ve obligado a huir para evitar ser detectado. Él va hacia el este. Corre de noche y se esconde de día. Así, tras una larga y agotadora expedición, llega de nuevo a la parte más remota y desierta de la montaña Strandja. Allí se instala en un árbol hueco y comienza a llevar una vida ascética, sin dejar de repetir su oración penitencial. De esta manera, se transformó gradualmente de un monje ordinario en un ermitaño, hacedor de milagros.

Sigue un nuevo capítulo, en el que la acción se traslada a Sofía, la capital de Bulgaria. En primer plano tenemos a un joven sacerdote llamado Paul. Tiene una hermana gemela llamada Nikolina que tiene una enfermedad terminal de cáncer de estómago. Nikolina está acostada en casa, con soporte vital. Dado que Pavel y Nikolina son gemelos, la relación entre ellos es extremadamente fuerte. Por lo tanto, Pavel no puede aceptar que la perderá. Reza casi todo el día, sosteniendo la mano de su hermana mientras repite: “¡No cierres los ojos! Tu vivirás. ¡No cierres los ojos!” Sin embargo, las posibilidades de supervivencia de Nikolina disminuyen cada día que pasa.

La acción vuelve a Ahtopol. Allí, en el patio de la casa, están los ancianos padres de Peter: Ivan y Stanka. Durante muchos años, Iván lamenta haber despedido a su hijo y no puede dejar de atormentarse. De repente, un joven llega a ellos y les dice que los cazadores han visto a su hijo Peter en lo profundo de la montaña Strandja. Sus padres están asombrados. Inmediatamente parten en coche hacia la montaña. Stanka siente náuseas por la anticipación. El coche se detiene e Iván continúa solo. Iván llega al área donde Peter fue visto y comienza a gritar: “Hijo…Peter. Muéstrate... Por favor. Y aparece Pedro. El encuentro entre padre e hijo es conmovedor. Iván es un anciano decrépito, tiene 83 años, y Peter está canoso y cansado por su difícil estilo de vida. Tiene 60 años. Peter le dice a su padre: “Después de todo, no te rendiste y finalmente me encontraste. Pero yo... no puedo resucitar a Ivana de entre los muertos. Pedro está destrozado. Se acuesta en el suelo, se cruza de brazos y murmura a su padre: “¡Perdóname! Para todo. ¡Aquí estoy! Mátame." El viejo Iván se arrodilló ante él y se arrepintió. "Que es mi culpa. Debes perdonarme, hijo”, se lamenta. Pedro se levanta. La escena es sublime. Se abrazan y se despiden.

La acción vuelve a Sofía nuevamente. La dolorosa sensación de muerte inminente ya ronda a la enferma Nikolina. El padre Pavel llora y reza sin cesar. Una noche, un amigo cercano de Pavel le cuenta sobre el misterioso monje ermitaño que vive en algún lugar de la montaña Strandja. Pavel piensa que se trata de una leyenda, pero, sin embargo, decide intentar encontrar a este ermitaño de todos modos. Durante este período, su hermana Nikolina descansa. Luego, en su desesperación, Pavel confía su cuerpo sin vida a su madre y se va a la montaña Strandja. En ese momento la madre lo llama con reproche porque él ha dicho esta oración por su hermana durante tanto tiempo, "Por favor, no cierres los ojos", y sin embargo ahora ella está muerta, ¿y ahora qué dirá él? ¿Cómo seguirá orando? Entonces Paul se detiene, llora y responde que no hay poder para detenerlo y que seguirá creyendo que hay esperanza de que ella viva. La madre piensa que su hijo ha perdido la cabeza y comienza a llorarlo. Entonces Pablo piensa en lo que le dijo su madre y comienza a orar así: “No, no me rendiré. Tu vivirás. ¡Por favor, abre los ojos!” Desde ese momento Pablo comenzó a repetir incesantemente en lugar de la oración “No cierres los ojos” su opuesto, a saber: “¡Abre los ojos! ¡Por favor, abre los ojos!”

Con esta nueva oración en la punta de la lengua, y tras considerables dificultades, consigue encontrar al ermitaño en la montaña. El encuentro entre ambos es impactante. Paul se da cuenta primero de Peter y se acerca a él en silencio. El santo varón está arrodillado con las manos levantadas al cielo y entre lágrimas repite: “Dios, por favor, toma en cuenta este pecado contra mí…” Pablo comprende inmediatamente que esta no es una oración adecuada. Porque ninguna persona normal oraría para que le imputen su pecado, sino al contrario, para que le perdonen. Se da a entender al lector que este reemplazo se produjo debido a la deficiencia mental y la ignorancia del ermitaño. Así, su oración original: “Dios, por favor, no tomes en cuenta este pecado contra mí” gradualmente, a lo largo de los años, se convirtió en “Dios, toma en cuenta este pecado contra mí”. Pavel no sabe que el ermitaño es analfabeto y que casi se ha vuelto loco en este lugar desolado e inhóspito. Pero cuando los dos se encuentran cara a cara, Paul se da cuenta de que está frente a un santo. ¡Ignorante, sin educación, mentalmente lento y, sin embargo, un santo! La oración equivocada muestra a Pablo que Dios no mira nuestro rostro, sino nuestro corazón. Pavel llora frente a Peter y le dice que su hermana Nikolina había muerto ese mismo día y que había venido desde Sofía para pedir sus oraciones. Entonces, para horror de Pablo, Pedro dice que no tiene sentido orar porque Dios no escuchará sus peticiones. Sin embargo, Paul no se rinde, sino que le sigue rogando, a pesar de todo, que ore por su hermana fallecida para que vuelva a la vida. Pero Peter se mantiene firme. Finalmente, en su angustia e impotencia, Pablo le jura así: “¡Si tuvieras una hermana que amara como yo amo a mi hermana y pudiera traerla del otro mundo, me entenderías y me ayudarías!”. Estas palabras sacuden a Pedro. Recuerda la muerte de su hermana pequeña Ivana y comprende que Dios, a través de este encuentro, después de tantos años de arrepentimiento, está tratando finalmente de exonerarlo. Entonces Pedro cae de rodillas y clama a Dios que haga un milagro y traiga de vuelta el alma de la hermana de Pablo al mundo de los vivos. Esto sucede alrededor de las cuatro y media de la tarde. Pavel le agradece y deja la montaña Strandja.

En el camino a Sofía, el padre Pavel no pudo comunicarse con su madre porque la batería de su teléfono se había agotado y él, en su prisa, olvidó llevar un cargador. Llega a Sofía en las primeras horas del día siguiente. Cuando llega a casa con Sofía, está callado, pero también está tan agotado que se derrumba en el pasillo y no tiene ganas de entrar en la habitación de su hermana. Finalmente, se asusta, entra y encuentra la cama de Nikolina vacía. Entonces empieza a llorar. Poco después, la puerta se abre y su madre entra y se une a él en la habitación. Se sorprende porque pensó que estaba solo en el apartamento. “Después de que tu hermana murió y te fuiste”, le dice su madre, temblando, “llamé al 911. Vino un médico y determinó la muerte y redactó el certificado de defunción. Sin embargo, no la dejé y seguí sosteniendo su mano como si todavía estuviera viva. No respiraba y sabía que lo que estaba haciendo era una locura, pero me quedé a su lado. Le estaba diciendo que la amo y que tú también la amas. Eran poco después de las cuatro y media cuando sentí como si alguien me estuviera diciendo que la recogiera. Obedecí y la levanté levemente, y ella... ella... ¡abrió los ojos! ¿Lo entiendes? ¡Había muerto, el médico lo había confirmado, pero volvió a la vida!”.

Pavel no puede creerlo. Él pregunta dónde está Nikolina. Su madre le dice que está en la cocina. Pavel irrumpe en la cocina y ve a Nikolina sentada frente a la mesa tomando té.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad - punto_img

Debe leer

Últimos artículos