9.1 C
Bruselas
Viernes 3 de febrero de 2023

La extraordinaria historia del bidón de 20 litros

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. La publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

Gastón de Persigny
Gastón de Persigny
Gaston de Persigny - Reportero en The European Times News

Se suponía que conquistaría Europa para los nazis, pero terminó conquistando el mundo entero.

Probablemente, cada uno de nosotros haya visto un bidón normal de 20 litros como combustible. Pero, ¿sabías que este práctico invento se creó incluso antes de la Segunda Guerra Mundial, en la que desempeñó un papel importante?

En la década de 1930, se hizo cada vez más claro en Europa que se avecinaba un nuevo conflicto militar, para el cual los países tenían que prepararse adecuadamente. Alemania está planeando una nueva estrategia para evitar que se repitan los horrores de la guerra de trincheras en la Primera Guerra Mundial. El énfasis se pone en los vehículos blindados y su rápido movimiento, que, sin embargo, representa una carga importante para la logística.

La maquinaria pesada debe reabastecerse de combustible con regularidad, lo que sigue siendo un gran desafío para el suministro. Y los tanques son fáciles de reconocer y bastante vulnerables. Por lo tanto, a mediados de la década de 1930, los alemanes comenzaron a buscar un nuevo contenedor (caja, tubo) para combustible que fuera fácil de transportar, duradero, lo más liviano posible, fácil de manejar y fácil de almacenar. Las cajas triangulares utilizadas hasta entonces no eran las más prácticas.

Varias empresas participan en el proceso de licitación con varias propuestas que son probadas por las autoridades alemanas en términos de practicidad, durabilidad, etc. El resultado de las pruebas y diversas modificaciones fue la lata de 20 litros Wehrmacht-Einheitskanister de 1937, desarrollada por Vincens Grünfogel: ingeniero senior de la empresa alemana Müller. Su caja está pensada hasta el más mínimo detalle, lo que lo confirma el hecho de que prácticamente todavía se produce a día de hoy sin grandes modificaciones. Fue aún más aceptado por todos los aliados durante la guerra.

¿Por qué el Wehrmacht-Einheitskanister un contenedor tan especial? En primer lugar, por la propia forma, que permite almacenar una gran cantidad de cajas una al lado de otra y una encima de otra. También es posible simplemente colocar el tubo en el vehículo o en la cabina. Sin embargo, la construcción también está bien pensada.

La caja está formada por dos partes que deben soldarse. Al mismo tiempo, la costura de soldadura está por debajo del nivel de las paredes laterales, por lo que no es susceptible de sufrir daños en caso de impacto. El mango también es simplemente brillante, en realidad consta de tres mangos. La idea: un soldado puede llevar fácilmente dos latas llenas (una en cada mano) o cuatro vacías (dos en cada mano). Y si las fuerzas se agotan, dos soldados pueden transportar cómodamente un tubo.

Las tres asas también facilitan el paso de una mano a otra durante el transporte/manipulación. Al mismo tiempo, el ejército ya tiene altos requisitos para la facilidad de uso. Además, cuando la caja no se llena en exceso, queda una bolsa de aire, gracias a la cual incluso flota.

3a81554eced95772b1d7d0c463d94f61 7971580 - La extraordinaria historia del bidón de 20 litros

La velocidad con la que se puede llenar y vaciar el contenedor también es importante para los militares. Por lo tanto, el Wehrmacht-Einheitskanister recibió un cuello ancho, que además estaba equipado con un tubo delgado en la parte superior, que proporcionaba suministro de aire y, por lo tanto, el vertido se volvió suave. Además, la tapa se puede utilizar para un vertido relativamente preciso sin necesidad de utilizar un embudo.

Su bien pensado cierre de palanca permite abrir/cerrar con una sola mano y sin necesidad de herramientas. Gracias al precinto no sale nada de la caja y se puede utilizar repetidamente. El interior está recubierto de goma, lo que permite transportar agua potable y también evita la corrosión interna.

En 1939, durante los preparativos para la guerra, el ejército ya tenía miles de contenedores listos para usar. Las partes motorizadas que están equipadas con ellos también reciben una manguera de goma. Esto debería permitir obtener combustible, por ejemplo, de automóviles estacionados u otras fuentes disponibles.

Esto fue especialmente cierto para los soldados británicos que entraron en contacto con los tubos alemanes por primera vez durante el esfuerzo por defender Noruega. Sin embargo, la ventaja de las cajas alemanas sobre las británicas quedó plenamente demostrada durante las hostilidades en el norte de África.

Al comienzo de la guerra, los británicos utilizaron contenedores metálicos de 2 galones imperiales (aproximadamente 9.1 litros) y 4 galones imperiales (aproximadamente 18 litros) para transportar combustible. El más pequeño es bastante fuerte pero caro de fabricar. Por lo tanto, el contenedor de 4 galones se usa mucho, pero tiene una serie de problemas. es frágil

Estos contenedores están hechos de una aleación de estaño relativamente delgada y tienen uniones engarzadas o soldadas. Pero son estas uniones las que a menudo se agrietan y tienen fugas durante el transporte, lo que genera grandes pérdidas de combustible. Esto es especialmente peligroso cuando se conduce por carreteras en mal estado en el norte de África, donde los contenedores de envío a menudo pierden gran parte de su contenido.

También existe el problema de transportar un gran número de estos contenedores. Si no se utilizan cajas de madera, sino que se apilan directamente una encima de la otra, las cajas de arriba pueden dañar las de abajo. Los aliados perdieron así una gran cantidad de combustible, pero las fugas en los automóviles también podrían provocar incendios y causar la explosión de al menos un barco de transporte. También existe el problema de la expansión del combustible en el calor extremo de África, lo que nuevamente provoca fallas y fugas en la caja.

Además, el tubo solo tiene un asa pequeña, lo que complica el transporte y requiere el uso de un embudo de vertido. Además, la construcción frágil significa que la caja no es adecuada para un uso repetido. Así, los británicos apreciaron rápidamente la ventaja de las cajas alemanas y comenzaron a utilizarlas a gran escala.

d67cf73ec9ffde80e75e0cd073d98a73 7971578 - La extraordinaria historia del bidón de 20 litros

En los últimos años de la guerra, los aliados finalmente comenzaron su propia producción, lo que se vio facilitado en gran medida por el hecho de que también recibieron las especificaciones técnicas de los contenedores alemanes. La importancia de las cajas alemanas también fue comentada por el presidente estadounidense Franklin Roosevelt, según el cual habría sido imposible atravesar Francia a la velocidad del rayo sin estos contenedores.

Durante la guerra, el diseño de las cajas alemanas también fue copiado por los rusos, quienes más tarde lo adoptaron como su estándar. El Jerrycan germano-británico también se convirtió en un estándar para los ejércitos de los países de la OTAN.

En 1970, el diseñador finlandés Eero Rislakki diseñó el bidón de plástico, que es más ligero que el original y aún lo suficientemente resistente. Posteriormente, la tuba fue adoptada por el ejército finlandés y puesta a disposición del público. Hoy en día se siguen utilizando latas grandes de 20 litros, pero resultan más prácticas las de plástico más ligeras y compactas y de menor volumen.

- Publicidad -

Más del autor

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad - punto_img

Debe leer

Últimos artículos