8.8 C
Bruselas
Jueves 29 de febrero de 2024
Asia“Oligarquía rusa” o no, es posible que la UE todavía esté detrás de usted siguiendo al “líder...

Sea “oligarca ruso” o no, es posible que la UE aún le persiga tras su cambio de marca como “empresario líder”

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

Gastón de Persigny
Gastón de Persigny
Gaston de Persigny - Reportero en The European Times Noticias

Tras su invasión a gran escala de Ucrania en febrero de 2022, Rusia ha sido objeto de posiblemente las sanciones más completas y severas jamás impuestas a cualquier nación. La Unión Europea, que alguna vez fue el mayor socio comercial de Rusia, abrió el camino con la asombrosa cifra de once paquetes de sanciones en los últimos 20 meses, que abarcan una amplia gama de personas, instituciones y entidades estatales, empresas privadas y sectores enteros de la economía. Si bien eran moralmente comprensibles y políticamente prudentes, era inevitable que sanciones tan amplias surgieran cada vez más como un caso de daño colateral.

Obviamente, en parte se debe a la naturaleza misma de la Unión Europea, que necesita alcanzar el consenso de todos sus miembros, que a menudo tienen opiniones políticas e intereses económicos contradictorios respecto de Rusia y Ucrania, pero el uso deliberado de términos vagos y El lenguaje confuso también ha sido evidente y en ningún caso más que en el uso de la palabra “oligarca”. Mencionados excesivamente en la prensa occidental desde finales de los años 1990, los oligarcas llegaron a simbolizar el poder y los excesos de la nueva clase de empresarios ultrarricos que hicieron fortuna en las turbias aguas de la Rusia postsoviética, a menudo a través de su conexión con el Kremlin.

Una palabra mal definida incluso en su apogeo en la década de 2000, “oligarca” fue, sin embargo, adoptada por los responsables políticos de la UE como el término general para designar a cualquier persona, desde un multimillonario en la lista de Forbes hasta altos directivos y miembros de juntas directivas de empresas de diversos sectores. muchos de ellos sin conexión con el Kremlin y sin influencia política. A veces ni siquiera se podía ver ninguna diferencia entre los altos directivos rusos designados y los altos directivos extranjeros no designados que trabajaban para las principales empresas presentadas en Rusia. No hace falta decir que esto dejó a la UE en un terreno legalmente inestable: si estás en la lista porque eres un “oligarca”, pero ese mismo término es evasivo y subjetivo, lo que destruye la lógica de imponer sanciones y hace que sea más fácil desafiarlas con éxito. En la corte.

A la UE le tomó más de un año darse cuenta de eso y ahora ha dejado de usar la palabra “oligarca” como justificación para las sanciones contra empresas rusas, confiando en cambio en algo que llama “un empresario líder”. Si bien el término no está cargado y no tiene connotaciones negativas preconcebidas, en última instancia es tan vago y sin sentido como un “oligarca”. Sin mencionar el hecho de que no está del todo claro por qué alguien debería ser sancionado por ser un “empresario líder”, independientemente de su influencia real en la economía rusa o la toma de decisiones del Kremlin. Por ejemplo, la UE impuso sanciones a casi todos los empresarios y altos ejecutivos que se reunieron con el presidente Vladimir Putin el 24 de febrero de 2022, a raíz de la invasión rusa de Ucrania. Nadie sabe cómo la participación en esa reunión significa la aceptación total de las políticas del Kremlin en Ucrania o la capacidad de influir en las decisiones de Putin. En particular, gran parte del razonamiento para las designaciones no refleja la capacidad de una persona para influir en las políticas del gobierno ruso.

Además, se puede argumentar que, tras las políticas de Vladimir Putin de dejar de lado a los oligarcas multimillonarios de primera generación como Mikhail Khodorkovsky o Boris Berezovsky, no hay oligarcas en el sentido correcto de la palabra (es decir, hombres de negocios con influencia política desproporcionada, que a veces supera la de el gobierno) se fue a Rusia. Los principales empresarios de hoy son o bien antiguos oligarcas que conservaron el capital obtenido en los años 1990, magnates vinculados al Estado, o una nueva generación de empresarios y directores ejecutivos con orientación occidental que, a diferencia de la generación anterior, no ganaron dinero tras la controvertida privatización de antigua industria soviética y no dependen de contratos ni conexiones estatales.

En octubre, Marco-Advisory, una importante consultora estratégica de negocios centrada en la economía euroasiática, publicó un informe titulado “Relaciones entre empresas y gobierno en Rusia: por qué algunos oligarcas son sancionados y otros no”. Si bien elogió la reciente decisión de la UE de ser más precisa en su redacción, el informe aún señaló que "el enfoque actual de las sanciones se basa en una mala comprensión de cómo las empresas y el gobierno se relacionan entre sí en Rusia".

Sugerir, como parece estar haciendo la UE, que ser “un empresario destacado” equivale a la capacidad de influir en el gobierno ruso para que tergiverse groseramente su papel y su impacto real. Esto es doblemente válido para los directores ejecutivos de empresas privadas rusas como Dmitry Konov de la compañía petroquímica Sibur, Alexander Shulgin del gigante del comercio electrónico Ozon y Vladimir Rashevsky del fabricante de fertilizantes Eurochem, quienes fueron sancionados por representar a sus corporaciones en reuniones con el presidente Putin. Posteriormente renunciaron a sus funciones para reducir el riesgo para sus empresas. Si bien Shulgin, junto con los multimillonarios Grigory Berezkin y Farkhad Akhmedov, fueron retirados de la lista de sanciones de la UE el 15 de septiembre, esa decisión está pendiente para muchos otros que fueron sancionados por motivos similares y sin tener en cuenta sus roles reales o el hecho de que ellos, como Konov de Sibur, han dimitido precisamente a causa de las sanciones que se les impusieron. 

Como lo expresó Marco-Advisory, hay un grupo muy amplio de empresarios “que han sido sancionados simplemente por ser conocidos en los medios occidentales o porque están en listas de ricos, ya que sus empresas realizaron OPI en el Reino Unido o Estados Unidos o por otras razones, sin tener ningún tipo de relación de beneficio mutuo con el gobierno ruso”. En última instancia, parece haber pocos fundamentos legales o incluso lógicos para mantenerlos sancionados.

Dado el enfoque burocrático y de base amplia para imponer sanciones, no es de extrañar que hayan hecho poco para acercarse a su objetivo declarado: cambiar el rumbo de Rusia respecto a Ucrania. En todo caso, sólo han hecho que el Kremlin esté más decidido, al tiempo que lo han obligado a desviar sus exportaciones y flujos financieros hacia países amigos como los BRIC, China e India, algo que puede ser imposible de revertir en detrimento tanto de Rusia como de Europa. , cuyas relaciones ahora están a punto de seguir envenenadas durante los próximos años, incluso suponiendo que la crisis de Ucrania se resuelva por completo.

Aún más, las sanciones parecen tener el efecto opuesto al previsto por los políticos occidentales, incluso sobre los oligarcas de primera generación, como el multimillonario del Grupo Alfa, Mikhail Fridman. Fridman, cuyo patrimonio neto según Forbes asciende a 12.6 millones de dólares, lo que le convierte en el novenoth persona más rica, se vio obligado en octubre a regresar a Moscú desde su casa en Londres. En una entrevista reciente con Bloomberg News, el multimillonario dijo que esencialmente se había visto “exprimido” por restricciones excesivas que le hacían imposible abandonar la vida a la que estaba acostumbrado e incluso calificó sus vastos proyectos de inversión en el Reino Unido a lo largo de los años como “un error colosal”.

Al deshacerse de los “oligarcas” de su lista de sanciones, los responsables de la toma de decisiones de la UE parecen estar avanzando en la dirección correcta. Aún está por verse si se trata simplemente de un cambio de marca o de una señal de un replanteamiento más ambicioso de las políticas de sanciones de Europa. Después de todo, como nos enseña la historia de las sanciones económicas, son mucho más fáciles de imponer que de levantar.

- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -punto_img
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -