14.8 C
Bruselas
Viernes, 24 de mayo de 2024
ReligiónCristianismola pesca maravillosa

la pesca maravillosa

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

Autor Invitado
Autor Invitado
El autor invitado publica artículos de colaboradores de todo el mundo.

By Prof. AP Lopukhin, Interpretación de las Sagradas Escrituras del Nuevo Testamento

Capítulo 5. 1.-11. La convocatoria de Simón. 12-26. La curación de la lepra y la debilidad. 27-39. La fiesta del recaudador de impuestos Leví.

Lucas 5:1. Una vez, cuando el pueblo se apretujaba contra él para escuchar la palabra de Dios, y él estaba junto al lago de Genesaret,

Durante la predicación de Cristo, cuando se encontraba en la misma orilla del lago de Genesaret (cf. Mt 4), el pueblo comenzó a presionarlo de tal manera que le resultó difícil permanecer en la orilla por más tiempo (cf. (Mateo 18:4; Marcos 18:1).

Lucas 5:2. vio dos barcos parados junto al lago; y los pescadores que salían de ellos estaban hundiendo las redes.

“Las redes flotaron”. El evangelista Lucas presta atención sólo a esta actividad, los otros evangelistas también hablan de remendar las redes (Marcos 1:19) o sólo de echarlas (Mateo 4:18). Era necesario derretir las redes para liberarlas de las conchas y la arena que se les metían.

Lucas 5:3. Entrando en una de las naves de Simón, le pidió que se alejara un poco de la orilla, y sentándose, enseñaba a la gente desde la nave.

Simón era ya discípulo de Cristo (cf. Juan 1 ss.), pero no fue llamado, como los demás apóstoles, a un seguimiento constante de Cristo y continuó dedicándose a la pesca.

Para el lugar donde Cristo estaba en la barca durante el sermón, cf. Marcos 4:1.

El Señor sugirió a Simón que nadara más hasta un lugar profundo y allí echara sus redes para pescar. Se utilizó la palabra "pidió" en lugar de "ordenó" (Evthymius Zigaben).

Lucas 5:4. Y cuando terminó de hablar, dijo Simón: Nadad mar adentro y echad vuestras redes para pescar.

Lucas 5:5. Simón le respondió y dijo: Maestro, hemos estado trabajando toda la noche y no hemos pescado nada; pero por tu palabra echaré la red.

Simón, dirigiéndose al Señor como “Maestro” (ἐπιστάτα! – en lugar de la dirección frecuentemente utilizada por los otros evangelistas “rabinos”), respondió que difícilmente se podía esperar una captura, después de que él y sus compañeros lo habían intentado incluso de noche, en el mejores horas para pescar, pero aun así no pescaron nada. Pero aún así, según la fe en la palabra de Cristo, que, como sabía Simón, tenía un poder milagroso, hizo la voluntad de Cristo y recibió como recompensa una gran pesca.

“Nos maravillamos de la fe de Pedro, que desesperado de lo viejo y creyó en lo nuevo. “En tu palabra echaré la red”. ¿Por qué dice “conforme a tu palabra”? Porque “por tu palabra” “fueron hechos los cielos”, y fue fundada la tierra, y se dividió el mar (Sal. 32:6, Sal. 101:26), y el hombre fue coronado con sus flores, y todo fue hecho según Tu palabra, como dice Pablo, “reteniendo todo por su poderosa palabra” (Heb. 1:3)” (San Juan Crisóstomo).

Lucas 5:6. Habiendo hecho esto, pescaron una gran cantidad de peces y se rompió la red.

Lucas 5:7. E hicieron señas a los compañeros que estaban en otra nave para que acudieran en su ayuda; y vinieron, y llenaron tanto las dos naves que se hundirían.

Fue tanta esta pesca, que las redes empezaron a romperse en algunos lugares, y Simón junto con los compañeros comenzaron a dar señales con las manos a los pescadores que permanecían en la otra barca en la misma orilla, para que acudieran pronto en su auxilio. No fue necesario que gritaran por lo lejana que estaba la barca de Simón de la orilla. Y sus compañeros (τοῖς μετόχοις) parecen haber estado siguiendo la barca de Simón todo el tiempo, porque habían oído lo que Cristo le había dicho.

“¡Da una señal, no un grito, y estos son marineros que no hacen nada sin gritos y ruido! ¿Por qué? Porque la pesca milagrosa los privó de la lengua. Como testigos oculares del misterio divino que había tenido lugar ante ellos, no podían gritar, sólo podían llamar con señas. Los pescadores que venían de la otra barca, en la que estaban Jacob y Juan, comenzaron a recoger los peces, pero por más que recogían, entraban nuevos en las redes. Los peces parecían competir para ver quién sería el primero en cumplir el mandato del Señor: los pequeños adelantaron a los grandes, los medianos se adelantaron a los grandes, los grandes saltaron por encima de los más pequeños; No esperaron a que los pescadores los atraparan con las manos, sino que ellos mismos saltaron al bote. El movimiento en el fondo del mar se detuvo: ninguno de los peces quería quedarse allí, porque sabían quién decía: “Que el agua produzca reptiles, almas vivientes” (Gén. 1)” (San Juan Crisóstomo).

Lucas 5:8. Al ver esto, Simón Pedro cayó ante las rodillas de Jesús y dijo: apártate de mí, Señor, porque soy un hombre pecador.

Lucas 5:9. Porque el terror se apoderó de él y de todos los que con él estaban, a causa de la pesca que habían pescado,

Tanto Simón como los demás que estaban allí quedaron sumamente asustados, y Simón incluso comenzó a pedirle al Señor que bajara de la barca, pues sentía que su pecaminosidad podía sufrir por la santidad de Cristo (cf. Lucas 1, 12: 2; 9 Reyes 3:17).

“De esa captura” – más precisamente: “de la captura que tomaron” (en la traducción rusa es inexacto: “atrapados por ellos”). Este milagro sorprendió particularmente a Simón, no porque no hubiera visto antes los milagros de Cristo, sino porque se hizo según alguna intención especial del Señor, sin ninguna petición por parte de Simón. Comprendió que el Señor quería darle alguna comisión especial, y el miedo al futuro desconocido llenó su alma.

Lucas 5:10. así también Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Y Jesús dijo a Simón: No temas; A partir de ahora cazarás humanos.

Lucas 5:11. Y habiendo llevado las naves a tierra, lo dejaron todo y le siguieron.

El Señor tranquiliza a Simón y le revela el propósito que tenía al enviarle milagrosamente a Simón la pesca más rica. Esta fue una acción simbólica mediante la cual se le mostró a Simón el éxito que tendría cuando comenzara a convertir a muchas personas a Cristo a través de su predicación. Obviamente, el evangelista presenta aquí aquel gran acontecimiento que ocurrió principalmente gracias a la predicación del apóstol Pedro el día de Pentecostés, es decir, la conversión de tres mil personas a Cristo (Hechos 2).

“Lo dejaron todo”. Aunque el Señor se dirigió sólo a Simón, parece que los demás discípulos del Señor comprendieron que había llegado el momento de que todos dejaran sus estudios e fueran con su Maestro. Después de todo, este aún no era el llamado de los discípulos al ministerio apostólico que siguió (Lucas 6:13ss).

La crítica negativa afirma que en los dos primeros evangelistas no se dice nada sobre la pesca milagrosa, de lo que se deduce que el evangelista Lucas fusionó aquí en el tiempo dos acontecimientos completamente diferentes en uno solo: la llamada de los discípulos a ser pescadores de hombres. (Mat. 4:18-22) y la pesca milagrosa después de la resurrección de Cristo (Juan 21). Pero la pesca milagrosa del Evangelio de Juan y la pesca milagrosa del Evangelio de Lucas tienen un significado completamente diferente. El primero habla de la restauración del apóstol Pedro en su ministerio apostólico, y el segundo – aún de la preparación para este ministerio: aquí aparece en Pedro el pensamiento de esa gran obra a la que el Señor lo llama. Por tanto, no hay duda de que lo que aquí se describe no es en absoluto la captura relatada por el evangelista Juan. Pero entonces ¿cómo podemos reconciliar a los dos primeros evangelistas con el tercero? ¿Por qué los dos primeros evangelistas no dicen nada sobre la pesca? Algunos intérpretes, conscientes de su impotencia para resolver esta cuestión, afirman que el evangelista Lucas no se refiere en absoluto a esta llamada, de la que hablan los dos primeros evangelistas. Pero todo el contexto del acontecimiento no permite pensar que pueda repetirse y que el evangelista Lucas no se refería a este momento de la historia evangélica que los evangelistas Mateo y Marcos tenían en mente. Por lo tanto, es mejor decir que los dos primeros evangelistas no dieron a esta pesca simbólica un significado tan importante como el del evangelista Lucas. De hecho, para el evangelista Lucas, que describe en el libro de los Hechos la predicación del apóstol Pedro y, aparentemente, durante mucho tiempo interesado en todo lo que tenía que ver con este apóstol, le parecía demasiado importante notar en el Evangelio este presagio simbólico. de los éxitos de la obra futura del apóstol Pedro, que está contenida en el relato de la pesca milagrosa.

Lucas 5:12. Estando Jesús en una ciudad, vino un hombre que estaba lleno de lepra, y al ver a Jesús, se postró sobre su rostro y le suplicó y le dijo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.

Lucas 5:13. Jesús extendió la mano, lo tocó y dijo: ¡Quiero ser limpio! Y al momento la lepra lo abandonó.

“lo tocó”. Según Blaz. Teofilacto, Dios lo “tocó” no sin razón. Pero como según la ley quien toca a un leproso es considerado inmundo, lo toca, queriendo mostrar que no tiene necesidad de observar tan mezquinos preceptos de la ley, sino que él mismo es el Señor de la ley, y que el Los limpios no son en absoluto contaminados por los aparentemente impuros, sino que es la lepra del alma la que contamina. El Señor lo toca con este propósito y al mismo tiempo para mostrar que Su santa carne tiene el poder Divino de purificar y dar vida, como verdadera carne de Dios Verbo.

“Quiero, límpiate”. A su fe llega la respuesta infinitamente misericordiosa: “Seré limpio”. Todos los milagros de Cristo son revelaciones al mismo tiempo. Cuando las circunstancias del caso lo requieren, a veces no responde inmediatamente a la petición del que sufre. Pero nunca hubo un solo caso en el que Él dudó ni siquiera por un momento cuando un leproso clamó a Él. La lepra era considerada una señal de pecado, y Cristo quería enseñarnos que la oración sincera del pecador pidiendo limpieza siempre recibe pronto respuesta. Cuando David, prototipo de todo verdadero penitente, gritó con verdadera contrición: “He pecado contra el Señor”, el profeta Natán le trajo inmediatamente el evangelio misericordioso de Dios: “El Señor ha quitado tu pecado; no morirás” (2 Reyes 12:13). El Salvador se acerca y toca al leproso, y éste queda inmediatamente limpio.

Lucas 5:14. Y le ordenó que no llamara a nadie, sino que ve, muéstrate al sacerdote y ofrece por tu purificación, como Moisés mandó, para testimonio ante ellos.

(Cf. Mateo 8:2–4; Marcos 1:40–44).

El evangelista Lucas sigue aquí más de cerca a Marcos.

Cristo prohíbe a los curados contar lo sucedido, porque tocar a los leprosos, lo que está prohibido por la ley, podría provocar nuevamente una tormenta de indignación por parte de los legalistas desalmados, para quienes la letra muerta de la ley es más cara que la humanidad. En cambio, la persona sanada tenía que ir y presentarse a los sacerdotes, traer el regalo prescrito y recibir un certificado oficial de su limpieza. Pero el hombre sanado se alegró demasiado de su felicidad como para esconderla en su corazón, y no guardó el voto de silencio, sino que dio a conocer su curación en todas partes. Sin embargo, Lucas guarda silencio sobre la desobediencia del evangelista leproso (cf. Marcos 1).

Lucas 5:15. Pero la noticia acerca de Él se extendió aún más, y una gran multitud de personas acudió en masa para escucharlo y orarle por sus enfermedades.

“Aún más”, es decir. en mayor medida que antes (μᾶλλον). La prohibición, dice, sólo animó a la gente a difundir aún más el rumor sobre el Hacedor de Milagros.

Lucas 5:16. Y fue a lugares solitarios y oró.

"Y necesitamos, si hemos logrado algo, huir para que la gente no nos elogie y rezar para que el regalo se conserve en nuestro país". (Evthymius Zygaben).

Lucas 5:17. Un día, mientras enseñaba, y estaban sentados allí los fariseos y maestros de la ley, de todas las aldeas de Galilea, de Judea y de Jerusalén, y tenía poder del Señor para sanarlos,

El evangelista Lucas hace algunas adiciones a la narrativa de los otros evangelistas.

“Un día”, es decir, en uno de esos días, precisamente durante el camino emprendido por el Señor (cf. Lc 4ss.).

“Maestros de la ley” (cf. Mateo 22:35).

“de todos los pueblos” es una expresión hiperbólica. Los motivos de la venida de los fariseos y maestros de la ley podrían haber sido muy diversos, pero, por supuesto, prevaleció entre ellos una actitud hostil hacia Cristo.

“Poder de Dios”, es decir, el poder de Dios. Donde llama a Cristo Señor, el evangelista Lucas escribe la palabra κύριος articulada (ὁ κύριος), y aquí se pone κυρίου – inarticulada.

Lucas 5:18. he aquí, algunos trajeron en una cama a un hombre débil, y trataban de introducirlo y acostarlo delante de él;

(Cf. Mateo 9:2–8; Marcos 2:3–12).

Lucas 5:19. y como no encontraban por dónde meterlo, a causa de la prisa, subieron a lo alto de la casa y por el techo lo bajaron con la estera en medio delante de Jesús.

“A través del techo”, es decir, a través de la losa (διὰ τῶν κεράμων) que se colocó para el techo de la casa. En un lugar descubrieron la placa. (En Marcos 2:4, se representa que el techo necesita ser “atravesado”).

Lucas 5:20. Y él, viendo la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados.

“Le dijo: hombre, estás perdonado…” – Cristo llama al débil no “niño”, como en otros casos (por ejemplo, Mateo 9:2), sino simplemente “hombre”, probablemente refiriéndose a su anterior pecado. vida.

Blaz. Teofilacto escribe: “Primero cura la enfermedad mental, diciendo: 'Tus pecados te son perdonados', para que sepamos que muchas enfermedades son causadas por los pecados; luego curó también enfermedades del cuerpo, viendo la fe de los que lo traían. Porque muchas veces por la fe de unos salva a otros”.

Lucas 5:21. Los escribas y fariseos comenzaron a reflexionar y decían: ¿quién es el que blasfema? ¿Quién puede perdonar los pecados sino sólo Dios?

Lucas 5:22. Jesús, entendiendo sus pensamientos, les respondió y dijo: ¿Qué estáis pensando en vuestro corazón?

“Cuando entiendas, piensa en ellos”. Algunos críticos señalan aquí una contradicción del evangelista Lucas consigo mismo: por un lado, acaba de decir lo que los escribas discutían entre ellos en público, para que Cristo pudiera escuchar sus conversaciones, y luego afirma que Cristo penetró en sus pensamientos. , que guardaban dentro de sí, como observa el evangelista Marcos. Pero aquí realmente no hay ninguna contradicción. Cristo pudo haber escuchado la conversación de los escribas entre ellos (Lucas guarda silencio al respecto), pero al mismo tiempo penetró con su pensamiento en los pensamientos secretos que ocultaban. Por tanto, según el evangelista Lucas, no dijeron en voz alta todo lo que pensaban.

Lucas 5:23. ¿Cuál es más fácil? Decir: ¿son perdonados tus pecados? o debería decir: levántate y camina?

“Por eso dice: “¿Qué os parece más conveniente, el perdón de los pecados o la restauración de la salud del cuerpo? Quizás en tu opinión el perdón de los pecados te parezca más conveniente como algo invisible e intangible, aunque más difícil, y la curación del cuerpo te parezca más difícil como algo visible, aunque esencialmente más cómodo”. (Blaz. Teofilacto)

Lucas 5:24. Pero para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene poder en la tierra para perdonar los pecados (dice a los débiles): Yo os digo: levántate, toma tu camilla y vete a casa.

Lucas 5:25. Y se levantó inmediatamente delante de ellos, tomó la camilla en que estaba acostado y se fue a su casa alabando a Dios.

Lucas 5:26. Y el terror se apoderó de todos ellos, y glorificaron a Dios; y llenos de temor, dijeron: Hoy hemos visto cosas maravillosas.

La impresión que este milagro causó en el pueblo (versículo 26), según el evangelista Lucas, fue más fuerte de lo que lo describieron Mateo y Marcos.

Lucas 5:27. Después de eso, Jesús salió y vio a un recaudador de impuestos llamado Leví, que estaba sentado en la aduana, y le dijo: Sígueme.

La convocatoria del publicano Leví y la fiesta organizada por él, la describe el evangelista Lucas según Marcos (Marcos 2-13; cf. Mateo 22-9), complementando sólo ocasionalmente su relato.

“Salió” – de la ciudad.

“Vio” – más correctamente: “comenzó a mirar, a observar” (ἐθεάσατο).

Lucas 5:28. Y él, dejándolo todo, se levantó y le siguió.

“Habiendo dejado todo”, es decir, ¡tu oficina y todo lo que hay en ella!

“fue tras” – más precisamente: “siguió” (mínimo tiempo imperfecto del verbo ἠκολούει según las mejores lecturas significa seguimiento constante de Cristo)

Lucas 5:29. Y Leví le preparó un gran banquete en casa; y había muchos publicanos y otras personas sentadas a la mesa con ellos.

“Y otros que se sentaron a la mesa con ellos”. Así, el evangelista Lucas sustituye la expresión de Marcos “pecadores” (Marcos 2). Sobre el hecho de que había “pecadores” en la mesa, dice en el versículo 15.

Lucas 5:30. Y los escribas y fariseos murmuraban y decían a sus discípulos: ¿Por qué coméis y bebéis con publicanos y pecadores?

Lucas 5:31. Y Jesús les respondió y dijo: Los sanos no necesitan médico, sino los enfermos;

Lucas 5:32. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.

Lucas 5:33. Y le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan muchas veces ayunan y oran, como los fariseos, pero los tuyos comen y beben?

“Por qué los discípulos de Juan…”. El evangelista Lucas no menciona que los propios discípulos de Juan se dirigieron a Cristo con preguntas (cf. Mateo y Marcos). Esto se explica por el hecho de que acorta en una sola escena este cuadro, que los dos primeros evangelistas dividieron en dos escenas. Por qué los discípulos de Juan se encontraron esta vez junto con los fariseos se explica por la similitud en sus prácticas religiosas. De hecho, el espíritu farisaico de ayuno y oración era completamente diferente al de los discípulos de Juan, quienes al mismo tiempo denunciaban bastante a los fariseos (Mt. 3). Las oraciones que hacían los discípulos de Juan –sólo el evangelista Lucas las menciona– probablemente se realizaban en diferentes momentos del día, la llamada “shma” judía (cf. Mt 6).

Lucas 5:34. Él les dijo: ¿Podéis hacer que el novio ayune cuando el novio está con ellos?

“Y ahora digamos brevemente que los “hijos del matrimonio” (los novios) se llaman apóstoles. La venida del Señor se asemeja a una boda porque Él ha tomado a la Iglesia como Su esposa. Por tanto, ahora los apóstoles no deben ayunar. Los discípulos de Juan debían ayunar porque su maestro practicaba la virtud a través del trabajo y la enfermedad. Porque está dicho: “Juan vino, sin comer ni beber” (Mateo 11:18). Pero Mis discípulos, ya que están conmigo – la Palabra de Dios, ahora no necesitan el beneficio del ayuno, porque es precisamente de esto (de permanecer conmigo) que son enriquecidos y protegidos por Mí”. (Beato Teofilacto)

Lucas 5:35. Pero vendrán días en que el esposo les será quitado, y entonces en esos días ayunarán.

Lucas 5:36. Ante esto, les contó una parábola: Nadie cose un remiendo de vestido nuevo sobre vestido viejo; de lo contrario, el nuevo también se romperá y el viejo no se parecerá a un parche nuevo.

“Entonces les contó una parábola…”. Al explicar que los fariseos y los discípulos de Juan no podían hacer afirmaciones sobre la falta de observancia de los ayunos por parte de Cristo (la oración está fuera de discusión porque, por supuesto, los discípulos de Cristo también oraron), el Señor explica además que, por otro lado, sus discípulos deberían No condenar duramente a los fariseos y a los discípulos de Juan por su estricta adherencia a los decretos del Antiguo Testamento o, mejor, a las costumbres antiguas. En realidad, no se debe tomar un remiendo de una prenda nueva para remendar una vieja; el parche viejo no encaja y el nuevo también se arruinará con tal corte. Esto significa que a la cosmovisión del Antiguo Testamento, en la que continuaron defendiéndose incluso los discípulos de Juan el Bautista, sin mencionar a los fariseos, no se debe agregar solo una parte de la nueva cosmovisión cristiana, en forma de una actitud libre hacia el ayunos establecidos por la tradición judía (no por la Ley de Moisés). ¿Qué pasaría si los discípulos de Juan tomaran prestada de los discípulos de Cristo sólo esta libertad? De lo contrario, su visión del mundo no cambiará en modo alguno y, mientras tanto, violarán la integridad de su propia perspectiva y, junto con esta nueva enseñanza cristiana, con la que entonces tuvieron que familiarizarse, perderán para ellos la impresión de integridad.

Lucas 5:37. Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de lo contrario, el vino nuevo reventará los odres, y sólo se derramará, y los odres se desperdiciarán;

Lucas 5:38. pero el vino nuevo debe echarse en odres nuevos; entonces ambos serán preservados.

“Y nadie sirve…”. Aquí hay otra parábola, pero con exactamente el mismo contenido que la primera. El vino nuevo hay que ponerlo en odres nuevos porque fermentará y los odres se estirarán demasiado. Las pieles viejas no resistirán este proceso de fermentación, estallarán y ¿por qué habríamos de sacrificarlas en vano? Pueden adaptarse a algo… Está claro que Cristo aquí nuevamente señala la inutilidad de obligar a los discípulos de Juan, no preparados a aceptar su enseñanza en su conjunto, absorbiendo alguna regla separada de la libertad cristiana. Por ahora, que los portadores de esta libertad sean personas capaces de percibirla y absorberla. Él, por así decirlo, disculpa a los discípulos de Juan por seguir formando un círculo separado fuera de la comunión con Él...

Lucas 5:39. Y nadie que haya bebido vino añejo, pedirá inmediatamente vino nuevo; porque dice: viejo es mejor.

La misma excusa para los discípulos de Juan está contenida en la última parábola sobre el vino añejo que sabe mejor (versículo 39). Con esto el Señor quiere decir que le resulta perfectamente comprensible que las personas, acostumbradas a ciertos órdenes de vida y habiendo asimilado puntos de vista establecidos desde hace mucho tiempo, se aferren a ellos con todas sus fuerzas.

- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -punto_img
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -