13.9 C
Bruselas
Miércoles, Mayo 22, 2024
ReligiónCristianismoLa parábola de la higuera estéril

La parábola de la higuera estéril

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

Autor Invitado
Autor Invitado
El autor invitado publica artículos de colaboradores de todo el mundo.

By Prof. AP Lopukhin, Interpretación de las Sagradas Escrituras del Nuevo Testamento

Capítulo 13. 1-9. Exhortaciones al arrepentimiento. 10 – 17. Curación el sábado. 18 – 21. Dos parábolas sobre el reino de Dios. 22 – 30. Es posible que muchos no entren al Reino de Dios. 31-35. Palabras de Cristo sobre el complot de Herodes contra él.

Lucas 13:1. Al mismo tiempo vinieron algunos y le hablaron de los galileos, cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos.

Los llamados al arrepentimiento que siguen se encuentran sólo en Lucas el evangelista. Además, solo él relata la ocasión que le dio al Señor la ocasión de dirigir tales exhortaciones a quienes lo rodeaban.

“Al mismo tiempo”, es decir. Mientras el Señor pronunciaba su discurso anterior al pueblo, algunos de los oyentes recién llegados le contaron a Cristo noticias importantes. Algunos galileos (su destino parece ser conocido por los lectores, porque el artículo τῶν precede a la palabra Γαλιλαίων) fueron asesinados por orden de Pilato mientras ofrecían sacrificios, y la sangre de los muertos incluso roció los animales sacrificados. No se sabe por qué Pilato se permitió un trato tan cruel en Jerusalén con los súbditos del rey Herodes, pero en aquellos tiempos bastante turbulentos el procurador romano podía recurrir sin una investigación seria a las medidas más severas, especialmente contra los habitantes de Galilea, que estaban En general, eran conocidos por su carácter descarriado y su tendencia a amotinarse contra los romanos.

Lucas 13:2. Jesús les respondió y dijo: ¿Pensáis que estos galileos eran más pecadores que todos los galileos, que sufrieron así?

La pregunta del Señor probablemente fue dictada por la circunstancia de que quienes le trajeron la noticia de la destrucción de los galileos se inclinaron a ver en esta terrible destrucción el castigo de Dios por algún pecado particular cometido por los que perecieron.

“eran” – es más correcto: se convirtieron (ἐγένοντο) o se castigaron a sí mismos precisamente por su destrucción.

Lucas 13:3. No, te lo digo; pero si no os arrepentís, todos pereceréis.

Cristo aprovechó esta ocasión para exhortar a sus oyentes. El exterminio de los galileos, según su predicción, presagia la destrucción de toda la nación judía, en caso, por supuesto, de que el pueblo no se arrepienta de su oposición a Dios, quien ahora les exige que acepten a Cristo.

Lucas 13:4. ¿O pensáis que aquellos dieciocho hombres sobre quienes cayó la torre de Siloé y los mató, eran más culpables que todos los que vivían en Jerusalén?

No es sólo el caso de los galileos el que puede impresionar la mente y el corazón. El Señor señala otro acontecimiento aparentemente muy reciente: la caída de la Torre de Siloé, que aplastó a dieciocho hombres bajo sus escombros. ¿Eran los que perecieron más pecadores ante Dios que el resto de los habitantes de Jerusalén?

“La Torre de Siloé”. No se sabe qué era esta torre. Sólo está claro que se encontraba muy cerca de la fuente de Siloé (ἐν τῷ Σιλωάμ), que fluía al pie del monte Sión, en el lado sur de Jerusalén.

Lucas 13:5. No, te lo digo; pero si no os arrepentís, todos pereceréis.

“todos” es nuevamente una alusión a la posibilidad de la destrucción de toda la nación.

No se puede inferir de esto que Cristo rechazó cualquier conexión entre pecado y castigo, “como una noción judía vulgar”, como dice Strauss (“La vida de Jesús”). No, Cristo reconoció la conexión entre el sufrimiento humano y el pecado (cf. Mt 9), pero no reconoció sólo la autoridad de los hombres para establecer esta conexión según sus propias consideraciones en cada caso individual. Quería enseñar a la gente que cuando vean el sufrimiento de los demás, deben esforzarse por examinar la condición de sus propias almas y ver en el castigo que cae sobre el prójimo, la advertencia que Dios les envía. Sí, aquí el Señor advierte contra esa fría complacencia que a menudo se manifiesta entre los cristianos, que ven los sufrimientos del prójimo y los pasan de largo con indiferencia con las palabras: “Se lo merecía…”.

Lucas 13:6. Y dijo esta parábola: un hombre tenía plantada una higuera en su viña, y vino a buscar fruto en ella, pero no lo encontró;

Para mostrar cuán necesario es ahora el arrepentimiento para el pueblo judío, el Señor cuenta la parábola de la higuera estéril, de la cual el dueño de la viña todavía espera fruto, pero – y esta es la conclusión que se puede sacar de lo que ha sucedido Ya se ha dicho: su paciencia pronto podría agotarse. corre y él la cortará.

“y dijo”, es decir, Cristo se dirige a la multitud que lo rodeaba (Lucas 12:44).

“en su viña… una higuera”. En Palestina, donde el suelo lo permite, crecen higos y manzanas en los campos de pan y viñedos (Trench, p. 295).

Lucas 13:7. y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no he encontrado ninguno; córtenlo: ¿por qué sólo debería agotar la tierra?

“Vengo desde hace tres años”. Más precisamente: “han pasado tres años desde que comencé a venir” (τρία ἔτη, ἀφ´ οὗ).

“por qué sólo agotar la tierra”. La tierra en Palestina es muy cara, ya que ofrece la oportunidad de plantar árboles frutales. “Agota” – le quita la fuerza a la tierra – la humedad (καταργεῖ).

Lucas 13:8. Pero él le respondió y dijo: Maestro, déjalo también este año, hasta que lo desentierre y lo llene de estiércol,

“desenterrar y llenar con fertilizante”. Se trataba de medidas extremas para hacer fértil la higuera (como se hace todavía con los naranjos en el sur de Italia, – Trench, p. 300).

Lucas 13:9. y si da fruto, bien; si no, el año que viene lo cortarás.

“si no, el año que viene lo cortarás”. Esta traducción no es del todo clara. ¿Por qué una higuera que ha resultado estéril sólo debería talarse “el año que viene”? Al fin y al cabo, el propietario le ha dicho al viticultor que desperdicia la tierra en vano, por lo que debe deshacerse de ella inmediatamente después del último y último intento de hacerla fértil. No hay razón para esperar un año más. Por tanto, aquí es mejor aceptar la lectura establecida por Tischendorf: “¿Quizás dé frutos el año que viene?”. (κἂν μὲν ποιήσῃ καρπόν εἰς τὸ μέλλον) Si no, córtalo”. Sin embargo, tendremos que esperar hasta el año que viene, porque este año la higuera todavía estará fertilizada.

En la parábola de la higuera estéril, Dios quiere mostrar a los judíos que su aparición como el Mesías es el último intento que Dios hace para llamar al pueblo judío al arrepentimiento, y que tras el fracaso de este intento, el pueblo no tiene otra opción. pero espera un final inminente.

Pero además de este significado directo de la parábola, también tiene uno misterioso. Es la higuera estéril que significa “toda” nación y “todo” estado e iglesia que no cumplen el propósito que Dios les ha dado y por lo tanto deben ser removidos de su lugar (cf. Apocalipsis 2:5 al ángel del Efesio). iglesia: “Quitaré tu lámpara de su lugar si no te arrepientes”).

Además, en la intercesión del viñador por la higuera, los padres de la Iglesia ven la intercesión de Cristo por los pecadores, o la intercesión de la Iglesia por el mundo, o de los miembros justos de la Iglesia por los injustos.

En cuanto a los “tres años” mencionados en la parábola, algunos intérpretes han visto en ellos el significado de los tres períodos de la casa divina: la ley, los profetas y Cristo; otros han visto en ellos un significado del ministerio de tres años de Cristo.

Lucas 13:10. En una de las sinagogas enseñó en sábado;

Sólo el evangelista Lucas habla de la curación de la mujer débil el sábado. En la sinagoga en sábado, el Señor sana a la mujer encorvada, y el jefe de la sinagoga, aunque indirectamente en su discurso al pueblo, lo culpa por esta acción, porque Cristo violó el reposo del sábado.

Luego Cristo reprende al fanático hipócrita de la ley y los de su calaña, señalando que incluso en sábado los judíos hacían beber a su ganado, violando así su descanso prescrito. Esta denuncia avergonzó a los oponentes de Cristo, y la gente comenzó a regocijarse por los milagros que Cristo realizó.

Lucas 13:11. y he aquí una mujer de espíritu enfermo desde hace dieciocho años; estaba encorvada y no podía mantenerse en pie en absoluto.

“de espíritu débil” (πνεῦμα ἔχουσα ἀσθενείας), es decir, demonio que debilitaba sus músculos (ver versículo 16).

Lucas 13:12. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: ¡Mujer, estás libre de tu enfermedad!

“te liberas”. Más precisamente: “eres liberado” (ἀπολέλυσαι), presentándose el acontecimiento inminente como si ya hubiera tenido lugar.

Lucas 13:13. Y puso sus manos sobre ella; e inmediatamente ella se levantó y alabó a Dios.

Lucas 13:14. Ante esto el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había sanado en sábado, habló y dijo al pueblo: Hay seis días en los que hay que trabajar; en ellos venid y sed sanados, no en día de sábado.

“el gobernante de la sinagoga” (ἀρχισυνάγωγος). (cf. la interpretación de Mateo 4:23).

“Estando resentido porque Jesús sanó en sábado”. (cf. la interpretación de Marcos 3:2).

“dijo al pueblo”. Tenía miedo de volverse directamente a Cristo porque la gente estaba claramente del lado de Cristo (ver v. 17).

Lucas 13:15. El Señor le respondió y dijo: Hipócrita, ¿no desata cada uno de vosotros su buey o su asno del pesebre en sábado y lo lleva al agua?

"hipócrita". Según la lectura más precisa “hipócritas”. Así llama el Señor al jefe de la sinagoga y a los demás representantes de las autoridades de la iglesia que están junto al jefe (Evthymius Zigaben), porque con el pretexto de observar exactamente la ley del sábado, en realidad querían avergonzar a Cristo.

"¿No conduce?" Según el Talmud, también estaba permitido bañar a los animales en sábado.

Lucas 13:16. Y esta hija de Abraham, a quien Satanás tiene atada durante dieciocho años, ¿no debería ser liberada de estas ataduras en el día del sábado?

“esa hija de Abraham”. El Señor completa el pensamiento expresado en el versículo anterior. Si para los animales se puede violar la rigurosidad de la ley del sábado, más aún para la mujer descendiente del gran Abraham, es posible violar el sábado – para liberarla del sufrimiento de la enfermedad que Satanás le causó (Satanás es representada como si la hubiera atado a través de algunos de sus empleados – los demonios).

Lucas 13:17. Y cuando habló esto, todos los que estaban contra él se avergonzaron; y todo el pueblo se regocijó por todas las obras gloriosas que hacía.

“por todas las obras gloriosas realizadas por él” (τοῖς γενομένοις), por las cuales se indica que las obras de Cristo continúan.

Lucas 13:18. Y dijo: ¿Cómo es el reino de Dios y a qué puedo compararlo?

Para una explicación de las parábolas del grano de mostaza y la levadura, cf. la interpretación a Matt. 13:31-32; Marcos 4:30-32; Mate. 13:33). Según el Evangelio de Lucas, estas dos parábolas fueron dichas en la sinagoga, y aquí son muy apropiadas, ya que en el versículo 10 se dice que el Señor “enseñó” en la sinagoga, pero en qué consistió Su enseñanza, eso no es cierto. lo que el evangelista dice allí y ahora compensa esta omisión.

Lucas 13:19. Es como una semilla de mostaza que un hombre tomó y sembró en su jardín; creció y se hizo un gran árbol, y las aves del cielo hicieron sus nidos en sus ramas.

“en su huerto”, es decir, lo mantiene bajo estrecha vigilancia y lo cuida constantemente (Mateo 13:31: “en sus campos”).

Lucas 13:20. Y nuevamente dijo: ¿A qué compararé el reino de Dios?

Lucas 13:21. Parece levadura que tomó una mujer y puso tres medidas de harina hasta que se agrió todo.

Lucas 13:22. Y pasó por ciudades y aldeas enseñando y llegando a Jerusalén.

Nuevamente el evangelista (cf. Lucas 9 – 51) recuerda a sus lectores que el Señor, pasando por ciudades y aldeas (muy probablemente el evangelista se refiere aquí a las ciudades y aldeas de Perea, la región más allá del Jordán, que suele ser utilizado para viajar de Galilea a Jerusalén), fue a Jerusalén. Encuentra necesario recordar aquí este propósito del viaje del Señor debido a las predicciones del Señor sobre la cercanía de Su muerte y del juicio sobre Israel, que, por supuesto, están estrechamente relacionadas con el propósito del viaje de Cristo.

Lucas 13:23. Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Él les dijo:

“alguien” – una persona que, con toda probabilidad, no pertenecía al número de los discípulos de Cristo, pero que salió de la multitud que rodeaba a Jesús. Esto se desprende del hecho de que, al responder a su pregunta, el Señor se dirige a la multitud en su conjunto.

“son pocos los que se salvan”. Esta pregunta no fue dictada por el rigor de los requisitos morales de Cristo, ni fue simplemente una cuestión de curiosidad, sino que, como se desprende de la respuesta de Cristo, se basó en la orgullosa conciencia de que el interrogador pertenecía a aquellos que seguramente serían salvos. La salvación aquí se entiende como la liberación de la destrucción eterna mediante la aceptación en el glorioso Reino de Dios (cf. 1 Cor. 1:18).

Lucas 13:24. esforzaos por entrar por las puertas estrechas; porque os digo que muchos tratarán de entrar, y no podrán.

(cf. la interpretación de Mateo 7:13).

El evangelista Lucas refuerza el punto de Mateo porque en lugar de “entrar” pone “esforzarse por entrar” (ἀγωνίζεσθε εἰσελθεῖν), implicando el serio esfuerzo que será necesario para entrar en el glorioso Reino de Dios.

“muchos buscarán entrar” – cuando el tiempo para la construcción del hogar de la salvación ya haya pasado.

“no podrán” porque no se arrepintieron a tiempo.

Lucas 13:25. Después que el dueño de la casa se levanta y cierra la puerta, y ustedes que quedan afuera, comiencen a llamar a la puerta y a clamar: ¡Señor, Señor, ábrenos! y cuando os abrió y dijo: No sé de dónde sois, –

Lucas 13:26. entonces empezaréis a decir: comimos y bebimos delante de Ti, y en nuestras calles enseñaste.

Lucas 13:27. Y Él dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos los que hacéis iniquidad.

Al anunciar el juicio de todo el pueblo judío, Cristo representa a Dios como el dueño de una casa que espera que sus amigos vengan a cenar. Llega la hora en que hay que cerrar las puertas de la casa, y el propio maestro lo hace. Pero tan pronto como cierra las puertas, el pueblo judío (“ustedes”), que ha llegado demasiado tarde, empieza a pedir permiso para cenar y a llamar a la puerta.

Pero entonces el cabeza de familia, es decir. Dios, les dirá a estos visitantes tardíos que no sabe de dónde vienen, es decir. de qué familia son (cf. Juan 7:27); en cualquier caso no pertenecen a su casa, sino a alguna otra, desconocida para él (cf. Mt 25, 11-12). Entonces los judíos señalarán el hecho de que comieron y bebieron delante de Él, es decir. que son sus amigos íntimos, que enseñaba en las calles de sus ciudades (el discurso claramente ya presenta un cuadro de las relaciones de Cristo con el pueblo judío). Pero el Ejército les dirá nuevamente que son extraños para Él y que, por lo tanto, deben irse como injustos, es decir, personas malvadas, testarudas e impenitentes (cf. Mateo 7:22-23). En Mateo estas palabras significan falsos profetas.

Lucas 13:28. Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac y a Jacob, y a todos los profetas en el reino de Dios, y a vosotros arrojados fuera.

La conclusión del discurso anterior describe la triste condición de los judíos rechazados, quienes, para su mayor disgusto, verán que el acceso al Reino de Dios está abierto a otras naciones (cf. Mateo 8:11-12).

“dónde” serás desterrado.

Lucas 13:29. Y vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios.

Lucas 13:30. Y he aquí, hay últimos que serán primeros, y hay primeros que serán últimos.

"último". Estos son los gentiles a quienes los judíos no consideraban dignos de ser admitidos en el reino de Dios, y los "primeros" son el pueblo judío a quien se le prometió el reino del Mesías (ver Hechos 10:45).

Lucas 13:31. Ese mismo día vinieron unos fariseos y le dijeron: sal y vete de aquí, porque Herodes quiere matarte.

Los fariseos acudieron a Cristo para advertirle de los planes de Herodes Antipas, tetrarca de Galilea (ver Lucas 3:1). De que más tarde (v. 32) el Señor llama a Herodes “zorro”, es decir, ser astuto, podemos decir con seguridad que los fariseos vinieron por orden del propio Herodes, quien estaba muy disgustado de que Cristo hubiera estado en sus dominios durante tanto tiempo. de largo (Perea, donde estaba Cristo en aquel tiempo, también pertenecía a los dominios de Herodes). Herodes tenía miedo de tomar medidas abiertas contra Cristo debido al respeto con el que el pueblo lo recibía. Por lo tanto, Herodes ordenó a los fariseos que sugirieran a Cristo que estaba en peligro por culpa del tetrarca en Perea. Los fariseos pensaron que sería mejor persuadir a Cristo para que fuera rápidamente a Jerusalén, donde, como sabían, ciertamente no sería perdonado.

Lucas 13:32. Y les dijo: id y decid a aquella zorra: he aquí yo echo fuera demonios, y sano hoy y mañana, y al tercer día terminaré;

El Señor responde a los fariseos: “Id y decidle a este zorro” que os envió, es decir, a Herodes.

"hoy". Esta expresión significa un tiempo definido conocido por Cristo, durante el cual permanecería en Perea, a pesar de todos los planes y amenazas de Herodes.

“Terminaré”, (τελειοῦμαι, que se usa en todas partes en el Nuevo Testamento como participio pasivo), o – llegaré al final. Pero ¿qué “fin” quiere decir Cristo aquí? ¿No es ésta su muerte? Algunos maestros de la Iglesia y escritores eclesiásticos (el beato Teofilacto, Eutimio Zigaben) y muchos eruditos occidentales han entendido la expresión en este sentido. Pero, a nuestro juicio, el Señor aquí sin duda habla del fin de su actividad actual, que consiste en expulsar demonios de los hombres y curar enfermedades, y que se desarrolla aquí en Perea. Después comenzará otra actividad en Jerusalén.

Lucas 13:33. pero es necesario que vaya hoy, mañana y otros días, porque un profeta no debe perecer fuera de Jerusalén.

"Tengo que ir". Este versículo es muy difícil de entender porque no está claro, primero, a qué “caminar” se refiere el Señor y, segundo, no está claro qué tiene esto que ver con el hecho de que los profetas generalmente eran asesinados en Jerusalén. Por lo tanto, algunos de los comentaristas más recientes consideran que este versículo es estructuralmente incorrecto y sugieren la siguiente lectura: “Hoy y mañana debo caminar (es decir, realizar curaciones aquí), pero al día siguiente debo emprender un viaje más lejos, porque No sucede que un profeta muera fuera de Jerusalén” (J. Weiss). Pero este texto no nos da ninguna razón para pensar que Cristo decidió partir de Perea: no hay ninguna expresión “de aquí”, ni indicio alguno de un cambio en la actividad de Cristo. Por eso B. Weiss ofrece una mejor interpretación: “Sin embargo, es ciertamente necesario que Cristo continúe su camino como desea Herodes. Pero esto no depende en lo más mínimo de los designios traicioneros de Herodes: Cristo debe, como antes, ir de un lugar a otro (v. 22) a una hora determinada. El propósito de Su viaje no es escapar; al contrario, es Jerusalén, porque sabe que, como profeta, sólo puede y debe morir allí”.

En cuanto a la observación acerca de que todos los profetas perecieron en Jerusalén, esto es por supuesto una hipérbole, ya que no todos los profetas encontraron la muerte en Jerusalén (por ejemplo, Juan el Bautista fue ejecutado en Mahera). El Señor pronunció estas palabras con amargura debido a la actitud de la capital de David hacia los mensajeros de Dios.

Lucas 13:34. ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te envían! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos como la gallina junta a sus polluelos debajo de sus alas, y no lloraste! (Cf. la interpretación de Mateo 23:37-39).

En Mateo esta afirmación sobre Jerusalén es la conclusión de la reprensión contra los fariseos, pero aquí tiene una mayor conexión con el discurso anterior de Cristo que en Mateo. En el Evangelio de Lucas, Cristo se dirige a Jerusalén desde la distancia. Probablemente sea durante las últimas palabras (del versículo 33) que vuelve Su rostro hacia Jerusalén y pronuncia este triste discurso al centro de la teocracia.

Lucas 13:35. He aquí, vuestra casa os queda desolada. Y os digo que no me veréis hasta que llegue el momento en que digáis: ¡bendito el que viene en el nombre del Señor!

"Te digo". En el evangelista Mateo: “porque yo os lo digo”. La diferencia entre ambas expresiones es la siguiente: en Mateo el Señor predice la desolación de Jerusalén como consecuencia de Su salida de la ciudad, mientras que en Lucas el Señor dice que en este estado de rechazo en el que se encontrará Jerusalén, Él no acudir en su ayuda, como podrían esperar los habitantes de Jerusalén: “Por muy triste que sea vuestra situación, no vendré a protegeros hasta…” etc. – es decir, hasta que toda la nación se arrepienta de su incredulidad en Cristo y se vuelva a Él. , lo cual sucederá antes de Su Segunda Venida (cf. Rom. 11:25ss).

- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -punto_img
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -