17.7 C
Bruselas
Miércoles, Mayo 22, 2024
NoticiasMovimientos religiosos en el siglo XXI: Jim Jones y el Templo del Pueblo....

Movimientos religiosos en el siglo XXI: Jim Jones y el Templo del Pueblo. Un enfoque no sectario. (21ra parte)

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

Gabriel Carrión López
Gabriel Carrión Lópezhttps://www.amazon.es/s?k=Gabriel+Carrion+Lopez
Gabriel Carrión López: Jumilla, Murcia (ESPAÑA), 1962. Escritor, guionista y videógrafo. Ha trabajado como periodista de investigación desde 1985 en prensa, radio y televisión. Experto en sectas y nuevos movimientos religiosos, ha publicado dos libros sobre la banda terrorista ETA. Coopera con la prensa libre y da conferencias sobre diferentes temas.

descargar Movimientos religiosos en el siglo XXI: Jim Jones y el Templo del Pueblo. Un enfoque no sectario. (21ra parte)

Cuando el 19 de noviembre de 1978, a vista de pájaro pudimos ver en televisión las atroces imágenes del asesinato-suicidio de los miembros de la Iglesia People's Temple, liderada y dirigida por el Reverendo Jim Jones, algo cambió en la visión. y el respeto que Europa tenía por las creencias de los demás.

Esa historia comenzó cuando el congresista estadounidense Leo Ryan se enteró de las condiciones en las que vivían los seguidores del reverendo estadounidense Jim Jones en Guyana. Al parecer los sometió a un régimen de semiesclavitud, donde las mujeres eran abusadas sexualmente, se daban palizas a los insatisfechos y donde, al parecer, también se torturaba a los niños. Al estar tan cerca de Estados Unidos la República Cooperativa de Guyana, ubicada en la costa norte de Sudamérica, el congresista Ryan organizó una visita a ese lugar para el 17 de noviembre de 1978, cuando su helicóptero aterrizó en la pista preparada para ello dentro de los límites de la Iglesia, el reverendo Jones, que había intentado por todos los medios impedir la visita, lo recibió, sin conseguirlo, con una gran fiesta, donde a primera vista todos parecían contentos.

Sin embargo, cuando el congresista Ryan se dirigía a su helicóptero para partir al día siguiente, 18 de noviembre, el ambiente de alegría cambió cuando varios miembros de la Iglesia se dirigieron hacia él y el helicóptero con intención de partir, lo que provocó la ira del Reverendo Jones. quien ordenó a sus colaboradores de confianza abrir fuego contra los traidores y el séquito del congresista. Un miembro de confianza de la Iglesia apuñaló al congresista Ryan en el acto. En ese momento cinco personas fueron asesinadas a tiros sin ningún tipo de consideración. El resto de las personas allí presentes se vieron obligadas a regresar a sus cabañas en Jonestown, nombre que recibía el pueblo donde vivían en lo que se conoció como la Comunidad Agrícola de Beneficio Mutuo.

Ese mismo día, Jim Jones comprendió que las fuerzas fascistas, tras el asesinato del congresista Ryan, pondrían fin a su proyecto y, lleno de ira, sin un ápice de arrepentimiento, decidió que todos se inmolarían con cianuro. Muchos de los miembros, especialmente aquellos que tenían familias e hijos, se negaron y luego fueron asesinados a tiros. Ese día murieron novecientas doce personas, entre las que se encontraron alrededor de doscientos cincuenta menores, entre bebés y niños, que sin duda fueron asesinados.

Lo que allí ocurrió dio la vuelta al mundo, pero en realidad se trataba de una secta o pueblo sometido al carisma de un sociópata narcisista con pretensiones de Complejo Mesías.

OIP Movimientos religiosos en el siglo XXI: Jim Jones y el Templo del Pueblo. Un enfoque no sectario. (21ra parte)

Es muy probable que cuando el reverendo Jim Jones recibió el premio Martin Luther King Jr. en San Francisco en 1977, nadie pensara que su proyecto en Guyana terminaría así apenas un año después.

Las personas que lo siguieron seguramente buscaban una vida mejor, más tranquila, dentro de un marco de creencias aceptables para su forma de vida. Fueron adultos que conscientemente decidieron modificar su régimen social y comenzar una vida juntos, en una comuna, emulando los movimientos hippies que aún hoy existen en algunos lugares de Estados Unidos y las creencias de los primeros cristianos, sin saber quiénes cayeron en el garras de un enfermo mental con las características antes mencionadas.

¿Era eso una secta? Analicemos los hechos.

Hoy, después de casi cuarenta años de investigación sobre estos fenómenos religiosos, he llegado a dos conclusiones. La primera es que las denominadas sectas o sectas destructivas como tales no existen, y la segunda es que el ser humano tiene miedo a acontecimientos futuros y esto le incapacita para aplicar cierta forma de análisis crítico a sus creencias.

El Templo del Pueblo de los Discípulos de Cristo (El Templo del Pueblo de los Discípulos de Cristo) fue fundado por el pastor religioso estadounidense Jim Jones en Indianápolis, Indiana. Durante casi 27 años pasó desapercibido en los distintos lugares de Estados Unidos donde se radicó. En sus mejores momentos contó con cerca de 5,000 socios, que entraban y salían de los distintos lugares donde estaba establecido dicho centro.

Templo del Pueblo Movimientos religiosos en el siglo XXI: Jim Jones y el Templo del Pueblo. Un enfoque no sectario. (21ra parte)

En 1960 Jim Jones trasladó su iglesia a California, e inmediatamente llamó la atención de miembros del movimiento hippie, esa subcultura americana tan extendida en aquellos años en la costa oeste de Estados Unidos. Habiendo crecido en una familia poco tolerante y racista, su propio padre era miembro del Ku Klux Klan, su filosofía religiosa era, sin embargo, muy permisiva. Se admitían negros y homosexuales, algo inusual en aquella época en las iglesias radicales que surgían como hongos al amparo de una legislación, que yo envidiaba, era permisiva y permitía la libertad de culto, fuera la que fuera, incluidas algunas creencias todavía difíciles de digerir. en la actualidad, como la inscripción de la Iglesia de Satán en el registro de entidades religiosas del estado de California a mediados de los años 60.

Ese movimiento religioso, nunca considerado una secta o secta destructiva, tenía como amalgama filosófica temas extraídos del comunismo, el cristianismo y el budismo, que fueron muy bien recibidos por todos sus miembros que entraban o salían de él. Activistas de derechos civiles, grupos afroamericanos e innumerables figuras de la época siempre lo consideraron una persona tranquila y tolerante con todos aquellos que acudían a su iglesia. Sin duda, si no hubieran sucedido los hechos del 18 de septiembre de 1978, hoy su Templo en Guyana sería tema de estudio de todos aquellos interesados ​​en conocer más sobre los asamblearios y movimientos innovadores que surgieron en aquellos años en diferentes partes. del mundo.

Sin embargo, y a pesar de que en 1977, como comenté anteriormente, le concedieron en San Francisco el Premio Martin Luther King Jr., merecido por su labor a favor de la comunidad negra en Estados Unidos. Todo había cambiado cuando llegó. con sus seguidores a Jonestown (ciudad jones). Un nombre pomposo porque personalizó el proyecto de su iglesia. Allí desapareció el Templo Popular de los Discípulos de Cristo, para convertirse en su patrimonio personal, su proyecto personal. Y en él algo cambió. Pero no en su pueblo.

Sus seguidores, muchos de los cuales habían venido con él desde Estados Unidos, continuaron confiando en la persona cuyas ideas habían transformado sus vidas. Eran personas acostumbradas a una vida austera, a ponerlo todo en común, a trabajar y aportar con su esfuerzo personal todo lo que conseguían. Incluso tenían claro que Jones no se enriqueció con sus esfuerzos, dado que poseía una gran fortuna personal adquirida a lo largo de los años como reverendo itinerante, sin haber sido acusado nunca de nada en absoluto. Pero el líder capaz fracasó.

¿Cuál fue el detonante que hizo que Jones convirtiera su pueblo en una prisión al llegar a Guyana?

Debo confesar que no lo sé y sería largo intentar responder a esta pregunta en el breve, aunque extenso, espacio de este artículo trayendo a colación otra serie de líderes, que al mismo tiempo y en circunstancias adversas, estaban creando un movimiento personal que hoy se ha convertido en un gran movimiento religioso. El fundador de Scientology Me viene a la mente: LR Hubbard, cuyo proyecto cuenta actualmente con más de 15 millones de seguidores en todo el mundo y sigue creciendo. Pero esa es otra historia que seguramente publicaré más adelante.

Aunque debo confesar que de algo no puedo estar seguro, permítanme hacer conjeturas basadas en los hechos, algo que no se ha hecho hasta la fecha. Hoy en día y desde hace muchos años, ni siquiera los servicios de inteligencia mundiales, incluidos el FBI, Interpol, etc., se molestan en visualizar tales fenómenos. Determinan que son sectas sin considerar otras cuestiones, como en el caso de esa historia, y eso nos lleva a la creación de errores terribles que pueden acabar con la credibilidad de muchos grupos religiosos, como sucedió en Europa desde finales de los 70 y aún hoy. .

En primer lugar, muchos grupos religiosos que surgieron en aquellos años 50 y 60 eran apocalípticos. Y muchas de las personas que se sumaron a ellos también pensaron así, los propios movimientos cristianos siguen siéndolo aún hoy, sin darnos cuenta de que al final seremos nosotros con nuestras acciones los que acabaremos con el planeta, de la manera que sea. Cuando Jim Jones termina su grupo en Guyana, crea una comuna que rápidamente se convierte en su rancho, como mencioné antes. Y sus creencias se radicalizan. Ésa es la obra de su vida y modifica la relación personal con sus seguidores, convirtiéndolos en esclavos. Crea un grupo de seguidores radicales, entre los que se incluyen algunos de sus hijos, los arma y los pone a vigilar al resto. Saca a relucir su personalidad de una manera más radical, según algunos analistas de personalidad consultados por el escritor, heredada de su padre y cierra los ojos ante las atrocidades que se podrían cometer en ese ambiente que para él lo era todo. Algunos miembros de su grupo más personal comienzan a convertir ese proyecto de la ciudad de Jones en una finca de esclavos. Las mujeres son violadas, los hombres son golpeados y todos son amenazados.

En muy poco tiempo, el paraíso en el que creían se convierte en un infierno del que no pueden escapar. Y en 1978, aquel fatídico 18 de septiembre, cuando el reverendo ve que algunos de sus miembros quieren abandonar el proyecto vital que lo mantiene anclado a la realidad, decide asesinar a un congresista estadounidense al que él y su círculo íntimo habían logrado engañar. , y toma la decisión que tomaría un sociópata narcisista de asesinar a todos.

Jim Jones se convierte en un asesino en serie y también algunos de sus seguidores en ese círculo más personal y poderoso.

Los hechos fueron simples y la gente no se suicidó, porque no eran imbéciles, eran creyentes que tenían derecho a creer, pero si te miran con fusiles de asalto y amenazan con asesinar a niños y adolescentes, tomas la decisión de beber. que sea con el objetivo final de que no les pase nada. Pero no tuvieron en cuenta que algunos psicópatas, que probablemente escaparon tras la masacre, no querían dejar demasiados testigos.

¿Que hubo personas que decidieron tomar un trago para poder estar en el cielo y reunirse allí con otros seres queridos? Seguro. Pero los cristianos no se sacrificaron en los circos romanos y muchos de sus santos han seguido haciéndolo a lo largo de la historia. Y por eso no se llama secta al cristianismo, ni al islam por generar entre sus filas personas que se inmolan provocando atentados terroríficos.

Los fanáticos siempre existirán en todo tipo de movimientos religiosos. Por tanto, si empezamos a observar mejor los hechos y a analizar las causas desde un punto de vista diferente, quizás podamos empezar a darnos cuenta de que el león no es tan feroz como lo pintan, que la gente puede creer en lo que quiera si no perjudicar a los demás, que hay personas capaces de manipular desde el punto de vista religioso, político, etc., y que a esto hay que llamarlo, quizás, comportamiento anómalo, y buscarlo en todos los ámbitos de la vida.

Al final, si queremos utilizar el término secta, debemos pensar que solo identifica a un grupo de personas que comparten una misma idea o conjunto de creencias y que no dañan a nadie. Todo lo demás ya forma parte del comportamiento humano, ciertamente anómalo en su singularidad.

publicado originalmente en La DamadeElche.com

- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -punto_img
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -