15.4 C
Bruselas
Miércoles, Mayo 29, 2024
ReligiónCristianismo“Para que el mundo lo sepa”. La invitación del Foro Cristiano Mundial.

“Para que el mundo lo sepa”. La invitación del Foro Cristiano Mundial.

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

Autor Invitado
Autor Invitado
El autor invitado publica artículos de colaboradores de todo el mundo.

Por Martín Hoegger

Accra, Ghana, 19 de abril de 2024. El tema central del cuarto Foro Cristiano Mundial (FCM) está tomado del Evangelio de Juan: “Para que el mundo sepa” (Juan 17:21). En muchos sentidos, la asamblea profundizó en este gran texto, donde Jesús ora por la unidad de sus discípulos enviándolos al mundo.

Este foro tenía una gran lógica. El primer día afirmamos que sólo Cristo nos une. El segundo, con la visita a la fortaleza de Cape Coast por donde pasaron millones de esclavos, confesamos nuestra infidelidad a la voluntad de Dios. Al tercer día, reconocimos nuestra necesidad de ser perdonados y sanados antes de ser enviados. El envío es el tema del cuarto día.

El amor es el cemento del ecumenismo

No es coincidencia que se haya elegido Juan 17 como texto clave. De hecho, “si la Biblia es un santuario, Juan 17 es el “lugar santísimo”: una revelación de un diálogo íntimo entre el Padre y el Hijo hecho carne”, dice Ganoun Diop, de la Iglesia Adventista en Senegal. Es un gran misterio: Jesús nos amó para que renazcamos a una vida nueva. El FCM es una herramienta que Dios usa para brindar Su amor. ¡Y el amor es el cemento del ecumenismo!

Catherine Shirk Lucas, profesor de la Universidad Católica de París, el movimiento ecuménico es un movimiento de amor porque Jesús oró para que el amor divino se extendiera por todo el mundo (Juan 3.16). “Para que el mundo lo sepa”: esta promesa se dirige ante todo a quienes han sido víctimas de violencia y abusos. “Tenemos que escucharlos, verlos y apoyarlos, siendo humildes y arrepintiéndonos de nuestros errores”.

El ghanés Gertrudis Fefoame participa en la red para discapacitados del Consejo Mundial de Iglesias. Ella misma es ciega y testimonia que todavía existen muchas barreras para acogerlos en la comunidad: “El perdón y la curación dados por Cristo son una liberación. Libera de toda discriminación e incluye a las personas con discapacidad”.

Para el arzobispo copto ortodoxo Angaelos, El llamado de Jesús a la unidad es un desafío que requiere paciencia y bondad. “Debemos funcionar como un cuerpo con Cristo a la cabeza. Esto significa considerar las otras partes de este organismo en nuestras decisiones”. La oración de Jesús en Juan 17 lo llama a vivir la verdad de que el Hijo de Dios vino para que tengamos vida en plenitud. Somos ministros de su reconciliación para que el mundo lo vea a Él y no a nosotros.

La metodología eficaz del Foro

lo que agrada Víctor Lee, pentecostal de Malasia, es la metodología de compartir caminos de fe en el Foro. Permite a los pentecostales dar a conocer a Jesús colaborando con otras Iglesias, mediante el poder del Espíritu.

Teólogo Richard Howell, de la India, reconoce que estos intercambios transformaron su vida. “Después de que mi madre fue sanada milagrosamente cuando yo tenía 12 años, me convertí en pentecostal. Pensé que sólo los pentecostales eran salvos. Al escuchar a cristianos de otras iglesias compartir su fe en el Foro, le pedí a Dios que perdonara mi ignorancia. Descubrí hermanos y hermanas y que me faltaban 2000 años de herencia cristiana. Fue una nueva conversión”.

Asimismo, un líder de una Iglesia africana independiente descubrió la riqueza de escuchar historias de fe. “Me di cuenta de que tenemos la misma fe en Cristo. Si empezamos a escucharnos, nos amaremos y superaremos nuestras separaciones”.

La metodología del Foro también combina presentaciones con momentos de diálogo entre seis y ocho personas alrededor de una mesa. Este “tejer” es muy eficaz para conocerse mejor a uno mismo a nivel personal. Por eso fuimos invitados a compartir sobre estas tres preguntas: “¿Qué queréis que el mundo sepa? ¿Cómo conociste a Cristo? ¿Cómo dar a conocer a Cristo? » Y, al final del encuentro, esta otra pregunta: “¿Qué inspiración has recibido durante estos días y que te gustaría transmitir a tu casa”

Un camino hacia Emaús

La historia de los dos discípulos caminando hacia Emaús está en el centro de lo que busca el Foro Cristiano Mundial. Para el arzobispo Flavio Pace, secretario del dicasterio para la promoción de la unidad de los cristianos, simboliza la Iglesia en camino, unida por Cristo. Es él quien debe ser puesto en el centro, y es con él con quien debemos abrir las Escrituras. Reflexionando sobre el reciente sínodo de la Iglesia católica, afirma que no puede haber un verdadero sínodo sin la dimensión ecuménica. La vigilia de oración en el Vaticano “Juntos” dio una fuerte señal en esta dirección.

En dos ocasiones, los delegados fueron invitados a un “Camino Emaús” para conocer a una persona que aún no conocíamos. En cuanto a mí, caminé con Sharaz Alam, un joven pastor, secretario general de la Iglesia Presbiteriana de Pakistán, en el parque contiguo al centro de conferencias, luego a la sombra de grandes árboles alrededor de una bebida fresca. Compartimos el significado de la historia de Emaús. También me habló de su labor de evangelización con los 300 jóvenes de su parroquia y de su proyecto doctoral sobre los desafíos que el Islam plantea a la Iglesia en su país.

La historia de Emaús está también en el centro de la espiritualidad de los Focolares, que subraya la importancia de experimentar la presencia de Cristo entre nosotros. Es presentado por Enno Dijkema, codirector del Centro para la Unidad de este gran movimiento católico, abierto a miembros de otras Iglesias. En efecto, su objetivo es contribuir a la realización del “testamento de Jesús” expresado en Juan 17. En su base está el Evangelio, en particular el mandamiento nuevo del amor recíproco dado por Cristo.

Finalmente, el horizonte de 2033 es como un camino hacia Emaús hacia el jubileo de los 2000 años de la resurrección de Jesús. El suizo Olivier Fleury, presidente de la iniciativa JC2033, habla con pasión de la maravillosa oportunidad de testimonio en unidad que representa este Jubileo… “para que el mundo sepa” que Jesucristo ha resucitado.

- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -punto_img
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -