21.2 C
Bruselas
Domingo, julio 14, 2024
ReligiónAhmadiyyaLa persecución que enfrenta la comunidad musulmana Ahmadía en Pakistán

La persecución que enfrenta la comunidad musulmana Ahmadía en Pakistán

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

Robert Johnson
Robert Johnsonhttps://europeantimes.news
Robert Johnson es un reportero de investigación que ha estado investigando y escribiendo sobre injusticias, crímenes de odio y extremismo desde sus inicios durante The European Times. Johnson es conocido por sacar a la luz una serie de historias importantes. Johnson es un periodista intrépido y decidido que no tiene miedo de perseguir a personas o instituciones poderosas. Está comprometido a usar su plataforma para arrojar luz sobre la injusticia y hacer que los que están en el poder rindan cuentas.

Introducción Durante un período, el Musulmán ahmadiyya La comunidad en Pakistán ha soportado persecución y prejuicios a pesar de la garantía constitucional de libertad religiosa en el país. La situación ha empeorado recientemente, con facciones extremistas como Tehrik-e-Labaik (TLP) avivando la animosidad y la agresión hacia los áhmadis. La opresión ha llegado a un punto en el que muchos áhmadis se ven obligados a huir de Pakistán para garantizar la seguridad de sus familias y practicar su religión libremente. Organizaciones como la Comité Internacional de Derechos Humanos (CIDH) y la Coordinación de la Asociación y de los Particulares para la Libertad de Conciencia (CAP-LC) han estado creando conciencia y defendiendo activamente los derechos de la comunidad musulmana Ahmadía.

El papel de Tehrik-e-Labaik en la persecución de los áhmadis En un incidente documentado por la IHRC, un estudiante de 16 a 17 años llamado Syed Ali Raza, asociado con una Ahl-e-Sunnat Madrasa (escuela islámica) local, fue identificado como el presunto autor del asesinato de dos musulmanes ahmadías, Ghulam Sarwar y Rahat Ahmad Bajwah. El informe también implicaba a Sajid Lateef, organizador jefe de la madraza, como una figura dedicada a atacar a los áhmadis. Este incidente subraya cómo grupos extremistas como TLP atacan y oprimen cada vez más a miembros de la comunidad Ahmadía, obligando a muchos a buscar refugio en otros países.

El TLP ha participado de manera destacada en la difusión de sentimientos anti-Ahmadí y en la perpetración de violencia dentro de Pakistán. El grupo ha utilizado su influencia para presionar al gobierno a tomar medidas contra los musulmanes ahmadiyya, recurriendo a menudo a protestas y amenazas. Esto ha creado un clima de miedo e intimidación para la comunidad musulmana Ahmadía, lo que ha llevado a muchos a vivir recluidos o abandonar el país por completo.

Organizaciones como IHRC y CAP-LC han condenado la persecución de los musulmanes ahmadiyya en Pakistán. Instan a la comunidad internacional a presionar al gobierno para que salvaguarde los derechos del pueblo musulmán Ahmadía y lleve ante la justicia a los responsables de estas acciones. Estas organizaciones están pidiendo a las autoridades que detengan las actividades del TLP y alineen sus leyes con los estándares internacionales como se describe en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP).

Las luchas que enfrenta la comunidad musulmana Ahmadía en Pakistán han llamado la atención en todo el mundo, y grupos de derechos humanos y líderes religiosos de varios países han llamado a la acción. CAP-LC y IHRC han estado trabajando activamente para crear conciencia sobre los desafíos que enfrentan los musulmanes ahmadiyya a través de campañas, conferencias e iniciativas de promoción.

Durante una conferencia organizada por CAP-LC y IHRC, los líderes religiosos deliberaron sobre la protección de la libertad de religión y de creencias para todos los individuos. Los participantes en la conferencia hicieron hincapié en salvaguardar los derechos de las minorías y hacer que los gobiernos rindan cuentas por sus acciones.

La incapacidad de Pakistán para salvaguardar a los musulmanes ahmadiyya y cumplir con sus responsabilidades internacionales sigue siendo un problema apremiante a pesar de los intentos de abordarlo. El fracaso del gobierno a la hora de proteger a la comunidad musulmana Ahmadía y su papel en el maltrato a los grupos minoritarios manchan su reputación y van en contra de sus compromisos. Es imperativo que el mundo no permanezca en silencio ante estas violaciones de la dignidad y la santidad de la vida.

La Declaración Universal de Derechos Humanos, artículo 18, afirma que “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o creencias, y la libertad, solo o en comunidad con otros, en público o en privado, de manifestar su religión o creencias mediante la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”. Desafortunadamente, en Pakistán, los miembros de la comunidad musulmana Ahmadía se ven privados de este derecho, lo que lleva a muchos a buscar refugio en otros países para practicar su fe libremente y garantizar su seguridad.

Diversos organismos internacionales, como el Naciones Unidas y organizaciones mundiales de derechos humanos, han dado constantemente la alarma sobre el maltrato a los musulmanes ahmadiyya en Pakistán. Recientemente, el 13 de julio de 2021, expertos en derechos humanos de la ONU expresaron su preocupación por los continuos abusos contra los derechos humanos que sufren los musulmanes ahmadiyya en todo el mundo. Instaron a la comunidad internacional a intensificar los esfuerzos para detener la persecución que enfrentan los áhmadis.

El Colegio de Abogados del Tribunal Superior de Lahore emite una directiva que exige atención. En medio de la crisis, el Colegio de Abogados del Tribunal Superior de Lahore ha dado una medida preocupante al ordenar a los funcionarios de policía que emprendan acciones legales contra los musulmanes áhmadi que se reúnen, observan y rezan durante las festividades musulmanas del Eid. Refiriéndose a las leyes que designan a los áhmadis como “no musulmanes” y utilizando un lenguaje incendiario, la asociación de abogados se ha alineado con opiniones similares a las de los mulás y clérigos radicales que han incitado a la violencia recientemente.

Esta directiva del Colegio de Abogados se considera otro esfuerzo para justificar la persecución de los áhmadis y negarles su derecho a practicar sus creencias. El Dr. Aaron Rhodes, presidente del Foro para la Libertad Religiosa-Europa, condenó esta acción calificándola de “impactante” y pidió a los colegios de abogados de todo el mundo que alienten a sus homólogos a combatir la intolerancia y la violencia religiosa.

La tensa situación previa a Eid-ul-Adha La situación se vuelve más delicada a medida que Pakistán se prepara para celebrar el festival Eid-ul-Adha a mediados de junio de 2024, una ocasión para los musulmanes. Dado que los áhmadis viven con miedo y corren el riesgo de sufrir repercusiones por sus prácticas religiosas, es imperativo que la comunidad mundial actúe con prontitud para salvaguardar su seguridad y su derecho a la expresión.

Los defensores de los derechos humanos han mostrado preocupación por el empeoramiento de la situación en Pakistán. Temen que las directivas legales dirigidas contra los áhmadis por practicar sus creencias puedan provocar violencia e inestabilidad en la nación, intensificando aún más el éxodo de áhmadis que buscan refugio en otros países.

CAP-LC y IHRC desempeñan un papel en el apoyo a los derechos de la comunidad musulmana Ahmadía en Pakistán. Instan a la comunidad internacional a ejercer presión sobre el gobierno para garantizar la protección de todos los ciudadanos, independientemente de su fe, y crear un entorno en el que los áhmadis puedan vivir y practicar su religión sin miedo a la persecución o a la necesidad de huir de su patria.

Estas organizaciones subrayan que no se trata sólo de defender los derechos de los musulmanes ahmadiyya sino también de defender los derechos humanos y las normas legales. Permanecer en silencio ante las violaciones de la dignidad humana y del valor de la vida es inaceptable.

CAP-LC y IHRC han sido incansables en sus esfuerzos por crear conciencia y defender a la comunidad musulmana Ahmadía. Han empleado métodos, incluidas campañas, conferencias e iniciativas de promoción, para incitar al gobierno a cumplir con sus responsabilidades y salvaguardar los derechos de sus ciudadanos.

La batalla en curso por la libertad a escala global se pone de relieve por las difíciles circunstancias en Pakistán. La difícil situación de la comunidad musulmana Ahmadía sirve como recordatorio de la búsqueda de derechos humanos universales y una libertad religiosa que trascienda las fronteras locales.

Con el festival Eid-ul-Adha en el horizonte, la incertidumbre se cierne sobre el futuro de la comunidad Ahmadía en Pakistán. Las amenazas injustas, la violencia y la opresión legal que soportan contradicen abiertamente sus derechos como seres humanos. Es imperativo que la comunidad internacional no pase por alto estas violaciones y se una para garantizar que los áhmadis en Pakistán puedan practicar su fe sin temor ni intimidación, y sin verse obligados a abandonar su tierra natal para buscar seguridad y libertad religiosa en otro lugar.

La persecución que enfrentan los musulmanes ahmadiyya en Pakistán constituye una violación de la libertad y la dignidad humana. Las entidades internacionales deben tomar medidas inmediatas para ejercer presión sobre el gobierno para salvaguardar el bienestar de la comunidad Ahmadía y responsabilizar a los perpetradores de violencia y discriminación. Los esfuerzos de promoción emprendidos por organizaciones como CAP-LC y IHRC son fundamentales para defender la causa de la libertad de los musulmanes ahmadiyya.

Mientras los ojos de todo el mundo permanecen fijos en los acontecimientos que se desarrollan en Pakistán, se subraya que la búsqueda de la libertad religiosa trasciende las fronteras: una lucha compartida que exige atención.

Es crucial que la comunidad global se una y denuncie enérgicamente cualquier forma de persecución o discriminación vinculada a la fe. Debemos colaborar para garantizar que todos, independientemente de sus creencias, puedan llevar una vida de libertad y seguridad en su propia patria. Al defender los derechos y las normas legales, podemos esforzarnos por crear un mundo donde la libertad religiosa sea accesible para todos y nadie se vea obligado a huir de su país para practicar su fe de forma libre y segura.

- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -punto_img
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -