7.9 C
Bruselas
Domingo, noviembre 27, 2022

Papa Francisco: Recuerdos del sacerdote que lo bautizó

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. La publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

Redacción
Redacciónhttps://www.europeantimes.news
The European Times News tiene como objetivo cubrir noticias importantes para aumentar la conciencia de los ciudadanos de toda Europa geográfica.

Más del autor

Noticias del Vaticano

por el Papa Francisco

Él [el padre Enrico Pozzoli] fue llamado por todos aquellos que tenían un problema particular, con la certeza de que haría todo lo posible para ayudar. La gente también recurría al padre Pozzoli cuando necesitaban consejo.

El padre Pozzoli tenía un sentido de la realidad. Y cuando sucedía algo inusual, tenía una forma particular de expresarse. Llevaba la mano a la coronilla y la rascaba con sus cinco dedos, diciendo: “¡Canastos…!” Este fue su único gesto de impaciencia. Era un hombre de gran sentido común, que demostró en los muchos consejos que daba a la gente. Por esta razón, fue muy apreciado por todos.

Pasó horas y horas en el confesionario y con los años se convirtió en un punto de referencia para todos los salesianos de Buenos Aires y las comunidades vecinas. Hizo lo mismo con muchos sacerdotes diocesanos. También iba periódicamente a escuchar las confesiones de las Hermanas de María Auxiliadora. Fue verdaderamente un gran confesor.

[Tras tomar la decisión de ser sacerdote, la primera persona a la que Jorge Mario Bergoglio le contó su decisión de ingresar al seminario fue a su padre, en 1955]. Sabía que él me entendería más que mi madre. De hecho, se entusiasmó de inmediato. Mi madre no tuvo la misma reacción. Me dijo que tendría que pensar mucho antes de tomar esa decisión, que sería mejor para mí terminar la universidad y graduarme.

[Dos años después, Bergoglio tenía un grave problema de salud] Era agosto de 1957. Empecé a sentir punzadas en el pulmón derecho. El dolor no se detuvo. Mi salud colapsó, me llevaron de urgencia al hospital, estaba muy débil, al punto que no podía ponerme de pie, [y] me pusieron en una camilla” [estaba en peligro de morir de una infección pulmonar, y los médicos le extirparon la parte superior del pulmón derecho].

[Cuando Bergoglio le dijo a Pozzoli, un salesiano, que tenía la intención de convertirse en jesuita], el Padre Pozzoli compartió mi decisión y no me propuso unirme a los Salesianos en lugar de a la Compañía de Jesús. Siempre respetó mi elección; él no era el tipo de sacerdote que hacía prosélitos. Preguntó y me dijo que los jesuitas me aceptarían en su seminario en marzo. Esto fue en noviembre. Añadió que no me convenía quedarme en casa esos cuatro meses. También necesitaba recuperarme físicamente porque la operación a la que me habían sometido había sido muy extenuante. Entonces, se acercó a su superior directo, el inspector salesiano en Buenos Aires, a quien le explicó mi situación.

La biografía del maestro de fe don Enrico Pozzoli, escrita por Ferruccio Pallavera y publicada por la Libreria Editrice Vaticana, será presentada el 10 de noviembre, a las 6 h, en Asti, en presencia del obispo Marco Prastaro. Un segundo evento tendrá lugar en Roma el 12 de noviembre en la Pontificia Universidad Urbaniana, a las 6.30 horas. Se espera la presencia del Cardenal Luis Antonio Tagle, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, junto al Ministro de Defensa, Lorenzo Guerini; y don Ángel Fernández Artime, Rector Mayor de los Salesianos. El 14 de noviembre el escenario se trasladará a Lombardía, con una presentación, a las 3 horas, en presencia del cardenal Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, en la iglesia parroquial de Senna Lodigiana. La última presentación tendrá lugar dos días después en Lodi, en el Palacio Episcopal, donde a las 8.45 horas con el obispo de la ciudad, Marizio Malvestiti, y el director de L'Osservatore Romano, Andrea Monda, presente.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad - punto_img

Debe leer

Últimos artículos