0.7 C
Bruselas
Jueves, noviembre 30, 2023
Noticias¿Es esto una revuelta? No… Sólo un montón de retrasados.

¿Es esto una revuelta? No… Sólo un montón de retrasados.

¡Auge! Ahí está (otra vez) esta inquietante multitud armada con garrotes. Encendiendo antorchas, blandiendo horcas, apoyando el progreso como la cuerda sostiene al ahorcado. Recordemos que ya había causado miseria a Galileo y es frecuente, llena de odio y de ignorancia, que la veamos en Los Simpson atacando todo lo que se parezca al buen sentido. Desde la última vez podemos decir que no la extrañamos. Recuerde, se trataba de prácticas bárbaras que no podían revisarse (¡y otra vez!) en aras del bienestar animal sin que las tildaran de islamófobas o algo así. Pero, ya me dirás, ¡esta gente puede decir lo que piensa! ¡Es su derecho! Vale, no es necesario que me convenzas de eso. Sigamos con la cuestión de los derechos y hablemos del derecho a la educación, porque está claro que algunos de estos terribles bromistas habrán dado el siguiente paso quemando escuelas. Y, a riesgo de parecerles un poco beligerantes, lo veo como una declaración de guerra. ¿Contra quien? Tú, yo, nosotros. Finalmente, nuestra sociedad en su conjunto declaró desde entonces su laboratorio y su antesala favorita: la escuela. Pero quizás estoy yendo un poco lejos dado que incluso la decapitación de un maestro, hoy en día, con un poco de léxico victimista, se pone en perspectiva.

Frente a esta multitud vivaz y distinguida, los primeros nos encontramos atónitos, por no decir ingenuos. Realmente no vieron venir NADA. Pero eso sí, extraño objeto volador no identificado que se está poniendo rígido retrógrado. “¿Dónde se coló? ¿Sin duda entró mientras hablábamos del sexo de los ángeles? En cualquier caso, ahora es más común, en las salas de estar donde uno se permite pensar, comerse con los ojos el mechón que mirar la puerta trasera.

Al lado están los fascistas. También podríamos prescindir de ellos. Especialmente cuando intentan ser amigos. Cualquiera que sea el tema, desde su punto de vista todas las peleas son buenas siempre que puedan comerse el velo y la chilaba. Lo que realmente les molesta no es que se violen los derechos de las mujeres, por ejemplo, no. Es porque los jóvenes de cabello oscuro escuchan música demasiado alto y un olor ilícito a Ras el-hanout flota en el aire. “¡Porque en mi época olía a mejorana y puedo decirte que Huguette era dulce!”

En el fondo (porque en este momento se sienten realmente aburridos…) están los defensores del bien. Aquellos que siempre necesitan víctimas a las que salvar para encontrar un lugar en el lado correcto de la moral. Pues sí, a ellos les duele. Estuvieron a punto de aparecer en los libros de historia como luchadores de la resistencia contra nuestro Estado fascista. Sin suerte. No sólo sus instrumentos/víctimas favoritos se manifiestan contra el bien (al parecer, no estaban muy interesados ​​en mezclar tolerancia y homosexualidad en la misma frase) sino que, ADEMÁS –ya verás, es hilarante– lo hacen junto a conservadores muy caucásicos. que en el pasado ya se habían rebelado bastante contra el derecho al aborto y otras cosas bonitas. Paren las máquinas, la convivencia ya pasó de moda. Odiar juntos es más rápido y sobre todo más efectivo. En cualquier caso, concilia más fácilmente quamis y pana y ¡es un hallazgo!

Ignoremos a los que no les importa (hay demasiados) y, en un rincón, divididos, encontraremos a los laicos, los verdaderos... tan unidos como la ex Yugoslavia. ¡No me hagas decir cosas malas de ellos, soy uno de ellos! Pero es cierto que hay que decir que entre los ingenuos que se mueven como niños a quienes extorsionan las mochilas, los fascistas que se liman los dientes con bayonetas, los virtuosos que acarician su narciso en un rincón, los inconscientes que les tiran pan los patos y la gente secular que siempre miran bajo el microscopio el tren que viene directo hacia ellos, dan ganas de cerrar la puerta.

"Pero este texto ya pasó, ¿qué más quieres?" Sí, lo admito, el texto ha sido aprobado y estoy encantado de que los niños pequeños, de todos los orígenes (os veo venir, niños listos), puedan escuchar en el colegio lo que no siempre se dice en casa. “El hombre no tiene autoridad sobre las mujeres”, “La homosexualidad es normal”, “Cuando es no, es no”, elija, hay muchas. Escúchalo y sobre todo adquiere las habilidades correspondientes. Con el debido respeto a los fervientes defensores del sacrosanto privilegio de los padres de abordar estas cuestiones –mientras cobran a la mula de la escuela por todo lo demás–, es a favor de una mayor igualdad que este conocimiento debe enseñarse de manera justa. Igualdad para que todos y cada uno se beneficien de los mismos códigos relacionales en su actitud tanto hacia sí mismos como hacia los demás. Ningún diferencialismo, incluso si está envuelto en un velo de sacralidad, podría servir como trampolín hacia la creación de ciudadanos de segunda clase, ciudadanos que no han recibido sus propias instrucciones, instrucciones necesarias para toda la vida en Compañía. Además, qué mejor manera de crear guetos que dejar la transmisión de tales valores sociales a la discreción de las unidades familiares. Estos principios no conciernen exclusivamente a estas células sino a todo el organismo, si éste quiere ser viable y son todos denominadores comunes que van mucho más allá de los intereses de los particularismos egocéntricos.

Sí, se admitió EVRAS. Bien jugado chicos. ¿Enviamos los créditos finales? No. Esto ignoraría el problema subyacente. Porque, si efectivamente se ha salvado un texto que nada debería haber impedido –¡sí! – Tibia es la movilización hoy para denunciar las increíbles y violentas reacciones que esto habrá provocado. Aquí nos sentimos aliviados, satisfechos de haber defendido lo que no era más que lo obvio. Champán, entonces. Basta ya de ingenuidad. Considerar este resultado como una victoria sería como creer que el asunto Dreyfus fue suficiente para derrotar al antisemitismo. ¿No es hora de poner nombre a las cosas en lugar de tenerles miedo una y otra vez? ¿Qué es esta noticia sino la instantánea de un problema creciente, el retrato compuesto de una rabia identitaria y un entrismo religioso que progresan de la mano, puertas abiertas por algunos y reverencias hechas por otros? otros. La intolerancia, esa de la que todos temblamos al ser acusados, un lacayo apestoso que desprestigia y denuncia a quienes son acusados ​​de ello, ahí está. Una vez distinguido, no nos quedemos ahí y no tengamos miedo (¡sobre todo!) de nombrarlo.

¿Hasta cuándo, sintiéndonos más culpables que culpables, jugaremos con el estómago blando, agacharemos la cabeza y miraremos nuestros zapatos? El primer paso fue semántico y se infiltró en todos los sectores, particularmente en el institucional. El próximo utilizará las instituciones para imponer un diferencialismo desinhibido porque es legal. Dejemos de alimentar al cocodrilo, de ceder, pensando en calmar esta apisonadora.

¡Hagamos algo mejor que defendernos, actuemos! Invirtamos en la tierra de forma solidaria. Casi no es demasiado tarde para instalar una estricta neutralidad en los servicios públicos y transmitir a los jóvenes el conocimiento y el gusto de este tesoro arrebatado al oscurantismo a costa de tanto esfuerzo: el laicismo. Un laicismo a incluir en nuestra Constitución. ¡Ahora mismo!

Ha llegado el momento de unirnos y salir del bosque. Tengan la seguridad de que no quemar escuelas, no. Para invertirlos.

publicado originalmente en Almouwatin.com

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -