16.6 C
Bruselas
Lunes, octubre 3, 2022

El problema de Erdogan no es con Suecia y Finlandia sino con la vocación occidental de Turquía

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. La publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

Redacción
Redacciónhttps://www.europeantimes.news
The European Times News tiene como objetivo cubrir noticias importantes para aumentar la conciencia de los ciudadanos de toda Europa geográfica.

Más del autor

En una cumbre histórica esta semana, la Organización del Tratado del Atlántico Norte adoptará un nuevo Concepto estratégico, el primero en 12 años, para guiar las políticas de la alianza en un entorno de seguridad europeo cada vez más incierto. Sin embargo, acechando sobre es la objeción del presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, a la membresía de Suecia y Finlandia. Las primeras expectativas de que Erdoğan se permitiría “ser engatusado, persuadido y finalmente recompensado por su cooperación” no se han materializado. Un esfuerzo de última hora para negociar un avance la semana pasada también fracasó, lo que dejó al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, con sus esperanzas de un “tan pronto como sea posible” resolución posterior a la cumbre del punto muerto.

La intransigencia de Erdogan se atribuye ampliamente a consideraciones políticas internas, incluida la necesidad desesperada de desviar la atención del terrible estado de la economía de Turquía, así como de impulsar su índices de encuestas caídos jugando con los sentimientos nacionalistas y antioccidentales desenfrenados. Tan plausibles como son estas explicaciones, subyacentes a ellas también está la propia incomodidad de Erdoğan con la vocación occidental de larga data de Turquía, simbolizada por su membresía en la OTAN y en el Consejo de Europa. Está instrumentalizando el tema de la membresía de Suecia y Finlandia para debilitar esta vocación, si no romperla, para eliminar los controles institucionales restantes sobre su gobierno de un solo hombre.

Es importante que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN eviten políticas que entrarían en la agenda de Erdogan hasta las elecciones nacionales, en junio de 2023, antes de descartar por completo a una Turquía orientada hacia Occidente. Esto podría mantener vivas las perspectivas de una Turquía capaz de reconstruir su democracia y su economía, y de servir mejor a sus propios intereses de seguridad y los de la alianza transatlántica, en tiempos volátiles.

Qué hay detrás de la oposición de Erdogan a la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN

Erdoğan anunció por primera vez que no veía la membresía de la OTAN ofertas de Finlandia o Suecia favorablemente, sobre la base de que se habían convertido en "casas seguras” para terroristas. Esta fue una referencia a la presencia y actividades de personas y organizaciones con vínculos con el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), así como con gulenistas, ampliamente reconocido como el autores del intento de golpe contra él en julio de 2016. El anuncio se produjo el 13 de mayo e inicialmente puede haber sido un intento de desviar la atención de dos eventos en ese momento: una prohibición política del político opositor Canan Kaftancıoğlu, ampliamente reconocido por diseñar la derrota del candidato preferido de Erdogan en las elecciones a la alcaldía de Estambul de 2019, y la violenta intervención de la policía israelí durante el funeral de la periodista palestina-estadounidense asesinada Shireen Abu Akleh, sobre el cual Erdoğan decidió permanecer inusualmente en silencio. Posteriormente intensificado sus objeciones añadiendo que “todas las formas de embargos de armas”, especialmente por parte de Suecia, contra la industria de defensa de Turquía van en contra del “espíritu de asociación militar bajo el paraguas de la OTAN”.

Desde entonces, Erdogan ha dejado en claro que no renunciará fácilmente a su veto a menos que se aborden estas objeciones. Siguió una ráfaga de actividades diplomáticas para abordar lo que Stoltenberg definió en numerosas ocasiones como “el problema” de Turquía.legítima” preocupaciones, sin resultados concretos. El punto muerto parece ser el resultado de diferentes definiciones de "terrorismo" y de Erdogan. insistencia sobre la extradición de personas, incluidos ciudadanos suecos y un miembro del parlamento sueco. Huelga decir que el apoyo material directo, como destacan varios expertos y ex diplomáticos turcos, proporcionado al PKK, reconocido por Turquía, los Estados Unidos y la Unión Europea como una organización terrorista, es realmente problemático y debe resolverse. La complicación surge de una definición de terrorismo en la ley turca que va más allá de criminalizar la participación en actos violentos e infringe la libertad básica de expresión. Este suelto y a menudo agresivo encuadre de los términos Erdogan y los miembros de su gobierno utilizan regularmente el terrorismo y el terrorismo para silenciar y reprimir a sus críticos y opositores.

La postura intransigente de Erdoğan contrasta con los primeros años de su liderazgo en Turquía, cuando parecía estar comprometido con los valores democráticos liberales y cuando Ankara, con un apoyo considerable de EE. UU., Finlandia y Suecia, comenzó su proceso de adhesión a la UE. Turquía logró su mayor integración con la comunidad transatlánticay responsabilidades compartidas de mantenimiento de la paz en en nombre de la OTAN en su vecindad, y persistentemente apoyó la ampliación de la OTAN, incluida la política de "puertas abiertas".

Erdogan desde entonces se ha transformado del sistema parlamentario de Turquía a uno presidencial prácticamente sin frenos ni contrapesos en su poder. El creciente autoritarismo y la represión de críticos y opositores se ha convertido en un rostro definitorio del país, con la sentencia de activista de la sociedad civil osman kavala y Selahattin demirtaş, exlíder del principal partido político kurdo, junto con la probabilidad de que el alcalde de Estambul, Ekrem Imamoğlu, que disfruta puntuaciones más altas en las encuestas que Erdogan, también puede enfrentar una prohibición política.

La OTAN se ha convertido en otro objetivo de la virulencia de Erdoğan, ya que culpa a Occidente por los crecientes males económicos y el aislamiento político de Turquía. Esto se remonta a las secuelas del intento de golpe de estado de 2016, cuando los miembros del parlamento del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) alegaron la participación de la OTAN sin presentar una pizca de evidencia, incluso calificándolo de "organización terrorista.” Esta acusación ha sido periódicamente alimentado por el gobierno incluso si Erdogan lo ha evitado personalmente. Sin embargo, la estrecha relación de Erdogan con el presidente ruso Vladimir Putin, la decisión de comprar misiles S-400 de Rusia y una batalla diplomática implacable sobre ellos con Washington ha dañado profundamente la confiabilidad de Turquía como aliado de la OTAN. El escepticismo sobre el lugar de Turquía en la alianza se agravó aún más por la decisión de Erdogan amenaza de expulsión 10 embajadores occidentales, siete de ellos de aliados, por pedirle que implementara un fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y liberara a Kavala. En cambio, Erdogan optó por descartar categóricamente la decisión del TEDH, así como la del Consejo de Europa inicio de la acción disciplinaria contra Turquía.

Esta persistente narrativa antioccidental y antiestadounidense ha encontrado un estado de ánimo receptivo en una ciudadanía turca privada de acceso a discursos alternativos. No es sorprendente que el público turco en los últimos años haya percibido una mayor amenaza a la seguridad de los Estados Unidos que de Rusia (ver diapositivas 81-83 aquí). Según Metropoll, una empresa de investigación de opinión pública, El 65% de los encuestados en abril de 2022 no confiaba en la OTAN; en Enero, 39.4% prefería relaciones más cercanas con China y Rusia en comparación con el 37.5 % que prefiere relaciones más estrechas con la UE y EE. UU.

Las realidades geopolíticas que limitan a Erdogan y la OTAN

Sin embargo, a pesar de los sentimientos antioccidentales que ha suscitado Erdogan, sigue siendo espectacularmente tímido a la hora de romper los lazos con la OTAN. Sus enfrentamientos intermitentes en los últimos años no han llegado a un punto en el que pueda darse el lujo de anunciar el abandono de la alianza por parte de Turquía. Lo más fuerte que puede hablar a nivel nacional es cuando permanece en silencio ante las sugerencias de que Turquía debería abandonar la OTAN, como su aliado político Devlet Bahçeli, el líder del ultranacionalista Partido del Movimiento Nacionalista, audazmente. abogado el mes pasado. Para las audiencias occidentales, incluso reiteró en un reciente artículo en The Economist su compromiso con la OTAN y su expansión. La ambigüedad de Erdoğan sobre si está dispuesto o es capaz de separar a Turquía de la OTAN y de Occidente en general demuestra los límites de su poder y ofrece una oportunidad para las consideraciones políticas.

El presidente turco se ha encontrado en una situación en la que debe negociar su malestar con Occidente y todo lo que representa con la realidad sobre el terreno. La situación geopolítica que rodea a Turquía, y específicamente, la guerra de Rusia contra Ucrania, está exacerbando los males económicos del país e impactando negativamente en su seguridad nacional. Cerca del 58% del público turco todavía cree que la OTAN es necesaria para la seguridad de Turquía. La objeción de Erdogan a que Suecia y Finlandia se unan a la OTAN es un síntoma de su aversión a los valores representados por la propia membresía de Turquía en la alianza y otras instituciones occidentales, en particular el Consejo de Europa y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Estos valores e instituciones son un impedimento para su gobierno de un solo hombre, así como para su objetivo ideológico de acabar con la vocación occidental tradicional de Turquía.

Pero la OTAN también necesita a Turquía, como destaca un excomandante de las fuerzas estadounidenses en Europa quien comentó, “No quiero ni pensar en la OTAN sin Turquía”. El futuro de Turquía en la OTAN dependerá en gran medida de los resultados de las elecciones del país el próximo año. La oposición ha expresado repetidamente su compromiso de revivir la democracia turca, incluso si en política exterior, hasta ahora, se han mantenido fuera de la vista o se han sentido obligados a seguir la línea nacionalista de Erdogan. Hasta entonces, es importante no descartar a Turquía.

En el caso de la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN, uno puede esperar que las dos partes se reúnan eventualmente en una solución pragmática. En caso de fracaso, los miembros clave de la OTAN, como EE. UU. y el Reino Unido, parecen dispuestos a extender Suecia y Finlandia. garantías de seguridad bilaterales. En última instancia, mantener a Turquía en la OTAN podría servir una vez más, al igual que hace 70 años cuando se unió a la alianza por primera vez, como un conducto para reforzar mutuamente la vocación occidental de Turquía y su democracia al mismo tiempo que beneficia la seguridad transatlántica, especialmente en tiempos tan difíciles que el nuevo Concepto Estratégico de la OTAN pretende abordar.

- Publicidad -
- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad - punto_img

Debe leer

Últimos artículos