4.5 C
Bruselas
Jueves, diciembre 1, 2022

Jerusalén – la Ciudad Santa

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. La publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

Redacciónhttps://www.europeantimes.news
The European Times News tiene como objetivo cubrir noticias importantes para aumentar la conciencia de los ciudadanos de toda Europa geográfica.

Más del autor

Escrito por archimandrite asoc. profe. Pavel Stefanov, Universidad de Shumen “Obispo Konstantin Preslavski” – Bulgaria

La vista de Jerusalén bañada en una deslumbrante luz espiritual es emocionante y única. Situada entre montañas más altas a orillas de un profundo desfiladero, la ciudad irradia un brillo imperecedero constante. Incluso si no tuviera un significado histórico particular, todavía despertaría fuertes sentimientos con su apariencia inusual. Visto desde los picos de Skopos y Eleon, el horizonte está plagado de fortificaciones y torres medievales, cúpulas doradas, almenas, restos desmoronados de la época romana y árabe. A su alrededor hay valles y laderas, transformados en amplios y verdes prados que cambian incluso las propiedades de la luz. La vista es fascinante.

Según las tradiciones del rey David, se llama Jebús. En hebreo, Yerushalayim significa “ciudad de paz” (esta etimología no está del todo precisada – pr), lo cual es una paradoja, pues en su milenaria historia ha conocido muy pocos períodos de paz. En árabe, su nombre es al-Quds, que significa “santo”. Es una antigua ciudad del Medio Oriente en la línea divisoria de aguas entre el Mediterráneo y el Mar Muerto a una altitud de 650-840 m. Representa una increíble mezcla de monumentos de historia, cultura y pueblos con una gran cantidad de lugares de interés. Desde la antigüedad, esta pequeña ciudad provinciana fue llamada el “ombligo” o “centro” del mundo por su excepcional significado religioso (así también se le llama en el profeta Ezequiel 5:5 – b. r). [i] En diferentes momentos, Jerusalén fue posesión del Reino de Judea, el Estado de Alejandro Magno, la Siria seléucida, el Imperio Romano, Bizancio, el Califato árabe, los cruzados, el Estado ayyubí, los tártaros-mongoles, los Mamelucos, el Imperio Otomano y el Imperio Británico.[ii]

La edad de Jerusalén supera los 3500 años.[1] La investigación arqueológica de esta ciudad, que ocupa un lugar excepcional en la historia espiritual del mundo, comenzó en 1864 y continúa hasta el día de hoy[2]. El nombre Shalem (Salem) se mencionó por primera vez en 2300 a. en los documentos de Ebla (Siria) y en las inscripciones de la XII dinastía egipcia. Según una versión, es un probable predecesor de Jerusalén.[3] En el siglo XIX aC se hace mención a Melquisedec, rey de Salem. Según la Biblia, se encontró con Abraham y el rey de Sodoma después de una batalla victoriosa y le ofreció pan y vino, tomando un diezmo de ellos (Gén. 19:14-18). En la epístola del Nuevo Testamento a los Hebreos (20:5, 6; 10:6; 20:7, 1-10, 11, 15, 17) San Apóstol Pablo prueba la dignidad sacerdotal de Jesucristo en el orden de Melquisedec.

En el siglo XIV a.C. durante las excavaciones de los padres franciscanos alrededor de la capilla “Dominus Flevit” (“Lamento del Señor”), se encontraron piezas de cerámica y loza que datan del siglo XVI aC, así como un ornamento en forma de escarabajo de Egipto. descubierto. Un hallazgo fortuito, un conjunto de tablillas cuneiformes de Tell el-Amarna en el Alto Egipto (ca. 16 a. C.), arroja luz sobre el archivo real de Amenhotep III y su hijo Akhenaton. Entre unos 1350 avisos en arcilla de príncipes y jefes en Palestina, Fenicia y el sur de Siria hay ocho escritos por Abdu Heba, gobernante de Jerusalén y vasallo de Egipto. En sus ansiosas cartas al faraón, Abdu Heba suplica refuerzos, que no recibe, y pierde la tierra del faraón “de habiru”. ¿Quiénes eran estas tribus “habiru”? La conexión entre ellos y los antiguos judíos sigue siendo un tema de conjeturas.

La historia de Jerusalén comienza con el período protourbano, al que se refieren varios entierros. Con su primer asentamiento a finales de la Edad del Bronce, se convirtió en una ciudad de los jebuseos, una tribu cananea. Se encuentra en el Monte Ofel (en las afueras del sureste de la actual Jerusalén). “Pero los hijos de Judá no pudieron expulsar a los jebuseos, residentes en Jerusalén, y por eso los jebuseos habitan con los hijos de Judá en Jerusalén hasta el día de hoy” (Isa. Nav. 15:63).[4]

Del 922 al 586 a.C. Jerusalén es la capital del reino judío. La ciudad fue capturada por los judíos, dirigidos por el rey David (en la última década prevaleció la opinión de que la ciudad no fue capturada por la fuerza – br). David encontró un antiguo santuario que existía aquí y renombró la ciudad como Sion.[5] Él construyó un palacio (2 Reyes 5:11), pero sus cimientos aún no han sido descubiertos. El rey renovó la ciudad y las murallas, incluido el llamado Milo (1 Crónicas 11:8). El significado de este término no está claro, pero se piensa que se refiere a las terrazas y cimientos de la acrópolis. Salomón convierte a Jerusalén en una lujosa capital. Duplicó el tamaño de la ciudad y construyó un complejo de templos en el monte Moriah (2 Crónicas 3:1).[6] El piadoso rey Ezequías (727-698) reconstruyó los muros de la fortaleza y cavó un túnel de suministro de agua.[7] El rey asirio Senaquerib sitió Jerusalén en el año 701, pero un ángel del Señor mató a 185,000 de sus soldados y los invasores se retiraron.

En el 598 a. el rey de Babilonia, Nabucodonosor, sitia a Jerusalén, que cae, y el rey de Judea, Jeconías, es llevado cautivo a Babilonia. Sedequías fue colocado en el trono como vasallo. Se rebeló, esperando ayuda de Egipto. En 587, el ejército babilónico regresó y destruyó Jerusalén. Casi todos los habitantes fueron llevados cautivos a Babilonia. En 539 aC, el rey persa Ciro el Grande derrotó a los babilonios y emitió un decreto que permitía a los judíos regresar a Jerusalén y reconstruir el templo.[8]

El año es 332 a. Los habitantes de Jerusalén se rindieron sin resistencia a Alejandro Magno, quien confirmó los privilegios otorgados a la ciudad por los gobernantes persas[9].

Bajo el liderazgo de los hermanos Macabeos, estalló una revuelta de los judíos, que duró del 167 al 164 a. Los ocupantes sirios de Antíoco IV Epífanes, que estaban imponiendo el paganismo, fueron expulsados.[10]

Las tropas romanas bajo el liderazgo de Pompeyo capturaron Jerusalén en el 63 a. La ciudad se convirtió en el centro administrativo del protectorado romano de Judea.[11] El plan moderno de Jerusalén data de la época de Herodes el Grande (37-34 aC).[12] Este sátrapa es el mayor constructor de la historia de la ciudad. Reconstruyó las murallas asmoneas y añadió tres grandes torres, construyó un complejo palaciego-administrativo en la colina occidental, más tarde llamado “pretorio”, y reconstruyó el templo. Los judíos de la diáspora anhelan la ciudad, liderados por eminentes intelectuales como Filón de Alejandría.[13]

La opresión romana alimentó el movimiento secreto de liberación de los zelotes. El apóstol de Cristo, Judas Iscariote, probablemente les pertenece.[14] En 66-70, los judíos encabezaron una revuelta contra los romanos. Después de un largo asedio, Jerusalén cae. El levantamiento fallido pasa a la historia como la Guerra Judía. A pesar de la orden del general romano Tito de preservar el templo, fue quemado y destruido el 9 de agosto de 70.[15] Más tarde, por orden del emperador Adriano, se inició sobre las ruinas de Jerusalén la construcción de una ciudad llamada Elia Capitolina en honor al emperador (Elius Adriano) y la tríada capitolina (Júpiter, Juno y Minerva). La ciudad se construyó siguiendo el modelo de un campamento militar romano: una plaza en la que las calles se cruzan en ángulo recto. Se construyó un santuario de Júpiter en el sitio del templo judío.

Indignados por la imposición del culto pagano, los judíos levantaron una segunda revuelta contra los conquistadores romanos. Del 131 al 135, Jerusalén estuvo en manos de los rebeldes judíos de Shimon bar Kojba, quienes incluso acuñaron sus propias monedas. Pero en 135 las tropas romanas reconquistaron la ciudad. El emperador Adriano emitió un decreto que prohibía la entrada a la ciudad a todas las personas circuncidadas. Después de la caída del Imperio Romano, comenzó el período bizantino y la ciudad adquirió gradualmente una apariencia cristiana.[16]

En el sitio del Gólgota, los romanos erigieron un templo a Afrodita. En 326, Santa Elena y el obispo Macario dirigieron la construcción de la Iglesia del Santo Sepulcro. Millones de peregrinos de todo el mundo comenzaron a llegar aquí a lo largo de los siglos.

En 1894, se descubrió un famoso mosaico que representaba a San Jorge en la Iglesia Ortodoxa de San Jorge en Madaba (ahora Jordania). Tierra y Jerusalén. Data del siglo VI y hoy mide 6 x 16 m. La imagen más grande y detallada en el centro de la obra es de Jerusalén y sus puntos de referencia.[5]

En 614, la ciudad fue capturada y saqueada por el persa Shah Khozroi, y la Iglesia del Santo Sepulcro fue incendiada. Después de 24 años, San Patriarca Sofronio abrió las puertas de la ciudad a un nuevo conquistador, el califa árabe Omar ibn al-Khattab, y Jerusalén comenzó gradualmente a adquirir una apariencia musulmana. Un poco más tarde, Mu'af I, fundador de la dinastía Omeya, fue proclamado califa en Jerusalén. Se construyó una mezquita en el sitio del templo judío destruido, que para los musulmanes es el tercero más sagrado después de los de La Meca y Medina.

En 1009, el demente califa al-Hakim ordenó la destrucción total de la Iglesia del Santo Sepulcro. Este sacrilegio provoca una ola de protestas en Occidente y prepara la era de las Cruzadas. En 1099, los participantes en la primera campaña bajo el liderazgo del conde Gottfried de Boulogne capturaron Jerusalén, masacraron a todos los musulmanes y judíos y convirtieron la ciudad en la capital del Reino de Jerusalén encabezado por el rey Balduino I. En 1187, después de un largo asedio , las tropas del sultán egipcio Salah-at-din (Saladino, 1138-1193) conquistaron Jerusalén. Todas las iglesias de la ciudad, excepto la Iglesia de la Ascensión, se convirtieron en mezquitas. [18]

Pero los cristianos occidentales no se desesperaron y en 1189-1192 organizaron la Segunda Cruzada bajo el liderazgo del rey inglés Ricardo Corazón de León. La ciudad vuelve a caer en manos de los cruzados. En 1229, Friedrich II Hohenstaufen se convirtió en rey del Reino de Jerusalén, quien logró restaurar temporalmente el poder de los cruzados en Jerusalén aprovechando las contradicciones entre los estados musulmanes. Sin embargo, en 1244, los mongoles-tártaros conquistaron la ciudad. En 1247, Jerusalén fue capturada por un sultán egipcio de la dinastía ayyubí. Los mamelucos llegaron al poder: guardaespaldas de los sultanes egipcios, cuyo ejército fue reclutado entre esclavos de origen turco y caucásico (principalmente circasiano). En 1517, el ejército del Imperio Otomano, después de una victoria en Siria sobre los mamelucos, conquistó la tierra de Eretz-Israel (el territorio de Palestina) sin derramamiento de sangre.

Durante la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña estableció el control sobre Palestina.[19] Desde 1920 hasta 1947, Jerusalén fue el centro administrativo del territorio de Palestina bajo mandato británico. Durante este período, la población judía aumentó en 1/3 principalmente debido a la migración desde Europa. La Resolución de la Asamblea General de la ONU No. 181 del 29 de noviembre de 1947, conocida como Resolución sobre la Partición de Palestina, asumió que la comunidad internacional tomaría el control del futuro de Jerusalén después del fin del Mandato Británico (15 de mayo de 1948). ).[20] En 1950, Israel declaró a Jerusalén como su capital y allí se ubicaron todas las ramas del gobierno israelí, aunque esta decisión no fue aceptada por la comunidad mundial. La parte oriental de la ciudad se convirtió en parte de Jordania. [21]

Después de su victoria en la Guerra de los Seis Días en 1967, Israel obtuvo el control de todo el territorio de la ciudad, separó legalmente Jerusalén Este de Cisjordania y declaró su soberanía sobre Jerusalén. Con una ley especial del 30 de julio de 1980, Israel declaró a Jerusalén como su capital única e indivisible. Todas las oficinas estatales y gubernamentales de Israel están ubicadas en Jerusalén. [22] La ONU y todos sus miembros no reconocen la anexión unilateral de Jerusalén Este. Casi todos los países tienen sus embajadas en el área de Tel Aviv, con la excepción de varios países latinoamericanos, cuyas embajadas están ubicadas en el suburbio de Mevaseret-Zion en Jerusalén. Ya en el año 2000, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la decisión de trasladar la embajada a Jerusalén, pero el gobierno estadounidense pospuso constantemente la implementación de esta decisión. En 2006, las embajadas latinoamericanas se mudaron a Tel Aviv y ahora no hay embajadas extranjeras en Jerusalén. Jerusalén Este alberga los consulados de los Estados Unidos y algunos otros países que tienen contacto con la Autoridad Palestina.

El estatus de Jerusalén sigue siendo un tema muy controvertido. Tanto Israel como la Autoridad Palestina reclaman oficialmente a Jerusalén como su capital y no reconocen ese derecho a ningún otro país, aunque la soberanía israelí sobre parte de la ciudad no está reconocida por la ONU ni por la mayoría de los países, y las autoridades de la Autoridad Palestina nunca lo han sido. no en Jerusalén. Los árabes incluso niegan completamente el período judío de la historia de Jerusalén, cuestionando así la Biblia, aceptada como revelación en su Corán. Tras la victoria de la revolución islámica en Irán, el ayatolá Jomeini estableció una nueva festividad el 5 de octubre, el día de al-Quds (Jerusalén). Cada año en esta fecha, los musulmanes oran para que la ciudad sea liberada de la presencia militar israelí.[23]

Según las últimas cifras, los habitantes de Jerusalén son 763,800, mientras que en 1948 eran sólo 84,000. Hay 96 santuarios cristianos, 43 islámicos y 36 judíos ubicados en el territorio de la ciudad vieja, que cubre solo 1 kilómetro cuadrado. Está asociado con la paz a través de su nombre. Es una ciudad de tamaño mediano, provinciana, en muchos sentidos modesta y, sin embargo, irresistiblemente atractiva que inspira asombro y asombro. En Jerusalén se fundaron dos religiones mundiales, y la tercera, el Islam, adoptó sus diversas tradiciones en su credo. Pero en lugar de ser como su nombre “ciudad de paz”, Jerusalén resulta ser un escenario de confrontación.

La violencia continúa como actos en un drama antiguo interminable, pero en el que no hay catarsis. Desde los mismos muros escalados por los romanos en el año 70 dC y los cruzados en 1099, jóvenes palestinos armados como David con hondas lanzan piedras a los coches de policía blindados que pasan. Los helicópteros dan vueltas por encima, arrojando botes de gas lacrimógeno. Cerca, en las calles estrechas, los sonidos de las tres religiones que consideran sagrada la ciudad se elevan incesantemente: la voz del muecín llamando a los fieles musulmanes a la oración; el repique de las campanas de la iglesia; el canto de los judíos rezando en el Muro Occidental, la única parte conservada del antiguo templo judío.

Algunos llaman a Jerusalén una “necrocracia”, la única ciudad donde el voto decisivo se le da a los muertos. Por todas partes aquí se siente la pesada carga del pasado pesando sobre el presente. Para los judíos, siempre es la capital de la memoria. Para los musulmanes es al-Quds, es decir. El santuario, desde el surgimiento del Islam en el siglo VII hasta nuestros días. Para los cristianos es el epicentro de su fe, asociado a la predicación, muerte y resurrección del Dios-hombre[7].

Jerusalén es una ciudad donde el espíritu de la historia es invocado diariamente de manera implacable y supersticiosa por países rivales. Jerusalén es la encarnación de la influencia de la memoria en la mente de los hombres. Es una ciudad de monumentos que tienen su propio lenguaje. Despiertan recuerdos mutuamente contradictorios y construyen su imagen de ciudad querida por más de un pueblo, sagrada para más de una fe. En Jerusalén, la religión se mezcla con la política. Vive demasiado absorto en la fascinación de poderosas creencias religiosas y religiones.[25] La reverencia y el fanatismo de las religiones y nacionalidades que aquí coexisten interactúan. Nunca hubo una sola verdad religiosa en Jerusalén. Siempre ha habido muchas verdades e imágenes contradictorias entre sí de la ciudad. Estas imágenes se reflejan o distorsionan entre sí y el pasado fluye hacia el presente.

En nuestro tiempo, los hombres han pisado la luna en busca de nuevas tierras prometidas y nuevas Jerusalén, pero hasta ahora la antigua Jerusalén aún no ha sido reemplazada. Mantiene un dominio extraordinario sobre la imaginación, sosteniendo para tres religiones a la vez cercanas y lejanas el temor y la esperanza de un Apocalipsis expresado en frases completamente intercambiables.[26] Aquí, la lucha religiosa por conquistar territorios es una antigua forma de culto. El nacionalismo y la religión siempre han estado entrelazados en Jerusalén, donde la idea de una tierra prometida y un pueblo elegido se reveló por primera vez a los judíos hace 3,000 años.

Los escribas y profetas de Jerusalén desafiaron la noción antigua prevaleciente de que la historia necesariamente se mueve en círculos, repitiéndose una y otra vez. Expresan la esperanza general de un progreso irreversible hacia una vida mejor y más valiosa. Variedades del Pentateuco y los libros de Josué, Samuel y Reyes circularon en Jerusalén como tradiciones orales a principios del siglo VII o IX a. La evidencia arqueológica y epigráfica confirma repetidamente con notable precisión los detalles fácticos de las fuentes bíblicas. Aquí el rey David compuso los poemas de los Salmos, y Salomón construyó el templo y disfrutó de sus cientos de esposas. Aquí Isaías clama en el desierto, y Jesús lleva la corona de espinas y es crucificado con los ladrones. Los cristianos se reunieron después de Su muerte en esta ciudad y en nombre de la esperanza conquistaron el Imperio Romano y todo el mundo mediterráneo. Aquí, según la leyenda islámica, Mahoma viene montado en un misterioso caballo blanco alado y asciende al cielo en una escalera de luz. Desde el siglo XII, los judíos han estado orando en el Muro Occidental tres veces al día, para que puedan “regresar por misericordia a Tu ciudad de Jerusalén y vivir en ella, como Tú prometiste”.

Cuatro mil años de historia, innumerables guerras y fortísimos terremotos, algunos de los cuales provocaron la destrucción total de edificios y murallas, han dejado su huella en la topografía de la ciudad. Ha experimentado 20 asedios devastadores, dos períodos de completa desolación, 18 restauraciones y al menos 11 conversiones de una religión a otra. Jerusalén sigue siendo santa para judíos, cristianos y musulmanes, para todos los pueblos del mundo. “¡Pide paz para Jerusalén” (Sal. 121:6)!

Notas

[i] Wolf, B. Jerusalén und Rom: Mitte, Nabel – Zentrum, Haupt. Die Metaphern «Umbilicus mundi» und «Caput mundi» in den Weltbildern der Antike und des Abendlands bis in die Zeit der Ebstorfer Weltkarte. Berna ua, 2010.

[ii] Diccionario enciclopédico. Cristiandad. TIM 1997, pág. 586. Cfr. Otto, E. Das antike Jerusalén. Arqueología und Geschichte. München, 2008 (Beck'sche Reihe, 2418).

[1] Elon, A. Jerusalén: Ciudad de los Espejos. Londres, 1996, pág. 30

[2] Whiting, C. Imaginaciones geográficas de la “Tierra Santa”: topografía bíblica y práctica arqueológica. – Contextos del siglo XIX, 29, 2007, núms. 2 y 3, 237-250.

[3] Elon, A. op. cit., pág. 54.

[4] Para conocer la historia antigua de la ciudad, véase Harold Mare, W. The Archaeology of the Jerusalem Area. Grand Rapids (MI), 1987; Jerusalén en la historia y la tradición antiguas. ed. por TL Thompson. Londres, 2004 (Seminario Internacional de Copenhague).

[5] Cogan, Jerusalén de M. David: notas y reflexiones. – En: Tehillah le-Moshe: Estudios bíblicos y judaicos en honor a Moshe Greenberg. Editado por M. Cogan, BL Eichler y JH Tigay. Lago Winona (IN), 1997.

[6] Goldhill, S. El Templo en Jerusalén. S., 2007.

[7] El libro Jerusalén en la Biblia y la Arqueología: El Período del Primer Templo está dedicado a la historia bíblica de Jerusalén. ed. por AG Vaughn y AE Killebrew. Atlanta (GA), 2003 (Serie de simposios, 18)

[8] Diccionario enciclopédico. Cristiandad. TIM, 1997, 587. Cfr. Ritmeyer, L. Jerusalén en la época de Nehemías. Chicago, 2008.

[9] Ameling, W. Jerusalem als hellenistische Polis: 2 Makk 4, 9-12 und eine neue Inschrift. – Biblische Zeitschrift, 47, 2003, 117-122.

[10] Tromp, J. El significado religioso de Jerusalén para los judíos en el período grecorromano. – En: À la recherche des villes saintes. Actes du colloque franco-néerlandais “Les Villes Saintes”. ed. A. Le Boulluec. Turnhout, 2004 (Bibliothèque de l'École des hautes études. Sciences religieuses, 122), 51-61.

[11] Mirasto, I. Cristo ha resucitado (En tierra de Dios durante la Semana Santa). S., 1999, pág. 9.

[12] Julia Wilker, Fuer Rom und Jerusalem. Die herodianische Dynastie im 1. Jahrhundert n.Chr. Fráncfort del Meno, 2007 (Studien zur Alten Geschichte, 5)

[13] Pearce, S. Jerusalén como “Ciudad-Madre” en los escritos de Filón de Alejandría. – En: Negociando la Diáspora: Estrategias Judías en el Imperio Romano. ed. por JMG Barclay. Londres y Nueva York, 2004, 19-37. (Biblioteca de Estudios del Segundo Templo, 45).

[14] Hengel, M. The Zealots: Investigaciones sobre el movimiento de libertad judío en el período desde Herodes I hasta el 70 d.C. Londres, 1989.

[15] Rives, JB Flavian Política Religiosa y la Destrucción del Templo de Jerusalén. – En: Flavius ​​​​Josephus y Flavian Rome. Eds. J. Edmondson, S. Mason y J. Rives. Oxford, 2005, 145-166.

[16] Belayche, N. Déclin ou reconstrucción? La Palaestina romaine après la révolte de 'Bar Kokhba'. – Revue des études juives, 163, 2004, 25-48. Cf. Colbi, P. Una breve historia del cristianismo en Tierra Santa. Jerusalén, 1965; Wilken, R. La tierra llamada santa: Palestina en la historia y el pensamiento cristianos. Nueva York, 1992.

[17] Damyanova, E. Jerusalén como centro topográfico y espiritual del mosaico de Madaba. – En: Reflexiones Teológicas. Colección de materiales. S., 2005, 29-33.

[18] Shamdor, A. Saladino. Un noble héroe del Islam. San Petersburgo, 2004. Cfr. L'Orient au temps des croisades. Textos árabes presentados y traducidos por A.-M. Eddé et F. Micheau. París, 2002.

[19] Grainger, J. La batalla por Palestina, 1917. Woodbridge, 2006.

[20] La herencia cristiana en Tierra Santa. ed. Por A. O'Mahony con G. Gunner y K. Hintlian. Londres, 1995, pág. 18

[21] Keay, J. Sembrando el Viento: Las Semillas del Conflicto en el Medio Oriente. Nueva York, 2003.

[22] Tessler, M. Historia del conflicto israelí-palestino. Bloomington (IN), 1994. Cf. Kailani, W. Reinventing Jerusalem: Reconstrucción israelí del barrio judío después de 1967. – Middle Eastern Studies, 44, 2008, No. 4, 633-637.

[23] Emelyanov, V. ¿Qué hacer con el problema de al-Quds – Jerusalén? En Moscú, celebraron una fecha conmemorativa establecida hace 27 años por el Imam Khomeini. – https://web.archive.org/web/20071011224101/http://portal-credo.ru:80/site/?act=news&id=57418&cf=, 8 de octubre de 2007.

[24] La Herencia Cristiana.., p. 39.

[25] Kalian, M., S. Catinari, U. Heresco-Levi, E. Witztum. “Hambre espiritual” en un espacio sagrado: una forma de “síndrome de Jerusalén”. – Salud Mental, Religión y Cultura, 11, 2008, No. 2, 161-172.

[26] Elon, A. op. cit., pág. 71.

Dirección abreviada de esta publicación: https://dveri.bg/uwx

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad - punto_img

Debe leer

Últimos artículos