13.9 C
Bruselas
Sábado, septiembre 24, 2022

La plaga de las salchichas: cómo el veneno más peligroso se convirtió en el elixir de la juventud

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. La publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

Más del autor

CCA comparte perspectivas cristianas en diálogo sobre reconciliación

CCA comparte perspectivas cristianas en diálogo sobre reconciliación

0
En un entorno multiconfesional, la secretaria ejecutiva de la CCA, Katerina Pekridou, aportó perspectivas cristianas sobre la reconciliación en una conferencia celebrada en Sarajevo.

 “Todo es veneno, todo es medicina. Ambos están determinados por la dosis”. Estas palabras se atribuyen al famoso médico suizo, alquimista y precursor de la farmacología moderna, Paracelso. Cuando la gente habla de la “sustancia más peligrosa”, en la mayoría de los casos piensan en los venenos cianuro, arsénico o tetrodotoxina. Aunque estos son venenos bastante fuertes, no son los más peligrosos.

La sustancia más letal es la toxina botulínica. Es el veneno orgánico más fuerte conocido por la ciencia. Se necesita 1 nanogramo por kilogramo de masa, o una mil millonésima parte de un gramo por kilogramo de masa, para producir una dosis letal. Aunque la toxina botulínica es letal para los humanos, se usa médicamente para tratar trastornos neurológicos. Además, esta sustancia es muy utilizada en cosmetología para combatir las arrugas. Eso sí, en estos casos se utiliza una toxina purificada y debilitada, que se administra a una persona en microdosis.

Cómo el veneno más peligroso se convirtió en el elixir de la juventud

En diciembre de 2021 falleció uno de los creadores del bótox, el oftalmólogo Alan Scott. Estaba buscando una cura para el estrabismo, pero el mundo se enamoró de su medicina no por eso. ¿Cómo se domó la mortal toxina botulínica y por qué no es solo para combatir las arrugas? La palabra "Botox" se ha convertido desde hace mucho tiempo en una palabra familiar. Y hace solo 30 años, la gente pensaba que la sola idea de inyectarse un poco de veneno directamente en la cara era una locura. Después de todo, el Botox en realidad se compone de la misma toxina que se acumula en los frascos hinchados y otros productos en mal estado.

 La plaga de las salchichas

En el siglo XVIII, una ola de brotes de una enfermedad misteriosa asoló Alemania. La visión de los pacientes se deteriora, sus párpados se caen, les resulta difícil hablar y tragar. Muchos sufren de gran debilidad. En casos particularmente severos, la parálisis de los músculos respiratorios conduce a la muerte. Al principio, por costumbre, los residentes culpan a las brujas. Pero hay quienes no aceptan esta explicación. Alemania en ese momento fue conquistada por las ideas de la Ilustración. Las universidades forman médicos que buscan explicar racionalmente los fenómenos observados. Uno de ellos es Justinus Kerner. Después de graduarse de la universidad, trabajó como médico en un pequeño pueblo y, como corresponde a una persona ilustrada, escribió poesía y tocó música. Pero pasa a la historia gracias a la investigación del botulismo. Kerner se interesó en los misteriosos envenenamientos y comenzó a recopilar información sobre ellos. Justinus trabaja como un verdadero científico moderno: después de describir docenas de casos, sugiere que la culpa es de una sustancia tóxica en la salchicha no fresca. Luego realizó experimentos en animales, aisló y describió la “toxina de la salchicha” (el nombre de la enfermedad, botulismo, proviene de la palabra latina botulus, “salchicha”). Kerner descubrió que la toxina no afectaba las capacidades cognitivas ni los sistemas sensoriales de los pacientes, pero debilitaba sus músculos, lo que era la causa de la parálisis. A través de minuciosos experimentos, concluyó que el veneno bloqueaba las señales en el sistema nervioso, interrumpiendo así lo que él llamó el proceso químico de la vida. “Este veneno interrumpe la conducción de los nervios de la misma manera que el óxido destruye las propiedades de un conductor eléctrico”, escribió. Pero Kerner no se detiene ahí. Fue el primero en proponer una aplicación médica de la toxina para el tratamiento de enfermedades asociadas con movimientos involuntarios. Kerner escribe, por ejemplo, que en dosis muy pequeñas la toxina puede aliviar los síntomas de la llamada danza de San Vito (corea reumática). Las conjeturas de Kerner se confirmaron brillantemente muchos años después, pero en su época simplemente se ignoraron.

El arma fallida

En el siglo XX, la toxina botulínica atrajo la atención de los militares. Los experimentos de laboratorio muestran que es el veneno orgánico más poderoso conocido por la humanidad. Según una investigación de la Asociación Médica Estadounidense, solo 20 g de la sustancia en forma cristalina es suficiente para matar a un millón de personas. Si se dispersa desde el aire en forma de aerosol, puede neutralizar a todo un ejército. En la década de 1, Japón construyó un extenso complejo de investigación para estudiar armas biológicas en Manchuria. El director Shiro Ishii admite haber expuesto a prisioneros chinos, coreanos y estadounidenses a la toxina botulínica.

La inteligencia anti-Hitler tenía serias (pero resulta que infundadas) sospechas de que los nazis también estaban estudiando este veneno y planeaban usarlo contra la infantería. Después del final de la Segunda Guerra Mundial, fueron los químicos militares estadounidenses quienes aprendieron a sintetizar la toxina botulínica tipo A. Irónicamente, el tipo A era el más letal, pero luego se usaría para el rejuvenecimiento facial porque funcionaba mejor en las neuronas motoras. Unas décadas más tarde, la Asamblea General de la ONU prohibió el desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas tóxicas, incluida la toxina botulínica. Pero quedan los especialistas. Uno de estos especialistas, Ed Shantz, que estuvo involucrado en la purificación de la toxina, consiguió un trabajo en la Universidad de Wisconsin. En la década de 1970, el oftalmólogo Alan Scott, que estaba trabajando en un medicamento para el estrabismo, le escribió. En ese momento, el único tratamiento efectivo era la cirugía de los músculos oculares. Scott estaba buscando un método menos invasivo y encontró un artículo sobre la toxina botulínica. En busca de la sustancia en sí, se encuentra con Shantz, quien, sin pensarlo mucho, le envía polvo con el veneno mortal en una caja de metal por correo ordinario. Afortunadamente, nadie resultó herido.

Del Oculinum al Botox

Inicialmente, no hay indicios de su naturaleza tóxica en el nombre de la droga. Scott lo registró a fines de la década de 1970 bajo la marca Oculinum para tratar el blefaroespasmo, una afección en la que los párpados se congelan en una posición medio cerrada. Oculinum contiene microdosis de toxina botulínica calculadas con precisión. Cuando se inyecta en un músculo, interrumpe la conducción nerviosa y desaparece el espasmo. Al mismo tiempo, los pacientes notan inmediatamente el efecto secundario de la preparación: el alisado de las "patas de gallo" alrededor de los ojos. Pero el propio Scott no le da ninguna importancia a esto, y tal vez pierda la oportunidad de convertirse en multimillonario. Solo dos años después de registrar el medicamento, lo vendió a Allergan Corporation, que fabrica lentes de contacto y otros productos para el cuidado de los ojos. Pero el Botox apareció gracias a la persistencia de los pacientes. Una vez, un paciente enojado acudió a la oftalmóloga canadiense Jane Carruthers. “No arreglaste lo que tengo aquí”, dice, señalando el pliegue entre sus cejas. Carruthers no entiende inmediatamente lo que está pasando. “Cuando te inyectas la droga, tengo una mirada hermosa y tranquila en mi rostro”, explica el paciente. Carruthers le contó a su esposo dermatólogo sobre la experiencia y en silencio comenzó a practicar "inyecciones de belleza" en sus pacientes y en ella misma. Según la leyenda, el propio Ronald Reagan fue uno de los primeros conocedores de tales procedimientos. Pero esto es poco probable. Para 1990, Carruthers tenía solo diez pacientes regulares. En este momento es muy difícil encontrar voluntarios incluso para la investigación. “La reacción típica de la gente era, '¿Qué? ¿Qué quieres inyectar en mis arrugas? ¿No es un veneno mortal? comparte Carruthers. La pareja presentó los primeros resultados en una reunión de la Sociedad Estadounidense de Cirugía Dermatológica en 1991, pero sus colegas lo descartaron como una "idea loca" que no conduciría a ninguna parte. Pero la información sobre el efecto rejuvenecedor se filtró a la prensa. En 1997, The New York Times publicó un artículo con el elocuente titular: “La sequía ha terminado, el botox ha llegado”. Botox (como Allergan le da su nombre) no recibió la aprobación oficial para uso cosmético hasta 2002, cuando la compañía logró convencer a las autoridades reguladoras de que las inyecciones eran seguras. espasmos musculares: desde migrañas hasta mojar la cama.

Las paradojas de los productos farmacéuticos

Hoy en día, Botox es conocido principalmente por su aplicación con fines estéticos más que médicos. A menudo se asocia con rostros anormalmente jóvenes de estrellas y políticos, expresiones faciales específicas y, a veces, con noticias sobre víctimas de cosmetólogos sin escrúpulos, y el procedimiento en sí se ofrece no solo en clínicas, sino también en centros de spa, salones de manicura e incluso en comerciales. centros. Dado que la toxina botulínica penetra en todos los músculos a los que puede “alcanzar”, el resultado puede ser impredecible si no se introduce correctamente la aguja o no se calcula la dosis. Los efectos secundarios ocurren en uno de cada seis clientes. Entre ellos, la retracción de los párpados, una sensación de congelación, una sonrisa "fluida", dificultad para tragar y hablar, dolor de cabeza y náuseas. En 2003 y 2004, la FDA incluso envió a Allergan un requisito para reducir el riesgo de efectos secundarios. También hay evidencia de que el riesgo de efectos secundarios aumenta con el uso frecuente. Pero la demanda no hace más que crecer: según la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos, el número de inyecciones de Botox ha aumentado en un tercio desde 2010 entre los jóvenes de 20 a 29 años. Mientras tanto, en los últimos años se han descubierto nuevas propiedades curativas de la toxina botulínica. . En 2010 aprobaron la inyección de Botox en cuello y cabeza para la prevención de migrañas crónicas. Y recientemente, un grupo internacional de científicos confirmó su efecto antidepresivo (esto también se sugirió anteriormente). En pacientes que recibieron inyecciones de Botox para diversos fines, los síntomas de ansiedad y depresión se redujeron en un 22-72%. El mecanismo exacto no se comprende completamente, pero una hipótesis establece que cuando el cerebro no recibe una señal de "músculos tensos", se interrumpe el procesamiento de las emociones negativas en el cerebro. Irónicamente, en los mismos años en que los Carruther promocionaban los beneficios cosméticos del Botox, los científicos descubrieron un efecto inesperado de otra droga ya popular. En 1992, se descubrió que el sildenafilo, que se probó como medicamento para el corazón, mejoraba el flujo sanguíneo en el área pélvica. Así aparece nuestro conocido Viagra.

“La vida es un misterio – dice Alan Scott en una de sus raras entrevistas. – Cualquier cosa puede pasar y eso es fascinante”.

Foto: Salchicha alemana Landjäger por cottonbro / pexels.

- Publicidad -
- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad - punto_img

Debe leer

Últimos artículos